Indian Wells y Miami, dos torneos completamente distintos

Llega marzo y con él, estos dos torneos que aunque comparten pista dura, lo cierto es que son bastante diferentes y sus condiciones son radicalmente distintas.

Instalaciones donde está situado Indian Wells. Foto: Indian Wells
Instalaciones donde está situado Indian Wells. Foto: Indian Wells

Aunque Indian Wells y Miami están colocados juntos en el Calendario y ambos sean de pista dura, lo cierto es que las diferencias entre los dos son abismales. La única cosa que tienen en común es que se disputa sobre pista dura pero en todo lo demás, casi no tienen nada en común. Tanto por el tipo de cancha como por las condiciones, se podría decir que son dos torneos muy diferentes y no es de extrañar que haya bastante variedad entre sus ganadores y es que resulta bastante difícil lograr el 'doblete'.

¿En qué se diferencia un torneo de otro?

Indian Wells siempre ha sido conocido como el Masters 1000 de cancha rápida más lento de todo el circuito. Año a año, su CPI (Court Pace Index) siempre es el más bajo entre todos sus compañeros de pista dura. En 2018, su CPI fue de 27.9, colocándose solo 5.8 puntos por encima que Montecarlo, aunque la diferencia en 2017 fue mucho más pequeña (27.4 por 24.9). El porqué tiene estas condiciones tan lentas se encuentra en el material de sus pistas y en las condiciones donde se encuentra situado el torneo.

La superficie de Indian Wells se llama Plexipave y tiene un nivel 2 sobre 5 en la ITF, categorizado como lento. El material sobre el que se sitúa la pista es el asfalto. Existe una capa amplia de asfalto, sobre la que se sitúa una capa de acrílico, para luego colocar el Plexipave y la pintura correspondiente. Los organizadores del torneo colocaron esta categoría baja para compensar una humedad baja, existente en el desierto californiano, provocando un tipo de juego lento.

El clima es muy seco en Indian Wells y eso provoca que haya una menor resistencia a la pelota, haciendo que bote mucho más. De ahí que Rafa Nadal haya ganado allí en tres ocasiones y sea el Masters 1000 de pista dura en el que mejor porcentaje de victorias tiene (83.33%). Eso sí, aunque Indian Wells y Miami comparten misma pelota, Penn, las condiciones de un sitio y otro hace que la bola se comporte de forma distinta. Por ejemplo, el propio Rafa dijo de la bola Penn en Indian Wells que parecía una piedra y otros tantos se quejaron de la misma porque tenía botes irregulares producido por ese calor y clima árido.

En Miami, el tipo de pista que tienen es la Laykold, la cual llevan usando desde el año 1984 y que también se compone de asfalto. En la ITF, este tipo de cancha está catalogada como nivel 1, muy lenta. Es decir, que a priori, debería ser más lenta todavía que Indian Wells pero se hace para compensar el lugar en el que se encuentra situado, con una humedad muy alta. Al haber más humedad, a la pelota le cuesta agarrar altura, de ahí que el juego sea más rápido por regla general. Si no colocaran esta Laykold tan lenta, el juego sería extremadamente rápido.

Este año, como ya sabéis, Miami estrenará una nueva localización y dejará atrás Crandon Park para mudarse al estadio de los Miami Dolphins. El Hard Rock Café Stadium se encuentra situado más hacia dentro de la ciudad, no tan pegado a la costa como la antigua sede, lo que puede hacer que las condiciones cambien ligeramente respecto a años anteriores, haciendo que el juego sea un poquito más lento. El CPI de Miami se ha mantenido estable en los últimos años, con un valor de 30.3 en 2018. Es el segundo Masters 1000 de pista dura más lento, aunque otros años estuvo a la par con Canadá y Cincinnati. Habrá que esperar a los datos oficiales sobre el CPI de este año para ver cuánto han cambiado las condiciones en este cambio de sede.

Comentarios recientes