El siguiente paso de Nikoloz Basilashvili

La carrera de Nikoloz Basilashvili dio un paso de gigante en 2018, ganando dos ATP 500, pero su entrenador, Jan de Witt, mira mucho más allá. 

Nikoloz Basilashvili. Foto: Getty
Nikoloz Basilashvili. Foto: Getty

Nikoloz Basilashvili fue una de las grandes noticias del circuito masculino. El georgiano, que comenzó el año en el puesto 59, ganó Hamburgo y Pekín, se metió en el top-20 y mandó un mensaje muy poderoso sobre cómo estaba encajando su carrera en el punto de mayor madurez y plenitud física y mental. En todo ese proceso, la figura de Jan de Witt, que llegó antes de Roland Garros 2018, fue crucial. Y son ellos los que cuentan qué ha ocurrido para que hoy, Basilashvili no se conforme.

El tenista georgiano narra para la web de la ATP lo duro que fueron sus inicios y cómo le sirven esos momentos para seguir trabajando. "He vivido siempre entre altos y bajos, tanto en mi vida como en mi carrera profesional. He vivido épocas en la que podía dormir con mi padre durante varias semanas dentro del coche, en torneos juniors. Esos momentos me han hecho mucho más fuerte y me han hecho tener el hambre que tengo ahora para ganar torneos y jugar a un alto nivel."

2018 será recordado por Basilashvili como el más especial de su carrera. Levantó sus dos primeros títulos ATP, y no fueron títulos irrelevantes, sino dos eventos de máximo nivel, consecuencia de un estilo y nivel de juego absolutamente demoledor. "Ganar en Hamburgo me dio muchísima confianza, tras ganar la final no podía creer lo que había hecho. Me tenía que pellizcar a mí mismo para saber si estaba soñando o era real. Ganar Pekin fue otro nivel. Es un torneo dificilisimo, lleno de grandísimos jugadores; poner mi nombre al lado de todos ellos fue increible."

En ese proceso, Nikoloz señala a su principal valedor, un Jan de Witt que ya tiene una enorme experiencia dentro del circuito como exentrenador de otros grandes jugadores. "Jan de Witt ha traído muchas cosas a mi carrera; es una persona extremadamente inteligente, fuera y dentro de la pista. El mero hecho de hablar y pasar tiempo con él es un lujo, él es culpable de mis resultados. Por eso solo quero continuar con este equipo y esta dinámica."

Nikoloz pasa el testigo a su entrenador, que reflexiona de manera muy lúcida y elocuente sobre algunos rasgos de su método de trabajo y su relación con Basilashvili. "Mi principal tarea es convencerle de que es él quien decide y quien elige qué paso dar, hacia donde moverse, sin excusas. La mayoría de jugadores se preguntan constantemente "por qué yo", "por qué en este momento", "por qué todo está contra mí". Sólo nos hacemos una pregunta: "¿esto ayuda?". Si no ayuda, no está en nuestra agenda. Nosotros buscamos, en todo momento, que Nikoloz sea un jugador diferente al de hoy, intentar situarnos en otro nivel que en el del presente".

LA APUESTA del día

Comentarios recientes