Kyrgios la vuelve a liar: "No obligo a nadie a que se gaste el dinero viniendo a verme jugar"

El australiano salió abucheado de un partido en el que se enzarzó en una discusión con un espectador y criticó a un juez de línea.

Nick Kyrgios en Delray Beach Open 2019. Foto: zimbio
Nick Kyrgios en Delray Beach Open 2019. Foto: zimbio

Nada sería más agradable para cualquier aficionado que leer noticias sobre Nick Kyrgios que tuvieran que ver con su buen desempeño en la pista, y no con sus extravagancias y salidas de tono. El australiano no parece dispuesto a reconducir su carrera, y aspira a divagar por el circuito ATP acogiéndose a su habilidad innata para el servicio. Falto de ritmo competitivo, carente de entrenamientos y desprovistos de cualquier actitud competitiva, Kyrgios se despidió del ATP 250 Delray Beach Open 2019 con aparentes problemas en una rodilla, que mermaron su rendimiento frente a Radu Albot. Lo que podría haber quedado en una derrota más, se convirtió en un nuevo show de Nick, en el que hubo discusiones con el público, un warning por el buen oído que tuvo un juez de silla e incluso bailes al son de Michael Jackson en un intercambio. Ver para creer.

Imbuido en una espiral negativa de la que no parece sencillo salir, Kyrgios tiene mucha tensión acumulada y necesita poco para explotar. En el tramo final de una primera manga en la que no jugó al nivel exigible para un tenista de su calibre, un espectador le reprochó su actitud. Fueron un resorte esas palabras para el australiano, que no dudó en dirigirse a él en malos términos, según el juez de silla que estaba más cerca y que no dudó en contárselo al juez de silla. Éste se vio obligado a imponerle un warning que desató las protestas de Kyrgios. "No entiedo a la gente, de verdad. Claro que dije un palabra malsonante, todos los hacemos, pero hay un tipo que se cree tan importante como recriminarme que no estoy dándolo todo, y luego tenemos otro que se chiva al juez de silla de que he dicho un taco", comentab el australiano mientras aplaudía sarcásticamente en el cambio de jueces de silla, gritando al involucrado "Bien hecho tío, genial, lo has hecho muy bien".


El público asistente al partido se decantó claramente en favor de su rival, Radu Albot, que procuró no descentrarse ante las excentricidades del australiano. Y es que en un cambio de pista, Kyrgios llegó a contonearse de manera desenfadada con la música ambiente que había en el torneo, lo cual no pareció relajarle ya que al final del partido reflexionó sobre lo que había ocurrido de manera gruesa. "Hay gente que se enfada porque, según ellos, no me esfuerzo al máximo. Me dicen que se han gastado un dineral por venir a verme y les indigna que no juegue bien. Yo no he obligado a nadie a que venga a verme jugar un partido, además ya saben lo que se pueden encontrar", aseveró en palabras recogidas por TheAge.


"Estoy acostumbrado a estas cosas. Cuando gano todo el mundo me quiere y soy la gran promesa del tenis mundial que reacciona definitivamente. Cuando pierdo me abuchean, es tan simple como eso", comentó un Nick Kyrgios que, efectivamente, abandonó la cancha entre abucheos y silbidos por parte del respetable del ATP 250 Delray Beach Open 2019. Cuestionado sobre sus molestias en una rodilla, el australiano habló con cierta desesperación. "No sé, por desgracia no me puedo tomar unas semanas libres. No puedo irme a casa y descansar, sino que me veo obligado a seguir viajando. Lo único que puedo esperar es acogerme a mi saque e intentar ganar algún partido", desvela un Kyrgios que si pudiera presentar informes médicos de una lesión real, no tendría ningún problema en darse de baja de cualquier de los próximos eventos. Está por ver cómo se desarrollan las próximas semanas en la mente de un hombre que parece caminar sin rumbo.

Comentarios recientes