Hugo Dellien se convierte en mito viviente para el tenis boliviano

Se ha convertido en el primero en ganar un partido en un evento ATP desde hace 35 años, metiéndose en cuartos de final en Río Open 2019.

Hugo Dellien en Rio Open 2019. Foto: zimbio
Hugo Dellien en Rio Open 2019. Foto: zimbio

La vida no es fácil en Bolivia, y lo que para muchos es un derecho, se torna en lujo en el país andino. Los altos indicadores de pobreza que asolan el país sudamericano llevan mucho tiempo influyendo en el deporte, y aún más en uno considerado elitista, como es el tenis. Falto de referentes, escaso de infraestructura y con la gran dificultad de tener que afrontar largos viajes para poder disputar torneos de nivel, Hugo Dellien se ha forjado a sí mismo y su historia puede ser considerada de milagro. Quizá algunos quieran presentar su éxito como un triunfo del país, pero lo que ha logrado este pionero solo se explica por su autosuficiencia, capacidad de sacrificio y amor por el tenis.

Este hombre nacido hace 25 años en la localidad de Trinidad, está batiendo todos los récords y erigiéndose en una leyenda en su país. Ya en 2014 saltaba su nombre a la palestra cuando pisó una final del ATP Challenger Tour y se metió en el top-300, pero su progresión se ha acelerado sobremanera desde el pasado año. Ganador de cinco títulos Challenger, fue uno de los grandes dominadores de dicho circuito y gozó de la posibilidad de hacer esporádicas apariciones en eventos ATP. Ninguna del calibre de lo que está haciendo en el ATP 500 Rio Open 2019, donde tras pasar la fase previa ganando a jugadores como Carlos Berlocq, se ha plantado en unos cuartos de final que le catapultan a un top-100 que tan solo pudo tocar mínimamente el pasado año, y en el que en esta ocasión irrumpirá colocándose en torneo al 95 del mundo.

Consumado especialista en tierra batida, Dellien está haciendo reverdecer en la memoria de sus compatriotas el mayúsculo éxito cosechado en la década de los 80 por Mario Martínez, quien llegara a ser top-35, ganando tres títulos y teniendo en su haber el último triunfo de un jugador boliviano en un torneo de alto nivel, como fue la victoria ante Sergio Casal en Roland Garros 1984. Su final fue abrupto por diversas lesiones, y dramática su vida tras el tenis, encontrándose ahora mismo en prisión tras ser condenado por abusos sexuales a diez años de cárcel. Bolivia necesitaba un nuevo ídolo y Dellien parece tener las armas suficientes para erigirse en el mismo.

"Estoy muy feliz por todo lo que estoy consiguiendo. Han sido partidos difíciles de manejar emocionalmente por todo lo que está en juego, pero estoy rindiendo a un nivel y sabiendo gestionar las emociones", dijo en Clarin el sudamericano tras imponerse a Roberto Carballés. El potencial de Hugo está fuera de toda duda, y ya desde joven destacó, como atestigua el hecho de que llegara a ocupar el segundo puesto en el ranking ITF Junior. Sparring de Rafael Nadal en Roland Garros 2011, su salto al profesionalismo le costó mucho por las dificultades logísticas que entrañaba y una serie de imprevistos físicos que parecen haber quedado atrás definitivamente. Hugo Dellien ha venido para quedarse y está dispuesto a seguir agrandando su leyenda en el ATP 500 Rio Open 2019. Su siguiente rival será Aljaz Bedene.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes