Reily Opelka, el gigante dispuesto a revolucionar el circuito ATP

El joven estadounidense reflexiona sobre su impresionante triunfo en Nueva York, que inaugura su palmarés y le sitúa en el disparadero.

Reilly Opelka en ATP 250 Nueva York 2019. Foto: zimbio
Reilly Opelka en ATP 250 Nueva York 2019. Foto: zimbio

El éxito solo puede llegar cuando alguien es capaz de esconder sus defectos y destacar sus virtudes. Para ello, se requiere una gran capacidad de trabajo, madurez para asumir lo que se es y aceptarse como tal, y capacidad para explorar nuevas vías y superar tropiezos inesperados. Reilly Opelka es un ejemplo de cómo maximizar las condiciones naturales que se le han otorgado. Este muchacho de 21 años lleva siendo presentado mucho tiempo como un tenista con grandes capacidades, pero no ha gozado de la atención mediática de otros de sus coetáneos, como Frances Tiafoe. Su estilo de juego le impide conectar con la grada de primeras, pero no se puede obviar el tremendo mérito que ostenta ver a un hombre 211 centímetros de altura desplazarse por la pista como lo hace él.

Reilly Opelka, la batalla de un gigante por abrirse camino

Reilly Opelka, la batalla de un gigante por abrirse camino

El estadounidense de 211 centímetros de altura, se coloca en la mejor posición de ranking de su carrera. Conocemos su historia.

Seguir leyendo

Y es que por muy importante que sea el saque en el tenis, la única manera de triunfar es con un juego completo, actitud generosa en el esfuerzo y una movilidad de piernas notable. Lo ha entendido así un hombre que desde la segunda mitad de la pasada temporada está recogiendo los frutos de años de trabajo sin premio inmediato. Batiéndose el cobre en el ATP Challenger Tour, el estadounidense da el salto definitivo al circuito ATP con un título tan brillante como inesperado en el ATP 250 Nueva York 2019. "Esto es un sueño hecho realidad. No esperaba estrenar mi palmarés tan pronto. Ha sido un torneo muy exigente mentalmente", comentó en la web de la ATP un Opelka que terminó las semifinales contra John Isner y la final ante Brayden Schnur con la friolera de 43 saques directos en sendos encuentros.

"Con mi estilo de juego soy consciente de que todo puede decidirse en muy pocos puntos. He ido haciendo algunos ajustes, tanto en el saque como en la derecha, y es genial comprobar cómo me han ayudado a terminar con el título", aseveró el heredero natural de John Isner, al que ha vencido ya en dos ocasiones, después de haberlo hecho también en el Open de Australia 2019. "Nuestros enfrentamientos están siempre en el alambre. Sabemos que todo se decidirá en unos pocos momentos clave, donde la intuición y la fortuna son determinantes".

No ha sido un camino fácil para Reilly Opelka, que se dio a conocer en 2016 con unas meritorias semifinales en Atlanta. Sin embargo, ha tenido que hacer un trabajo notable de fortalecimiento físico para poder dominar de fondo de pista y contrarrestar los ataques y bolas bajas con que sus rivales suelen intentar sacarle de su zona de confort. "En esa época era un joven muy motivado al que nadie conocía y que podía sorprender en un día inspirado, pero ahora conozco bien mi juego, sé de lo que soy capaz y me siento como un tenista realmente consistente". Aviso a navegantes de un hombre que pone cerco al top-50 y que puede dar mucho de qué hablar esta temporada.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes