Serena Williams muestra su nueva figura, con menos peso que antes de su embarazo

Dar a luz cambia por completo el cuerpo de una mujer. Serena Williams solía estar en torno a los 70 kilos de peso antes de su embarazo y durante el mismo llegó a subir de los 90. Un año y cinco meses después de dar a luz, la estadounidense no solo ha perdido todo lo que ganó al estar embarazada sino que ha bajado de peso. Ahora mismo, Serena se encuentra en torno a los 65 kilos y quiso mostrar en su cuenta de Instagram los progresos que ha realizado en los últimos meses, obteniendo una figura más delgada con la que pretende levantar el Grand Slam que le permita igualar los grandes de Margaret Court.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter