Kasatkina no arranca en 2019

La tenista rusa, que acabó el año dentro del top10, encadena cuatro derrotas en cuatro partidos esta temporada. El clásico bajón tras un curso notable.

La rusa no ha ganado un solo partido esta temporada. Fuente: Getty
La rusa no ha ganado un solo partido esta temporada. Fuente: Getty

Todos nos emocionamos al ver que las expectativas puestas sobre Daria Kasatkina se cumplían, incluso se multiplicaban, a finales del calendario pasado. La rusa no acaba de encontrar su lugar en 2018 pese a sus buenos resultados en Grand Slams y un par de finales importantes cedidas en marzo. Pero su fe inquebrantable llegó hasta la última página del año, en Moscú, donde iba a levantar el primer título de la temporada, el mismo que le ponía la alfombra roja para instalarse por primera vez en el top10. Parecía el trampolín definitivo para que 2019 viera su explosión definitiva, todo lo contrario de lo que estamos presenciando estas semanas.

¿Qué pasa entonces con Daria Kasatkina? Pues de momento pasa muy poco, y poco bueno. Su primera parada del curso, en el WTA Premier de Brisbane, ya nos dejó claro que no sería éste un curso fácil. Derrota en primera ronda ante Kimberly Birrell, número 289 del mundo, perdiendo 7-6 en el tercero. Muy apretado, eso sí, ante una mujer que más tarde demostraría en Melbourne que tiene tenis para estar más arriba. La reválida tocaba entonces en Sydney, segunda parada del programa para la rusa. Allí esperaba Aliaksandra Sasnovich en el debut. Esta vez no hubo tal batalla: 6-1 y 6-4. Dos derrotas antes de afrontar el Open de Australia no era el mejor síntoma.

Dicen que los Grand Slams siempre sacan lo mejor de cada tenista, así que era de esperar que Daria pudiese al fin demostrar de qué pasta estaba hecha en el Open de Australia. La pasta de una top10 que, con tan solo 21 años, todavía le quedaban muchos pasos que dar en el ranking. Mala suerte en el sorteo, Timea Bacsinszky para abrir boca. Vale, la suiza no es aquella mujer impenetrable de hace un par de años, pero había peligro. Tanto que terminó imponiéndose por 6-3 y 6-0, sin piedad, firmando la tercera derrota del año en el archivo de Kasatkina. Cierto aroma de crisis empezaba a asomar por el ambiente.

San Petesburgo tenía que ser, sí o sí, el lugar donde cambiase todo. Para empezar, un Bye en primera ronda le aseguraba el pase directo a los octavos de final. Para continuar, una lesión en el hombro de Maria Sharapova la llevaba a cuartos de final sin haber pisado la pista central. Pero algo que parecían buenas noticias terminaron siendo malas cuando este viernes Vera Zvonareva, con dos victorias ya en el bolsillo, la sentenciaba por 6-3 y 7-6 delante de su público. La tercera favorita del cuadro decía adiós a sus opciones, engordando hasta el 0-4 su balance en la presente temporada.

“Tengo la garganta mejor que ayer, creo que tengo algún tipo de virus. De hecho, es un milagro que hoy haya podido estar en la pista y mostrar, según mi opinión, un buen tenis”, explicaba la de Togliatty tras la derrota. “No estaba preparada para jugar al 100%, aunque esto no niega que Vera hiciera un gran partido, ella mereció la victoria. Ahora me toca ir a jugar la FedCup y luego seguiré preparándome para los siguiente torneos. Todo el mundo ha tenido bajones en algún momento, después de los cuales siempre vienen las subidas”, confesó con esperanza la actual número 12 mundial en rueda de prensa.

Un mal arranque de año inesperado que choca directamente con el gran final de 2018, donde apenas unos puntos le impidieron ser de la partida en las WTA Finals de Singapur. Un 0-4 que duele, pero que no mata. Son 21 años y todavía muchas experiencias que vivir, muchas derrotas de las que aprender y muchos tropiezos que sumar. Veremos si jugar para su país le cambia el semblante y la dinámica, no sería la primera vez que la bendita FedCup trae un giro de 180º a jugadoras en plena crisis de resultados.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes