Punto de Break vota: Naomi Osaka, jugadora del mes de enero 2019

Así lo habéis decidido tras la encuesta realizada en Twitter. La japonesa, flamante campeona del Abierto de Australia, indudable favorita para los lectores.

La japonesa, indiscutible vencedora de la votación para el mes de enero.
La japonesa, indiscutible vencedora de la votación para el mes de enero.

En un mes donde todo un Grand Slam como el Abierto de Australia copa la mayor parte de la atención mediática, se antoja conditio sine qua non que el vencedor o vencedora del certamen oceánico sea el jugador del mes. Para este mes de enero de 2019 que ya es historia hemos estrenado sección y si bien en el apartado masculino el vencedor de la votación ha sido Novak Djokovic, en el apartado femenino la tenista elegida no ha sido otra que la japonesa Naomi Osaka. Los dos, campeones del Abierto de Australia, los dos, los tenistas del momento sin lugar a dudas.

Con una diferencia pasmosa sobre el resto, la tenista nipona y con raíces haitianas ha ganado con suficiencia la votación de la que os hicimos partícipes en Twitter. Un 63% ni más ni menos se ha decantado para el primer mes de competición por la ya doble campeona de Grand Slam a su tan joven edad. Lejos quedan el 15% de la checa Petra Kvitova que fue subcampeona, el 14% de la sorprendente Danielle Collins, que hizo semifinales y el 8% de la aún adolescente Amanda Anisimova que se plantó en la segunda semana del primer Grand Slam del año.


Y es que Osaka se ha marcado un arranque de año sencillamente espectacular. Muchos focos estaban puestos en ella, en su tremendo e impetuoso tenis, tras ganar el Abierto de los Estados Unidos. Había mucha incertidumbre de igual manera. En Brisbane, la japonesa fue adquiriendo velocidad, llegando hasta las semifinales en las que Tsurenko le pararía sorpresivamente los pies. Nadie más lo haría ya. En las pistas del Melbourne Arena, Osaka fue despachando rivales favoreciéndose de unas primeras rondas asequibles.

[getty:1125152996]

Sin embargo, en tercera ronda se topó con un duelo trampa ante la taiwanesa Hsieh, donde levantó set adverso y 1-4 en contra en el segundo para terminar imponiéndose, con la sensación de que se podía haber ido del torneo perfectamente. Con Sevastova de nuevo tres sets, arrollando después a Svitolina. Otra batalla de tres mangas ante Pliskova y ya en la final, duelo intensísimo ante Petra Kvitova, donde la presión le pudo en la segunda manga pero su confianza en sí misma, su aplomo y su madera de campeona le supuso un espaldarazo clave para terminar por tumbar a la gigante checa.

Medios de todo el mundo se han deshecho en elogios hacia Naomi, que ha repetido probar las mieles de la gloria en un Grand Slam. Muchos apuntan ya a que estamos ante la nueva Serena Williams. No solo por las más que evidentes similitudes tenísticas entre ambas, donde la potencia no se negocia, ni tampoco la agresividad ni los puntos rápidos certeros. También por la garra que demuestra en pista, por una férrea determinación guiada magistralmente desde el banquillo por, que curiosidad, el ex hitting partner de Serena, Sascha Bajin.

Y por qué no, Osaka ya desde hace tiempo, se ha ganado el cariño de muchos por su forma de ser. En la pista es toda una leona, pero fuera de ella parece todo delicadeza, sensiblidad y candidez que sin duda llama y mucho la atención. Una jugadora que está empezando a ser carismática de una manera distinta, especial. Si a eso le sumamos el poderío y la bravura que muestra en pista, resulta una jugadora que puede marcar una época. Ahora su camino será aún más duro, encontrará una mayor animadversión en pista. La tierra no es su mejor superficie y será realmente puesta a prueba. Y luego Wimbledon. Y más adelante defender su corona en Nueva York. Apasionante y eso sí, complicado, el camino que tiene que recorrer la japonesa. Si bien emprenderlo con dos Grand Slams bajo el brazo le supondrá todo un alivio.

Comentarios recientes