Marian Vajda: "Novak me preguntaba todos los días cuándo iba a ser el mejor"

El eslovaco destaca las ganas y la motivación de Djokovic desde que volvieron a trabajar juntos y ya miran hacia su siguiente objetivo: Roland Garros.

Vajda y Djokovic en Australia. Foto: Getty
Vajda y Djokovic en Australia. Foto: Getty

Dicen que en esta vida nos encontraremos personas que parecerán destinados a estar con nosotros, de algún modo u otro. En el caso de Novak Djokovic, Marian Vajda es su complemento perfecto en ese rol jugador-entrenador y el serbio acertó al llamar al eslovaco el año pasado cuando tras casi un año separados, le pidió volver a su equipo al sentir que se había perdido por el camino. Es difícil imaginar una situación mejor 10 meses después, con el número 1 en la mano y tres Grand Slams seguidos. Vajda se reunió con Sportklub al término del Open de Australia y reflejó lo que ha supuesto una nueva victoria de Nole.

"La emoción que sentimos es genial. No podemos devolverle a Novak tanto como él nos da a nosotros pero nuestra satisfacción es excelente por todo lo que hemos trabajado con él en las últimas tres semanas", comienza diciendo Marian. "Lograr el 15º Grand Slam, el séptimo aquí, después de toda su lesión y los momentos difíciles por los que ha pasado, casi no puedo creérmelo", expresa.

Nole sintió que necesitaba un cambio en su vida y eso le hizo romper por completo con su equipo de toda la vida y contrató a Radek Stepanek y convenció a Andre Agassi para que le acompañara también pero la fórmula no surtió efecto y el pasado mes de abril no dudó en llamar a Vajda, su entrenador de siempre, para que le devolviera a la senda del éxito. "Cuando empezamos a trabajar juntos fue como si nos moviéramos todos de cero. Novak empezó desde ahí, de cero, pero tenía una base ya muy sólida. Todos decían que era cuestión de tiempo para que regresara pero en mi opinión, no era así. Le conozco de hace mucho tiempo y hemos enfrentado a muchas circunstancias difíciles", explica.

"Tenemos mucha confianza entre los dos. Creo que esa es la ventaja. Somos como una familia y puedo decirle de todo. No solo soy su entrenador, sino su amigo, y eso es muy importante. Gigi (Gephard Fil-Gric) también regresó y ya estaba Uli (Ulises Badio). Había muy buena energía porque Nole ya conoce a esas personas y sabe cómo funcionan. Todos tenemos diferentes enfoques y el mismo nivel profesional", continúa diciendo.

El técnico eslovaco cuenta detalles sobre cómo fue el trabajo inicial tras su vuelta, el año pasado. "Le dije que teníamos que hacer ciertas cosas. Volver a las rutinas antiguas y entrenar bien. Le expliqué por qué no estaba en la mejor forma cuando comenzamos a trabajar de nuevo. Novak tiene una base sólida, por lo que no le costó regresar a ese nivel. Trabajamos también en su nuevo saque, en la biomecánica de su derecha y cuando comenzó a jugar más y sentir la pelota, comenzó a creer que podía jugar a un nivel alto y que su tenis regresaría", confiesa.

El éxito del tenista de Belgrado ha sorprendido a todo el mundo, por la rapidez con la que logró volver a la cima. "Creíamos que volvería, pero no esperábamos que fuera tan rápido. En Wimbledon fue el momento más importante porque se enfrentó a uno de los mejores y se demostró a sí mismo que estaba de nuevo a ese nivel", señala.

Vajda destaca las ganas y la motivación de Djokovic desde el día uno que comenzaron a trabajar juntos de nuevo. "Me preguntaba todos los días cuándo iba a ser el mejor. Su profesionalidad es increíble. Ahora tiene una familia pero ellos le entienden y le quieren y por eso tiene éxito", comenta el entrenador, que ahora comenzará a elaborar los pasos para alcanzar su siguiente gran objetivo, ganar en Roland Garros. "La tierra es mucho más lenta, por lo que se necesita velocidad y resistencia. Entran en juego otros músculos así que tenemos que trabajar en esos detalles", sentencia.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter