Open de Australia 2019: Análisis de los españoles

Melbourne contará este mes de enero con 16 españoles peleando en categoría individual: once hombres y cinco mujeres. ¿Cómo llegan cada uno de ellos?

Rafa Nadal, el español con más focos en Melbourne. Fuente: Getty
Rafa Nadal, el español con más focos en Melbourne. Fuente: Getty

Tras la tercera victoria de Paula Badosa en la fase previa del torneo, finalmente serán 16 los tenistas españoles que buscarán alzarse con el título individual en el Open de Australia 2019 que arranca este mismo lunes. Once hombres y cinco mujeres repartidos en ambos cuadros, cada uno con una historia diferente hasta llegar aquí, con un objetivo que cumplir y un rival al que tumbar en esa primera ronda que tan complicada aparece siempre. Vamos a repasar los nombres de nuestra Armada y dentro de quince días podremos analizar quién cumplió las expectativas, quién no y quién las cumplió incluso por encima de lo esperado.

Rafa Nadal: Diez años han pasado ya desde que el balear conquistar en Melbourne aquella final que parecía imposible ante Roger Federer. Fue un título que conmocionó al mundo entero, que provocó las lásgrimas del suizo y que vino a subrayar que el cambio de ciclo ya era una realidad. Una victoria que, sin embargo, pesa en el tiempo al mirar atrás. ¿Volveremos a ver Rafa ganando aquí? Desde luego, la pretemporada no ha ido como se esperaba, aunque el año pasado también llegó sin partidos oficiales y casi se cuela en semifinales.

Pablo Carreño: El asturiano ha bajado ligeramente su nivel desde que lograra meterse en el top10 la temporada pasada. Las lesiones le han hecho estar ausente en algunas giras y la presión le ha hecho no dar la talla en las que sí estuvo presente. Con el nuevo año ya sobre la mesa, es momento de recuperar el terreno perdido en una superficie que se le suele dar bastante bien.

Roberto Bautista: Su título en Doha significó la mejor manera posible de arrancar una temporada, superando a Wawrinka, Djokovic y Berdych en días consecutivos y llegando invicto a Melbourne con un trofeo bajo el brazo. El sorteo quiso emparejarlo con Andy Murray en la primera ronda con todo lo que eso conlleva. El castellonense parte como favorito ante la inminente retirada del escocés, pero cuidado con estos partidos que parecen hechos que a veces se acaban vistiendo de épica y dan un giro inesperado. Murray es mucho Murray, incluso tocado.

Fernando Verdasco: Si hablamos de lo que pasó aquí hace una década en esa final entre Nadal y Federer, es obligatorio recordar también el papel que jugó este hombre en aquel cuadro. Semifinalista de Australia 2009, Verdasco dejó al mundo el tenis en shock ofreciendo el mejor nivel de tenis que se le recuerda. Tanto fue aquel espectáculo que quizá lo mejor era que nunca más saliera de allí para así conservar esa maravilla perfectamente ubicada en el tiempo. Diez años después, ya con los 35 encima, el madrileño tendrá que pelear en primera ronda contra un serbio de 19 años que nada recuerda de lo sucedido aquella noche de verano.

Albert Ramos: El catalán representa un caso muy similar al de Carreño, mostrando un paso atrás en cuanto a rendimiento después de llegar a poner sus pies en el top20 hace un par de temporadas. Albert sigue teniendo su techo aquí en tercera ronda, un camino que volvería a representar una gran actuación en Melbourne. Tendrá un debut correoso ante Fucsovics.

Feliciano López: Entre la boda, el no jugar torneos y que la cabeza ya está pensando en la retirada, es posible que no vaya a ser esta temporada la más prolífica de Feliciano López, aunque con esa mano que tiene siempre entra en nuestros cálculos verle brillar en el torneo menos esperado. Aquí en Australia cuenta ya con un par de octavos de final, aunque nosotros nos conformamos con volver a verle disfrutar dentro de la cancha.

Jaume Munar: Una de las grandes esperanzas de nuestro tenis ha visto cómo le ha cambiado la vida en tan solo un año. Justo hace doce meses, Munar llegaba a Australia fuera del top100 y luchando por pasar la fase previa. Ahora ese perfil ya quedó atrás y cuenta con plaza fija entre los preclasificados al cuadro final. ¿La mala noticia? El díscolo Fognini en primera ronda, el clásico jugador al que nadie quiere ver durante la primera semana.

Roberto Carballés: Al español solamente le faltaba un cuadro final de Grand Slam por disputar y esta semana verá su círculo cerrado. Lo hará además con el cansancio merecido, sin tener que pasar por la fase previa y con la oportunidad de pelear ante un clásico como Troicki (que viene de la fase previa) en primera ronda. Sumar un triunfo ya sería dar un paso adelante.

Pablo Andújar: Pero si hablamos de cambios, ascensos y situaciones que jamás hubiéramos pensado, Andújar es el hombre que se lleva todos los focos. En una temporada pasó de plantearse la retirada al quedarse fuera del top1000 a cerrar un calendario estratosférico que le volvió a ver levantar trofeos y regresar al top100 de la clasificación. Ahora la máxima es disfrutar, aunque siempre sin olvidarse de competir. Bonito duelo ante Shapovalov que veremos en primera ronda.

Guillermo García López: Otro veterano que se ha podido dar el lujo a sus 35 años de disputar un nuevo cuadro final de Grand Slam sin tener que pasar por la fase de clasificación. Tras sumar algunas victorias en su gira por Doha y Sydney, podemos decir que este 2019 pinta bien para Guillermo tras anunciar su regreso con Juanma Esparcia. ¿Le veremos dar algún susto en Australia?

Marcel Granollers: Hasta el último día previo al inicio del primer Grand Slam del año hemos tenido al bueno de Marcel peleando por conseguir los puntos necesarios para regresar al top100 mundial. No es que le hiciera falta, ya que su plaza en Australia ya estaba asegurada, pero nunca viene mal llegar rodado a este tipo de citas y eso es lo que ha hecho el catalán en el Challenger de Da Nang: plantarse en la final. Que tiemble Copil porque en primera ronda le viene un tipo peligroso y en buena forma.

Garbiñe Muguruza: Abriendo ya el apartado femenino, la caraqueña siempre aparece como la española con más aptitudes para avanzar lejos en el cuadro, aunque no siempre lo reflejen sus resultados. Aquí en Australia nunca le vimos pasar de cuartos de final, por lo que no hace falta decir dónde está su objetivo en las próximas dos semanas. Eso sí, el cuadro que le ha tocado es de espanto.

Carla Suárez: Siempre con su perfil bajo y su humildad por bandera, la canaria sabe como ninguna otra la exigencia que tienen los Grand Slams. Tres veces se quedó aquí a las puertas de las semifinales, un premio que no dudamos le terminará llegando en algún momento. Los malos resultados en la gira previa al concurso generan algunas dudas, así que esperemos que las despeje en esa primera ronda ante la actual número 1 junior, la francesa Clara Burel.

Sara Sorribes: Dos años después de verse arrollada por Pliskova, la de Castellón regresa a Australia con el recuerdo doloroso todavía de haberse perdido este gran torneo en 2018 por lesión. Ahora cuenta con más experiencia y ranking en el circuito, así que al menos firmamos un duelo competido con Kontaveit, quien parte como clara favorita a gobernar sobre el cemento oceánico.

Lara Arruabarrena: Cuatro años mayor que Sara aunque en una situación muy similar. Lara sabe que en Grand Slams cada ronda es un examen y el estilo que impera hoy día no es el que ella practica, así que marcharse con alguna victoria en el bolsillo ya sería un plato de muy buen gusto. Eso sí, sin dejar de soñar lo más alto posible y sin arrugarse ante ninguna rival. Debutará ante la francesa Cornet.

Paula Badosa: La única jugadora que puede afrontar este cuadro final con los deberes ya terminados. Eso pensarán los que no conocen a Paula y esas ganas de comerse el mundo que muestra siempre. Tras pasar la fase previa, el azar quiso reunirla en primer ronda con otra joven promesa, Kimberly Birrell. Un duelo precioso donde el futuro del tenis saldrá vencedor.

¿A quién veis llegando más lejos en el cuadro? ¿Quién dará la sorpresa de la edición? ¿Presentís alguna decepción?

Comentarios recientes