Marco Cecchinato: “Me costó casi un mes asimilar que había ganado a Djokovic”

Tras firmar el mejor año de su carrera, el tenista de Palermo trabaja duro en Alicante para seguir creciendo en 2019. “Ahora mismo no me pongo límites”.

Marco Cecchinato haciendo la pretemporada en Alicante. Fuente: Fernando Murciego
Marco Cecchinato haciendo la pretemporada en Alicante. Fuente: Fernando Murciego

El pasado 16 de abril, un italiano de 25 años aparecía en la lista de la ATP cerrando el top100. Las cosas no habían ido bien la semana anterior, tras perder en primera ronda del Challenger de Barletta ante Nikola Milojevic, número 197 del mundo en aquel entonces. El tiempo seguía su curso y los objetivos no terminaban de cumplirse, pero todo iba a cambiar en un abrir y cerrar de ojos. En tan solo un mes llegó la primera victoria ATP del curso, el primer título profesional, la primera victoria ante un top10 y la primera semifinal de Grand Slam. ¡Y todavía estábamos en mayo! Faltaba por celebrar la primera victoria oficial sobre hierba, el segundo título en la élite y el ingreso en el top20 mundial. Pocas personas recuerdo con tanto talento para dar un salto tan grande en tan corto espacio de tiempo. Marco Cecchinato (Palermo, 1992) es una de ellas.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

El italiano cambió las frustraciones por oportunidades, los tropiezos por victorias, la Vespa de toda la vida por un Ferrari a su medida. Esa bola que antes no pasaba la red, ahora besaba la línea. Y ya no volvía. Un ascenso de casi 90 posiciones en apenas una temporada que le han llevado a un nuevo escalón, aunque hay algunas cosas que no cambian. Como por ejemplo, el buen hábito de hacer la pretemporada en el Club Deportivo Arena de Alicante, lugar donde nos acercamos para dialogar con Marco sobre esta explosión repentina. El chico que hace un año soñaba con volver al top100, hoy trabaja para romper la barrera del top15.

El año pasado hiciste la pretemporada en Alicante y no te fue mal. Había que repetir.

Alicante me gusta mucho, tiene un clima perfecto para entrenar, sobre todo al aire libre. El gimnasio, la comida, está muy cerca de Italia… todo los factores son positivos. A mí me gusta entrenar fuera de Italia porque allí es difícil practicar outdoor por el frío, aquí es completamente diferente.

Cuando tanta gente viene a España es por algo.

La comida, sin duda, es uno de mis factores a destacar. Si vas, por ejemplo, a los Emiratos Árabes, Australia, Dubái… la comida está regular. Otra cosa que me gusta es que en España el jugador siempre está a full, eso es lo mejor de venir aquí.

Hay que hablar de tu temporada, ¿cómo la definirías?

Increíble, esa es la palabra. Jugué un año casi perfecto, empecé el año 110º y terminé 20º, por suerte pude jugar muchos ATP, gané muchos partidos… ha sido el mejor año de mi vida.

¿Dónde estuvo la clave del cambio?

La cabeza, sin duda. Este año empecé tan bien porque estaba completamente enfocado en mi objetivo, cada vez que entraba en la pista solo pensaba en el partido y nada más. Quería jugar cada punto al máximo, ser agresivo todo el rato. Por supuesto que el físico también es importante y también fue necesario, pero la clave estuvo en la cabeza, el factor que más mejoró.

¿Y cómo hiciste para mejorarlo?

¡Es un secreto! (risas)

Lo más sorprendente es que llegaste al mes de abril sin haber sumado todavía una victoria ATP.

En abril gané el primer título, luego llegó París, después en hierba gané también algunos partidos… era como si cada semana derribara una puerta, no importaba si era en tierra, rápida o pasto. Para mí esto es lo más importante de 2018, haber sido competitivo en todas las superficies, no solamente en arcilla.

Y aun así no te dieron el premio al jugador con mayor progresión del año…

Me parece que ganó Tsitsipas, él jugó también un año increíble y se quedó muy cerca del top10. Merecido.

La mitad del prize money que has ganado en tu carrera salió de 2018. Esto también te da tranquilidad, no se vive igual siendo top20 que estando fuera del top100.

Fuera del top100 es complicado, por suerte este año gané mucha plata. Te cambia la vida, antes jugaba solo Challengers y, de vez en cuando, algún ATP. Económicamente ha sido un cambio brutal.

¿Lo habías pasado mal en tu carrera por temas de dinero?

No, hubo un año que cerré 82º y otro lo cerré 110º. Siempre había ganado la suficiente plata como para permitirme vivir del tenis, aunque sabes que si no estás en el top100, o cerca de ese grupo, vas a pasarlo un poco peor.

Hace dos años estuviste implicado en una red de amaño de partidos de la que luego quedaste absuelto. Esto tampoco te ayudó mucho a centrarte.

Eso es una historia que ahora está cerrada y no quiero rescatarla. Por suerte terminó todo bien, prefiero disfrutar del presente.

Si te dicen en aquel momento que ibas a terminar el 2018 dentro del top20…

No me lo podría creer.

Has ganado este año tus dos primeros títulos (Budapest y Umag) desde posiciones extremas.

Fueron muy diferentes. En Budapest entré como lucky loser tras caer en la fase previa, pero me sentía muy feliz de verme en el cuadro, venía de jugar bien en abril, notaba que en cada partido mejoraba. Luego en Umag fue una semana fantástica, ahí ya partí como cabeza de serie y con mucha confianza en mi tenis, totalmente diferente a Budapest. La diferencia estuvo que en abril todavía jugaba muy pocos ATP, pero a Umag llegué después de jugar muchos.

¿Cómo has gestionado el aumento de popularidad?

Bueno, normalmente cuando uno está top20 la prensa siempre está más cerca, te preguntan de todo, quieren saber más de ti. Cada vez que vuelvo a Italia me paran en los restaurantes, en el supermercado, me piden fotos… pero me gusta, yo siempre soñé con hacerme famoso jugando a tenis, con ser un VIP.

¿Y en el vestuario? ¿Te miran distinto?

Sí, también cambia. Antes, en el vestuario, había veces que me saludaban, pero había otras que no. Ahora cuando llego me saludan todos, es una cuestión de respeto. Lo llevo bien, me gusta.

Dijo Benneteau hace unos meses que Federer recibe ciertos privilegios en el circuito por el hecho de ser Federer. Dentro de la ATP, ¿te tratan mejor ahora siendo top20 que antes cuando eras el 110º?

No creo, los únicos que pueden tener algunos privilegios son Federer, Nadal o Djokovic, pero me parece bien. Ellos son top3, si están ahí es por algo.

Después de ganar a Djokovic en París dijiste que aquel era el momento más feliz de tu vida. ¿Lo sigue siendo?

En mi vida guardo muchos momentos felices pero en el tenis me quedo con ese, además lo recuerdo como si fuera ayer. En el match point estaba muy tenso, no quería pensar en nada, solo quería que aquel fuera el último punto. Luego me llevó cerca de un mes asimilar que había ganado a Djokovic, es un momento muy difícil de describir.

¡Es que ganaste a Carreño, Goffin y luego a Djokovic!

El Nº11, el Nº9 y Djokovic… no me acuerdo cuál era, pero es Djokovic (risas).

¿No te agotó mentalmente tantas emociones?

Obviamente, sí. Pero estaba muy concentrado, quería ganar cada partido y eso fue muy importante no perderlo. ¿A quién no le gusta ganar ante jugadores de primer nivel?

Hay que irse a 1978 para ver al último italiano (hombre) en pisar semifinales de un Grand Slam.

En Italia fue la bomba, ayudó a que todos conocieran aquella semifinal de Barazzutti en Roland Garros. El día que gané a Djokovic todo el país hablaba de mí, me encantó.

Fognini, Cecchinato, Seppi y Berrettini. Cuatro italianos en el top60, no está mal.

Ahora mismo el tenis masculino italiano goza de muy buena salud, hay una generación importante que puede hacer grandes cosas. Creo que podemos llegar muy lejos en la próxima Copa Davis, en Madrid. Tenemos un equipo muy completo y competitivo.

¿La cantera italiana funciona igual de bien que los mayores?

No los conozco muy bien, te diría que el mejor es Berrettini. Es joven, aunque ya son 22 años, pero para mí esa edad sigue siendo joven. Por debajo no conozco mucho más, pero creo que todavía hay margen de mejora en esa parcela.

Tú tienes 26 años, ¿todavía eres joven?

En esta época sí, ahora es como si empezara de nuevo, todavía me faltan diez años de carrera, o eso espero. Obviamente, los de 20 o 21 años son más jóvenes que yo, así que diría que estoy en una franja media.

¿Dónde está tu techo?

Ahora mismo no me pongo ningún límite, solo quiero seguir mejorando y entrenar cada día. Tengo muchas ganas de ver qué pasa el año que viene.

En junio dijiste que querías ser top50. Conseguido. En septiembre dijiste que querías ser top20. Conseguido. ¿Próxima estación?

Espero que top15 (risas).

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter