Las variables que rodean al entrenador en el tenis actual

La figura del entrenador, más valorada que nunca, también debe atender muchas más distracciones para reforzar su rol dentro del equipo de cada jugador o jugadora.

Sascha Bajin. Foto: Getty
Sascha Bajin. Foto: Getty

Nunca la figura del entrenador ha tenido tanta relevancia en el mundo del tenis. Parte necesaria para marcar un rumbo, idear una estrategia y crecer como jugador o jugadora, los técnicos son parte indispensable de un tenista de élite. En WTA, entre la posibilidad de realizar coaching una vez por set, ha permitido que los momentos en los que jugadora y coach se acercan sean muy valorados por las retransmisiones y los aficionados. Sin embargo, son figuras siempre en entredicho cuando las cosas no salen bien, finalizando su relación con la jugadora como principio del cambio.

En unas interesantes declaraciones de varios grandes entrenadores del circuito a ESPN, se descubre cómo es el papel actual del entrenador, su temporalidad y su valor. Kamai Murray, entrenador del que Sloane Stephens ha decidido prescindir por un tiempo indefinido, es prudente sobre el papel que debe gestionar el entrenador, uno mucho más imprevisible que el de consejero táctico y técnico. "Es fantástico que el juego esté creciendo y que el coaching tenga más visibilidad. Cuanto más grande es el espectáculo, más ingresos genera, y mejor es para todos. Pero los entrenadores también tenemos que asegurarnos de que estamos desempeñando el papel adecuado para nuestros jugadoras".

"Una de las razones por las que las relaciones no son tan duraderas es porque el séquito de los jugadores ha cambiado totalmente"

En esa relación, el entrenador es consciente de que su desempeño es, por esencia y estadística, acotado en el tiempo, muy volátil. Y Groeneveld, otro de los grandes técnicos del panorama femenino, intenta reflexionar por qué pasa eso. "Una de las razones por las que las relaciones no son tan duraderas es porque el séquito de los jugadores ha cambiado totalmente. Los aumentos en torneos y premios en efectivo han permitido a los equipos ser más grandes, por lo que un jugador puede despedir un entrenador ahora y seguir teniendo un gran equipo de apoyo".

Otra característica que puede socavar a un entrenador es la influencia ejercida por otros individuos en el grupo. Un padre, otra persona importante, un fisioterapeuta que se abre camino en la confianza del jugador pueden crear dudas en la relación. "Cualquier persona en el séquito podría tener una opinión distinta. Tal vez el entrenador obtiene todo el crédito públicamente, pero detrás de las cámaras otros pueden querer reclamarlo. Y si un jugador siente que un entrenador no es el adecuado, o que ya no es el adecuado, puede tomar la decisión en cualquier momento. Tampoco hay impedimentos".

Por supuesto, otro de los aspectos que puede crear inestabilidad es el manejo de los medios de comunicación. En una conferencia de prensa en el US Open, Bajin comentó que Osaka a veces era más receptiva con la prensa que con él. "Muchas veces le pregunto: '¿Cómo estás, Naomi?' Ella dice: 'Estoy bien, estoy bien'. Y luego se expresa sobre eso mucho más en sus conferencias de prensa". Sobre eso, Groeneveld reconoce haber visto casos conflictivos. "Recuerdo casos en los que los entrenadores daban una entrevista, y eso causaba tensión entre el jugador y el entrenador."

Comentarios recientes