Los cambios que haríamos en el circuito

DEBATE - Los redactores de Punto de Break debatimos sobre los cambios que haríamos dentro del circuito para adaptarnos a los tiempos actuales.

Los cambios que haríamos en el circuito. Foto: ATP
Los cambios que haríamos en el circuito. Foto: ATP

Ha sido un año donde los comentarios acerca de los posibles cambios en el Calendario del circuito han dado mucho de qué hablar. Desde enero, ya varias voces importantes como las de Rafael Nadal, pedían una revisión del Calendario para que se pudiera acortar todo y tener una pretemporada mucho más larga. A él, se unieron otros compañeros a lo largo del año y Sascha Zverev fue el que más veces apareció en la prensa, hablando de la longitud del mismo. Es por ello que proponemos un debate donde podamos exponer cuáles serían los cambios que haríamos dentro del Calendario. Os animamos a que todos podáis participar también.

Diego Jiménez

Yo eliminaría el Masters 1000 Montecarlo; es el único torneo de esta envergadura donde no es obligatorio acudir para los jugadores, el espacio es cada vez más limitado en el club y no son pocos los tenistas top que deciden saltárselo. Su situación en el calendario no lo hace imprescindible, al estar lejos de Roland Garros todavía y llegar muchos tenistas sin apenas ritmo en tierra batida. Lo haría ATP 500, y en detrimento, otorgaría ayudas a Halle o Queen's para que se convirtieran en Masters 1000. La hierba merece tener un torneo de este calibre, aunque sea muy complejo a nivel logístico y caro, contar con 5 o 6 pistas de calidad.

Además, eliminaría alguna semana de Julio-Agosto. El aficionado desconecta totalmente cuando acaba Wimbledon; creo que alguna de esas semanas de transición podría suprimirse acortándose así el calendario y ofreciendo la posibilidad de que se acabara antes, y la pretemporada fuera más larga.

Umag-Bastad, Gstaad-Atlanta-Hamburgo (pasaría a ser ATP 250 por la conversión en ATP 500 de Montecarlo), Kitzbuhel. Se puede recortar a una o dos semanas, a lo sumo. La reforma de la Copa Davis deja dos semanas libres además, por lo que alguno de estos eventos podría adaptarse y disputarse en alguna de esas semanas, si se considera prioritario su continuidad.

Fernando Murciego

Se me ocurren mil cosas. Empezaría por un recorte importante del calendario, quitando torneos que claramente no atraen a los mejores o no tienen repercusión. Alargaría la gira de hierba una semana más. El US Open lo haría techado para que hubiese un Grand Slam indoor. Por último, la Copa de Maestros la pondría con un máximo de tres años por sede, aunque la revolución que más me gustaría es que, el jugador que saliese Nº1 de Shanghái pudiese elegir la superficie del certamen, sería un buen premio. Por supuesto, más allá de las normas, rebajaría los prize money de los torneos gordos y haría una mejor repartición en los Challengers y sobre todo Futures, aunque esto ya nos suena a utopía.

Alejandro Arroyo

Personalmente creo que hay dos circunstancias, a nivel de circuito, no a nivel de formatos de puntuación o de cambiar reglas de juego, que sería otra cuestión, que creo que son fáciles de acometer a corto plazo y que harían el circuito más justo.

La primera es alargar la gira de hierba, meter una semana más y que una de esas semanas fuera un Masters 1000, dejando a Montecarlo en un 500. La hierba es la superficie primigenia y está infrarrepresentada. Se dio un paso recientemente, metiendo una semana más, y dando valor de ATP 500 a los que eran 250, más otros dos torneos de 250. Pero para mí sigue quedándose corto.

La segunda es rotación de superficies para la Copa de Maestros. Rotación calcada a los cuatro torneos de Grand Slam, es decir, una rotación de pista dura un año (por Australia), tierra batida otro (por Roland Garros), hierba al siguiente (por Wimbledon) y pista dura al cuarto año (por US Open). Rotación 2-1-1, representativa de las superficies del circuito. La velocidad de la superficie no tendría por qué ser igual que las de los Grand Slams, eso sí.

Carlos Molins

Pienso igual que el resto de mis compañeros. El pasar el Masters 1000 de Montecarlo a ATP 500 y pasar Queen's a Masters 1000 es uno de los cambios que se podría introducir, ya que muchísimos tenistas y aficionados piden la entrada de un Masters 1000 de hierba en el calendario. Otra cosa que veo algo ilógica es que tras Wimbledon se sigan jugando torneos de tierra batida. Torneos ATP 250 como Bastad, Umag, Gstaad "sobran" en el calendario y en su lugar tendría que entrar torneos de pista dura para comenzar a coger ritmo de cara a la gira estadounidense.

José Morón

Yo creo que el calendario en sí tiene el número de semanas perfecta. Un top 10 puede acabar el año con unos 18-21 torneos disputados, lo que en un año natural no supone un esfuerzo extremo y lo que haría sería distribuirlo de una forma diversa para que hubiera un descanso de al menos dos semanas entre giras, para habituarse mejor, así como recolocar todo de forma que hubiera un parón de un mes completo, que sirva de pretemporada.

Para mí, no tiene sentido que la temporada acabe a mediados-finales de noviembre y que en tres semanas se inicie la nueva, y mucho menos aún que a las dos semanas haya un Grand Slam sin absolutamente ningún torneo grande previo que sirva de preparación. La temporada en fútbol y baloncesto acaba en junio y se aprovecha el verano, que es cuando todo el mundo está fuera, para hacer pretemporada. En tenis, existe una desconexión brutal después de septiembre por falta de torneos grandes y el bajón de audiencia es importante por lo que recolocar el calendario de forma más inteligente, haría que la audiencia mejorase y los tenistas estuvieran más descansados y que acabaran las temporadas con menos lesiones por el esfuerzo.

Iniciaría la temporada en septiembre, con la gira australiana en una época donde no haría tanta calor. Dejaría al menos un mes o mes y medio para que se inicie el Open de Australia, que podría comenzar a mediados de octubre y poniendo varios torneos antes para que lleguen medianamente rodados. Luego, bajaría Montecarlo a un ATP 500 y colocaría Halle o Queen's como Masters 1000 y que la hierba tuviera una semana más de competición, colocando Roland Garros y Wimbledon en marzo y abril, respectivamente, para terminar con el US Open a mediados de junio y terminar con la gira en la Copa de Maestros en julio, teniendo luego agosto al completo para que la gente se vaya de vacaciones (tenistas incluidos) y regresen al tenis con muchas ganas en septiembre. Ah, y por cierto, yo también rotaría la superficie de la Copa de Maestros cada X tiempo.

Esta es solo una propuesta pero la cuestión es que ATP, WTA e ITF deberían sentarse a organizar mejor el Calendario porque la posibilidad de hacerlo mejor y hacer que el tenis se adapte a los tiempos de ahora tanto para aficionados como para tenistas, es posible.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes