Badosa y Bolsova, el asalto a la élite en 2019

Analizamos la temporada de las jóvenes promesas nacionales y opciones de despuntar en el próximo año, tras diversos cambios en su juego.

Paula Badosa y Aliona Bolsova, objetivos 2019. Foto: zimbio
Paula Badosa y Aliona Bolsova, objetivos 2019. Foto: zimbio

El tenis español no será cosa de dos en los próximos años. Al menos, ese es el anhelo de un país que ha trabajado con tesón con el fin de generar jugadoras de gran nivel. El legado de Arantxa Sánchez-Vicario y Conchita Martínez fue aprovechado para el surgimiento de una densa red de jugadoras que se labraron una buena carrera, como Virginia Ruano o Anabel Medina. La irrupción de Garbiñe Muguruza volvió a situar al tenis femenino en el foco mediático en España, y la prolífica y longeva carrera de Carla Suárez puede ser un motivo de inspiración para muchas jóvenes que están comenzando su andadura en la élite.

Han sido cuatro las tenistas que terminaron la temporada en el top-100; Garbiñe Muguruza (18) Carla Suárez (23), Lara Arruabarrena (82) y Sara Sorribes (86). La carrera de la donostiarra parece algo estancada, siendo una tenista aguerrida y competitiva, pero con altibajos y ciertas limitaciones físicas y técnicas que merman sus opciones de consolidarse en el top-50. Algo más de expectación futura desperta la castellonense, que a sus 22 años sigue progresando y si es capaz de mejorar su servicio, podría convertirse en una jugadora de mayor categoría. Sin embargo, los anhelos de los aficionados españoles a corto y medio plazo están claros.

Embed from Getty Images

Y es que la esperanza e ilusión se desbordaron con el descubrimiento de Paula Badosa. Su triunfo en Roland Garros Junior 2016 y el carisma y potencial desprendido en sus esporádicas apariciones en el circuito WTA (centradas en Miami y Madrid), despertaron el gusanillo en unos aficionados que han visto cómo la nacida en Nueva York no ha podido explotar. Han sido años de lesiones, trabajo a nivel mental, cambios tácticos y poco premio en forma de resultados. Sin embargo, Badosa parece haber encontrado la cuadratura del círculo en su alianza con Xavier Budó, todo un gurú en lo que a psicología deportiva se refiere, que se erige en la persona indicada, a priori, para hacer que el inmenso talento que ostenta la española fluya libre cual agua de manantial.

Tiene 21 años, acumula una dilatada experiencia triunfal en torneos ITF (títulos en Glasgow, Franqueses del Valle y Valencia esta temporada, así como final en Oslo), y la sensación de que cuando la respeten las lesiones y se ordene a nivel táctico, puede ser una auténtica revolución. Paula ostenta una gran capacidad para encontrar golpes ganadores en todas posiciones, algo que ha sido un arma de doble filo para ello. La catalana, 142 del ranking, confunde, en ocasiones, la agresividad con la falta de esquema de juego, y se precipita notablemente. Es ahí donde Budó deberá incidir en los próximos años, así como en una mejor movilidad en pista, un incremento de la solidez al servicio y, por qué no, la capacidad de cerrar puntos en la red.

Embed from Getty Images

Badosa finalizó el año como la sexta mejor española del ranking, por detrás de Georgina García-Pérez, otra tenista capaz de movilizar y enardecer a las masas con un gran carisma y estilo particular. Esta cañonera que resurgió de sus cenizas cuando muchas la daban por perdida para el tenis, ha terminado en el puesto 131 y no sería descabellado pensar que pudiera asaltar el top-100 en 2019. Pero hay otra tenista quizá menos conocida para el gran público, como es Aliona Bolsova, cuyo potencial es innegable. Sucumbió ante Badosa en la final del torneo de Valencia, en lo que fue una fiesta para el tenis español, y dejó su huella con un tenis polivalente y de gran carácter.

Su paso por el tenis universitario estadounidense y una alarmante pero breve desconexión del tenis, supusieron el punto de inflexión a partir del cual resurgió con más fuerza que nunca. Ha terminado como 160 del mundo merced a sus finales en Monzón, Barcelona, Valencia y Riba, así como a los títulos en Getxo y Darmstadt. Hizo su estreno en el top-200 y se consolidó pronto en tan selecto grupo, dejando entrever una clara tendencia a progresar de manera continua. Es una tenista de contraataque, pero que si sigue trabajando físicamente puede arrebatar la iniciativa a cualquiera. También tiene 21 años, por lo que su futuro es prometedor.

Embed from Getty Images

Varios pasos por detrás, se encuentran nombres como el de Eva Guerrero (314 del mundo con 19 años), Cristina Bucsa (320 del mundo con 20 años), Marina Bassols (341 del mundo con 19 años) o Guiomar Maristany (342 del mundo con 19 años). No es descabellado pensar que tanto Paula Badosa como Aliona Bolsova pudieran asaltar el top-100 en 2019, engrosando la lista de españolas en tan selecto club a seis integrantes. Garbiñe Muguruza buscará repetir su mejor nivel, Carla Suárez seguir afincada en el top-30 y Sara Sorribes no perder comba en su progresión. Aunque lo más ilusionante de la temporada para el tenis femenino español será comprobar la progresión de las dos mujeres de 21 años que quieren convertir las expectativas en realidades.

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes