Decepciones WTA del año 2018

Seis mujeres no cumplieron las expectativas esta temporada. A destacar, las caídas de campeonas de Grand Slam como Muguruza u Ostapenko.

Jelena Ostapenko no tuvo su mejor temporada. Fuente: Getty
Jelena Ostapenko no tuvo su mejor temporada. Fuente: Getty

Seguimos con el repaso de la temporada WTA 2018 y hoy toca detenernos en las decepciones, aquellas jugadoras que no tuvieron un buen año pese a tener todo de cara. Talentos que no alcanzaron los objetivos marcados y que estuvieron perseguidas con el paso de los meses por los malos resultados. Seis nombres, todos dentro del top50 al finalizar el calendario, un ranking que sabe a poco si tenemos en cuenta que todas saben lo que es pisar el top10 en algún momento de sus carrera. Alguna incluso sabe lo que significar ser número uno del mundo.

Madison Keys: Empezamos con una jugadora que seguramente no debería estar aquí, aunque me apetecía ponerla debido a la gran fe que le tengo. Cuartos de final en Melbourne, semifinales en Roland Garros y semifinales en el US Open. ¿Qué hace esta mujer en la lista con estos resultados? Quizá esos resultados le sirvieran para mantenerse en el top20, pero no es suficiente. Con el tenis que tiene y con la amplitud del calendario, es asombroso que Madison apenas cuente con tres títulos profesionales. Esta temporada, ninguna final en su archivo. Está bien que de la talla en los grandes escenarios, pero no puede luego desaparecer en el resto. Eso significa dar el 100% solo en un 30% de la temporada.

Garbiñe Muguruza: Con dos Grand Slams en la mochila y la experiencia de haber sido número 1, las expectativas con Muguruza en cada año que empiece siempre van a ser altas. ¿Cuánto de altas? Cada uno que ponga el listón donde convenga, aunque podemos pactar un punto medio. Terminar el año en el top10 y ganar un título importante son dos deberes obligatorios para una mujer con el talento adecuado para mucho más. En 2018, Garbiñe apenas pudo reinar en Monterrey y por poco se queda fuera de las veinte primeras. Una mala racha, una mala dinámica, un mal calendario. Veremos si Sumyk da con la tecla la temporada que viene.

Jelena Ostapenko: Una caída todavía más grosera que la de Muguruza. La letona prometía fuegos artificiales constantes desde que conquistar Roland Garros con 19 años pero nada más lejos de la realidad. Múltiples derrotas en primeras rondas y un papel muy pobre en torneos medios la han llevado lejos de la pelea y, lo que es peor, a ser un poco olvidada por la expectativa. Lo mejor que tienes es la edad, hay muchísimo margen de mejora y tiempo para escalar. Cuántos quisieran estar en su posición a una edad tan temprana.

Maria Sharapova: Hasta el último momento pensé si meter o no meter a Maria en este embolado, así que tuve que reflexionar una pregunta muy sencilla. ¿Podía la rusa haber ofrecido algo más en esta temporada? Por supuesto, no cabe duda. No me refiero a ganar un Grand Slam o luchar por el top10, pero sí algo más allá de las 20 victorias recolectadas en los once torneos que disputó. En los majors dio la talla, le faltó ser un poco más incipiente en torneos menores para darse un empujón de aire fresco en forma de título.

Johanna Konta: La mujer de los mil entrenadores tampoco terminó de encontrar la fórmula del éxito en 2018. Obviamente, el haber pasado por tantas manos en los últimos años no ayuda a encontrar la estabilidad, tampoco la emocional, quizá el gran hándicap de Konta tras haber tocado la élite. Caso bastante similar al que veremos luego con Mladenovic, con un descenso en la calidad y en la soltura a la hora de afrontar citas importantes. Con paciencia y sacrificio volveremos a verle en la zona noble.

Kristina Mladenovic: Sin duda, la mayor catástrofe de la temporada. De terminar el 2017 rozando el top10 a chocar contra una pared de frustración imposible de abordar. Más allá de los resultados, el gran problema de la francesa este curso fue el nivel. No es fácil mantenerse en las posiciones altas y así es como fue superada por varias jugadoras de mejor dinámica sobre la pista. Pese a todo, Kiki terminó con un registro maquillado de 24-29 y dentro de las cincuenta mejores. Si este iba a ser su peor calendario, todo lo que venga por delante solo puede ser positivo.

Hemos salvado de la quema a algunas otras como, por ejemplo, Dominka Cibulkova, aunque la eslovaca ya venía mostrando síntomas de debilidad las últimas temporadas. Tampoco hemos querido hacer sangre con Venus Williams, quien apenas disputó torneos al verse ya con los 38 años encima. ¿Vosotros qué pensáis? ¿Cuál de estas seis representó la mayor decepción? ¿Quién os falta en la lista?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter