Roger Federer deja entrever que jugará la tierra batida en 2019

El suizo revela que tiene en mente la idea de organizar su calendario en 2019 para jugar algún torneo sobre arcilla pero que necesita encajarlo bien con su equipo.

Roger Federer podría jugar la tierra batida en 2019. Foto: SRF
Roger Federer podría jugar la tierra batida en 2019. Foto: SRF

Tras unas merecidas vacaciones, Roger Federer ya se encuentra en Dubái donde hace unos días ha empezado a entrenar para preparar el inicio de temporada 2019. Desde allí, ha atendido al medio suizo SRF, con el que ha hablado de sus sensaciones de cara a otro año más como profesional en la que será su 22ª temporada en la élite. Preguntado sobre si ya ha tomado la decisión de si jugará o no la tierra batida, Roger dejó caer alguna pista y es que parece que la posibilidad de jugar en arcilla en 2019 es más que probable y todo apunta a que disputará algún torneo sobre esta superficie, excepto giro sorpresa de los acontecimientos.

Esto es algo que ya se venía barruntando en la prensa suizo-alemana en los últimos meses. Tanto el propio Roger como Luthi, ya dejaron caer en algunas declaraciones que el parón de este año entre marzo y junio fue demasiado tiempo sin competir ante los mejores y que el entrenamiento él solo se hizo aburrido y pesado. Aunque forzara un poco la rodilla al jugar en esta superficie, de cara a la gira de hierba, Federer necesitaría competir en algunos partidos ante los mejores para no perder ritmo de competición. SRF le preguntó acerca de si había tomado la decisión de jugar sobre arcilla, ya que Roger admitió hace meses que la decisión llegaría en diciembre. "Es algo que quiero decidir pronto para poder prepararme de la mejor manera posible. En los próximos días voy a reunirme con mi equipo al completo y ahí evaluaremos todas las opciones. Tengo una idea en la cabeza de cómo podría hacerlo pero la planificación es como un rompecabezas así que tengo que hablarlo con ellos para poder encajarlo todo", comentó el de Basilea.

Roger afirma sentirse con muchísima ilusión de comenzar una nueva temporada, casi como si fuese la primera vez que prepara todo de nuevo y no puede esperar para regresar a Australia. "He tenido unas vacaciones ideales después de Londres y ahora ya me encuentro con fuerzas para entrenarme a tope. Sigo enamorado al máximo del tenis y mientras esto siga así, las cosas irán bien. Tengo muchas ganas de empezar la temporada y sería genial poder repetir éxito en el primer Grand Slam del año, al igual que 2017 y 2018", aseguró.

El entrevistador le pregunta sobre si se ve jugando todavía dentro de un par de años y si eso supondría algún problema tanto para él como para su familia. "Con la edad que tengo, no puedo predecir con exactitud lo que ocurrirá dentro de dos años pero a mí me gusta estar en el circuito. Incluso el viajar tanto no es problema. Ahora, es totalmente diferente, por mi familia, pero los últimos años han ido muy bien. A nivel mental y físico, me siento igual que cuando era más joven", sentencia el suizo, que tras un par de semanas en Dubái, viajará a Perth para pasar allí el final de año ya que el 29 de diciembre se inicia la Copa Hopman, donde volverá a formar pareja junto a Belinda Bencic.

Comentarios recientes