T-Fight XTC, una evolución hacia una raqueta multijugador

Analizamos la nueva raqueta de Tecnifibre, de la gama T-Fight XTC, que nos ha transmitido muy buenas sensaciones. Así son sus características.

Analizamos la T-Fight XTC, raqueta Tecnifibre. Foto: Tecnifibre
Analizamos la T-Fight XTC, raqueta Tecnifibre. Foto: Tecnifibre
Patrocinado por:

Una vez más, desde Punto de Break os traemos una valoración de una de las nuevas raquetas disponibles en el mercado. En esta ocasión, os traemos la nueva T-Fight XTC, la nueva línea de raquetas de Tecnifibre. Hace más de un año revisamos la T-Fight DC y desde entonces la marca francesa ha continuado evolucionando y trabajando en sus productos.

La nueva gama T-Fight XTC, la más amplia hasta la fecha con hasta siete modelos, nace una raqueta con una inspiración a la marca de moda Lacoste, que salía a la luz en el Roland Garros de este 2018, no podía ser de otro modo. De hecho, el lema bajo el que se produce el lanzamiento de estas raquetas es “Lucha con un toque de estilo”, toda una declaración de intenciones para aunar el estilo de Lacoste y la tecnología de Tecnifibre.

Tecnifibre está llevando a cabo una expansión silenciosa pero constante dentro del ATP World Tour, participando como sponsor y como encordador en algunos torneos de la talla de Milan (Next Gen) y Londres (Nitto ATP Finals). Además, de forma progresiva está logrando fidelizar a jugadores de renombre, tanto de ATP como de WTA, como son Jérémy Chardy, Daniil Medvedev, Daria Kasatkina o Sachia Vickery.

Entrando ya en la valoración de la T-Fight XTC, nos encontramos ante una raqueta muy evolucionada estéticamente. Mantiene, cómo no, los colores mate de la bandera gala (rojo, azul y blanco), pero su diseño y estilo es mucho mas vintage y elegante que su predecesora, de corte más moderno. Viene preparada con el grip propio de Tecnifibre, el X-TRA Feel, el cual sentimos ya como familiar por su tacto gomoso y suave, facilitando la adherencia y la sujeción.

El primer contacto con la raqueta es completamente diferente al que noté con el modelo previo. Siendo igualmente algo “cabezona”, como casi todas las raquetas pensadas para el jugador medio de club, esta es mucho más estilizada y alargada en formas, no me transmite nada de rigidez y me confiere la sensación de que la adaptación va a ser mucho más fácil.

De hecho, este feeling se confirma cuando repaso las características técnicas de la raqueta:

  • Tecnología: Dynacore, EZ Lock+Eyelet, XtremTouchConstruction, Bumperarmorcap
  • Composición: Dynacore HD/Grafito
  • Cabeza: 630 cm²
  • Peso (sin cordaje): 300 g
  • Longitud: 68,5 cm
  • Equilibrio (sin cordaje): 320 mm
  • Perfil del marco: 22,5 mm / 22,5 mm / 21,5 mm
  • Diseño de cordaje: 16 x 19
  • Swingweight: 321
  • Rigidez: 69
  • Tensión recomendada: 22-25 kg

La T-Fight XTC mantiene la tendencia actual en cuanto a peso, cordaje, área y balance. En este sentido no es una raqueta transgresora, sino que se ajusta a los cánones actuales. No obstante, sí que marca una evolución interna en la marca, lo que les permite presentar un producto que abarca un mayor abanico de jugadores: desde los junior, pasando por jugadores intermedios, hasta los jugadores de nivel más avanzado.

Esta mejoría se basa en modificaciones como un mango más largo (que facilita el revés a dos manos predominante hoy en día), las secciones transversales del eje Eli-square (que genera más estabilidad y potencia) y un nuevo patrón de cuerda con menos cruces para aumentar el efecto del golpe.

Analizo ahora brevemente las 4 tecnologías presentes en la T-Fight XTC:

  • Dynacore: Es un trenzado de fibras en el marco, ya presente en modelos anteriores, que permite mejorar la elasticidad de éste, cuidando el brazo y el codo del jugador.
  • EZ Lock+Eyelet: Versión evolucionada de los ojales que impiden a las cuerdas vibrar sobre el marco y facilita el tensado del encordado.
  • Bumperarmorcap: La armadura más externa del marco es más amplia y gruesa, lo que le confiere a la raqueta un 40% extra de protección y durabilidad.
  • Xtrem Touch Construction: Refuerzo extra en el marco para aumentar la protección, permitiendo mayor estabilidad y sensación de pelota. Reduce las vibraciones mediante una combinación de fibras de carbono, poliéster y aluminio.

A continuación, paso finalmente a describir mis sensaciones y mi experiencia estas semanas con la T-Fight XTC. Como me imaginaba, me ha resultado una raqueta tremendamente manejable, fácil a la hora de de lograr efectos y de extraer potencia sin demasiado esfuerzo. Me he encontrado con una raqueta a la que me he adaptado en muy pocas horas de práctica, que me ha permitido sacar rápidamente los efectos de ella y atacar con elevada potencia sin apenas esfuerzo.

En particular, la T-Fight XTC me ha parecido una raqueta muy rápida, muy estable y muy precisa. Desde el fondo de pista, mi sensación ha sido de defenderme con soltura con ella, incluso cuando me veía forzado a golpear en movimiento, algo que no siempre se logra fácilmente con cualquier raqueta. El spin sale fácilmente, lo que sí recuerdo que me resultó imposible con su predecesora, permitiendo colocar pelotas pesadas al contrario. El cortado se ejecuta de forma muy natural y posee un swing muy alto, que permite fáciles golpes de transición a jugadores de tipo counterpuncher.

En la volea, dentro de que no es mi territorio natural, los golpes me han fluido fácilmente y he sabido definir bien con la raqueta. En cuanto al saque, la T-Fight XTC es una raqueta fina, que facilita los tres tipos de saque más comunes (especialmente el plano), manteniendo el punto de control y potencia.

Por tanto, nos encontramos ante una raqueta que permite desarrollar el estilo de juego del tenis moderno: rápido, potente y con mucho spin. No obstante, permite a los más talentosos ejecutar muchos efectos fácilmente y obtener gran precisión a la hora de buscar las líneas.

La línea T-Fight XTC consta de siete modelos agrupados en tres grupos: modelos de rendimiento ligero para jugadores de edades extremas (con pesos de 265, 280 y 295g), modelos de potencia para jugadores avanzados (con pesos de 300 y 315g) y modelos de control también para jugadores avanzados pero que priman la estabilidad (con pesos de 305 y 320g).

Para concluir, creo que Tecnifibre está haciendo las cosas de forma muy seria y técnica, lo que probablemente le sitúe en pocos años al nivel de los grandes. La T-Fight XTC es un paso más en ese camino y una excelente elección para el jugador medio que quiere avanzar con un buen balance de control de efectos y potencia.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter