El año con menos derrotas de Rafa Nadal

Solamente cuatro hombres pudieron derrotar al balear esta temporada: Cilic, Thiem, Djokovic y Del Potro. Dos de ellos, lo hicieron ante un Rafa lesionado.

Rafa Nadal y un año con más altos que bajos. Fuente: Getty
Rafa Nadal y un año con más altos que bajos. Fuente: Getty

Si echamos un primer vistazo a la temporada 2018 de Rafa Nadal, rápidamente nos daremos cuenta de que no ha sido la mejor de su carrera. Los problemas con las lesiones, las múltiples ausencias en torneos o la pérdida del número 1 del mundo así lo indican. Pero si miramos más detalladamente, veremos que su año tiene muchísimas cosas buenas a destacar, más de las que pensábamos en un primer momento. Lo que sí resulta extraño es ver que Rafa tan solo ha disputado 9 torneos (ganando cinco títulos) en estos once meses de calendario, una de las participaciones más limitadas de toda su carrera. Sin embargo, el balance muestra un récord de 45-4, es decir, que no se puede exprimir más con menos. Solamente cuatro derrotas, una referencia que teníamos puesta en sus temporadas 2002 , 2012 y 2013, donde acumuló siete derrotas, aunque jugando más torneos.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

¿Quiénes fueron los cuatro valientes capaces de derrotar al de Manacor? Vamos a repasarlos.

Marin Cilic: Primer torneo del año, primera derrota. Visto así suena hasta mal, pero lo cierto es que Rafa no llegaba con la preparación adecuada. Las lesiones le habían impedido estar presente en Brisbane y luego en Melbourne pagó las consecuencias. Pese a todo, Rafa solo se dejó un set por el camino hasta los cuartos de final, el que le quitó Schwartzman dos días antes, pero allí el psoas del español no dio la talla y tuvo que tirar la toalla en el quinto set ante un Marin Cilic que llegaba crecido al último asalto. La primera prueba del año se resolvía con un abandono, no eran las mejores sensaciones.

Dominic Thiem: Pero Nadal volvió, siempre vuelve. Arrasó en Montecarlo en su segundo concurso de la temporada, luego repitió hazaña en Barcelona y después aterrizó en Madrid, donde la altura provoca que la arcilla sea distinta. El gran rival del cuadro, Dominic Thiem, apareció en su camino antes de tiempo y demostró que lo sucedido el curso anterior en Roma no fue casualidad. Por tercer año consecutivo, el austriaco volvía a inclinar a su ídolo, de nuevo sobre polvo de ladrillo, lo cual aumentaba la gesta. Esta vez no hubo lesión de por medio, sino que vimos un triunfo trabajado y merecido por parte del que dicen será su heredero en esta gira.

Novak Djokovic: El tropiezo en Madrid no impidió que Rafa saliera por la puerta grande tanto en Roma como en París, pero ahora llegaba el turno de la hierba y la película cambiaba. Era Wimbledon, una de las paradas más simbólicas del calendario, donde Rafa no alcanzaba las semifinales desde el año 2011. Ya era hora de volver, además jugando como los ángeles. Nadal llegó a cuartos sin apenas sufrimiento, pero allí le esperaba una batalla durísima con Del Potro, pequeños detalles que llevaron a dejar eliminado al argentino y a darle un empujón al español. Los mismos detalles que, dos días después, le iban a dejar en fuera de juego ante un Novak Djokovic renacido de las cenizas. De los duelos más bonitos del curso, más allá de quién salió vencedor y quién no, aquella tarde Rafa firmaba su penúltima derrota de la temporada.

Juan Martín Del Potro: Entre el tercer y cuarto Grand Slam del año, Nadal solamente disputó un torneo: Toronto. Era el único certamen en pista dura que iba a terminar este curso y no podía resolverse de mejor manera: con su 33º Masters 1000. Era momento para hacer las maletas rumbo a Nueva York, donde defendía trono, pero una vez más aparecieron los problemas. También apareció un imperial Juan Martín Del Potro para dejarle claro que, si no estaba al 100%, lo mejor era dejarlo pasar. Así fue como el 2018 terminaba de la misma manera que empezaba: con un abandono. Desgraciadamente, ya no volveríamos a ver al de Manacor compitiendo esta temporada.

Cuatro derrotas ante cuatro top10 y, en dos de ellas, con problemas físicos en la escena. Desde luego y, aunque solo hayan sido 9 torneos disputados, es un dato que habla de lo duro que ha sido enfrentar a Rafa este año. Además de esto, su determinación en las finales (jugó cinco y ganó cinco), su poderío después de ganar el primer set (solamente Cilic en Australia le pudo remontar), el hecho de ganar otro Grand Slam (¡y van 17!), además de las múltiples semanas como número 1 dejan las suficientes sonrisas como para considerar este curso como un curso muy rentable y positivo pese a todos los contratiempo que se dieron. Con los ingredientes que había, era difícil hacerlo mejor.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter