Tomeu-Salvá: "Para estar entre los mejores del mundo, Munar tiene que mejorar mucho técnicamente"

Los dos entrenadores del joven jugador español analizan su progresión esta temporada y desgranan su potencial y opciones de futuro.

Jaume Munar en 2018. Foto: zimbio
Jaume Munar en 2018. Foto: zimbio

Es uno de los grandes baluartes de la Rafa Nadal Academy by Movistar, un joven talento que tiene el propósito de labrarse una carrera exitosa y aislarse de las odiosas comparaciones que podrían surgir en los próximos tiempos. Jaume Munar es, a sus 21 años, un tenista de futuro pero también de presente. Después de haber sufrido un cierto estancamiento en las temporadas precedentes, en este 2018 el balear dio un salto cualitativo que le ha permitido afincarse en el top-100 y mirar con optimismo a las próximas temporadas. Tenista aguerrido, luchador, inteligente en pista y tremendamente trabajador, sus carencias en lo que a potencia y variedad de golpes se refiere se han visto muy reducidas con la entrada en su staff técnico de Tomeu-Salvá y Pedro Clar, que en un interesante reportaje para la ATP, analizan el juego y potencial de su pupilo.

"Este año se ha cumplido el objetivo; la prioridad era terminar entre los 100 mejores del mundo y las sensaciones han sido muy positivas. Tenísticamente ha mejorado mucho, pero sigue teniendo un amplio margen para progresar y pulir muchas cosas. No podemos engañar a nadie, somos conscientes de que si quiere estar entre los mejores del mundo debe mejorar mucho a nivel técnico", comentaba la dupla de entrenadores que ofrecieron un gran espectáculo en las NextGen Finals 2018, por medio de conversaciones muy sinceras y motivadores con sus pupilo, que supusieron toda una masterclass de tenis e inteligencia emocional.

Embed from Getty Images

Llegó a semifinales en el torneo milanés el bueno de Munar, haciendo gala de una gran actitud, pero eso no bastará si quiere seguir ascendiendo escalones en el ranking. "El alto nivel de competitividad que tiene no será suficiente. Él es muy inteligente y lo sabe, pero es importante hacer que mantenga los pies en el suelo. Él va a tener que picar piedra para estar en la élite. Hay otros chicos, como Shapovalov, que se le ve a simple vista el tremendo potencial que tiene. Jaume es otro tipo de jugador". Una de las claves del balear es su fortaleza mental y coraje, como atestigua Tomeu-Salvà.

"La mayoría de los chavales de su generación son muy buenos pero flaquean a nivel mental. Él sabe sufrir, pelea hasta el final sea cual sea el resultado y es tremendamente competitivo. Lo más importante es que tiene claro que el tenis es su vida. Sabe escuchar, prueba cosas nuevas, falla y sigue intentándolo. De pequeño creía que lo sabía todo, tenía mucho ego. En Barcelona llegó un momento en que se dio cuenta de que no era tan bueno como pensaba. Necesitaba volver a su tierra y tener un entorno que le ayudara. Ahora es mucho más humilde y positivo", argumentan unos hombres que tienen el ilusionante reto de seguir puliendo a este diamante en bruto.


Munar ha alternado el ATP Challenger Tour con eventos ATP, donde ha podido hacer grandes actuaciones, y su progresión en la temporada ha sido notable. "En Roland Garros se produjo un punto de inflexión. Antes le seguía costando escuchar, hablaba más de la cuenta en pista y no aceptaba lo que venía", afirma Pedro Clar. Y es que en primera ronda del torneo galo, Munar venció a David Ferrer y compitió de tú a tú con Novak Djokovic en la segunda. "Para los chicos de la academia es muy importante tener a Jaume como espejo. Rafa les queda muy lejos, es casi inalcanzable lo que ha conseguido, pero ver a un chico más normal como Munar trabajar a fondo les anima mucho en su formación". Jaume Munar regresará a la competición en el torneo ATP 250 Pune 2019, donde intentará seguir evolucionando lejos de su superficie favorita: la tierra batida.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes