Rubén Ramírez: “Sigo disfrutando del tenis, pero desde otro punto de vista”

El alicantino, retirado desde septiembre del año pasado, lleva actualmente las riendas de Dani Mérida, subcampeón en el último Masters sub14 en Londres.

Rubén Ramírez Hidalgo junto a Dani Mérida. Fuente: RRH
Rubén Ramírez Hidalgo junto a Dani Mérida. Fuente: RRH

Hace ya más de un año desde que Rubén Ramírez Hidalgo (Alicante, 1978) decidiera romper ese pacto con el diablo que le hacía seguir compitiendo pese a su avanzada edad. Con 39 años, el español aceptó la medida de colgar la raqueta, su etapa en las pistas se había terminado. Pero ya saben lo que dice el refrán, que la cabra siempre tira al monte. En este caso, Ramírez siempre tira a las canchas. En una nueva aventura, ahora como entrenador, Rubén disfruta estos meses desde el banquillo llevando las riendas de Dani Mérida, joven de 14 años que ya se ha postulado como uno de los pilares importantes en el tenis base de nuestro país. La semana pasada, por ejemplo, el madrileño quedaba subcampeón en el Masters sub14 de Londres, destacando la rápida conexión que ha surgido con su entrenador. Punto de Break se acerca al Centro Deportivo Arena de Alicante para hablar con el técnico de esta dupla, descubrir sus secretos y repasar los inicios de su andadura.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

¿Cómo llegaste hasta Dani?

Le conocía de haber ido alguna vez al club donde jugaba él, además de saber que era un chico que estaba ganando todos los torneos que habían por aquí. Iba sonando su nombre y las veces que le había visto, me había gustado.

¿Tenían en mente volver tan pronto al ruedo?

Decidí tomarme unos meses sabáticos tras mi retirada, estuve entre 7-8 meses apartado del tenis, dedicándome simplemente a mis nenas y mi familia. Después de tantos años, necesitaba un descanso mental del tenis. Hasta que un día me contactó Nico Almagro y me dijo que quería hacer un regreso después de su lesión, me pareció un reto muy ilusionante.

Y a través de Almagro llegaste a Mérida.

A Nico le conozco de hace mucho tiempo, hemos compartido muchas cosas juntos, así que me apetecía intentar ayudarle para ver si podía conseguir un regreso a la altura. Después de siete meses fuera del tenis, empecé a trabajar con él, entonces la gente de Alicante, los que me conocen, se enteraron de que había vuelto. Ahí fue donde el padre de Dani me contactó en busca de algo más profesional para su hijo: habían pensado en mí. Llegamos a un acuerdo y empezamos a trabajar juntos desde hace cinco meses.

¿Y qué pasó con Nico?

Empecé a entrenar a Nico y a Dani con la ayuda de Mariano Campos, el hombre que en su día fue mi entrenador y el que me acompañó en mis últimos cuatro años como jugador. Nos íbamos encargando de los dos, hasta que Nico decidió tomarse un descanso, no fue el regreso que él esperaba. Ahora seguimos en contacto, su idea es empezar a tope con la pretemporada y dar el salto a Australia, pero requiere de un sacrificio muy grande si el objetivo es volver a donde estuvo en su momento. La clave está en aprovechar su ranking protegido hasta marzo.

Hazme una radiografía de Dani, dentro y fuera de la pista.

Es un chaval muy tímido, pero muy bien chico. Tiene una cosa que para mí es muy importante: le encanta trabajar. Le encanta el tenis, te podría decir que incluso más que a mí, sin duda esto fue uno de los motivos por lo que me lancé. Aparte tiene un físico bueno y le gusta jugar al ataque. Su actitud es bastante buena, le queda mejorar algunas cosas a nivel táctico en las que ya estamos trabajando, pero lo definiría como un jugador fuerte y de ataque.

De Londres os volvéis con una experiencia inolvidable, ¿qué tal por allí?

Es un torneo por invitación que organiza Lacoste donde había seis chicos de diferentes países. Es verdad que jugamos en el mismo sitio donde juegan los profesionales, pero es totalmente diferente, ya que no tienes acceso casi a ningún lugar donde están esos profesionales, lo cual es entendible. Ya estar en un sitio así, en las pistas de entrenamiento donde juegan los mejores y donde los chavales pueden ver a Djokovic, Federer o Zverev, es un regalo. El primer día estaban todos flipando.

Seguro que tú también flipaste un poco.

Después de un año sin viajar por el circuito, me vi sorprendido, la verdad. Es gente con la que he compartido algunos momentos importantes de mi carrera, con muchos guardo una gran relación, aun así me sorprendió la cercanía de algunos. Al estar tanto tiempo fuera, muchos en vez de saludarte se paran y se quedan hablando contigo, te preguntan qué estás haciendo, eso me sorprendió muy gratamente.

¿Alguno más especial que otro?

Djokovic, por ejemplo. También pude ver a Nalbandian o Coria, jugadores de mi época que fueron invitados al torneo, todo mitos. Pero no solo ellos, también estuve con gente de la ATP, encordadores, fisios… todo personas súper amables que se llenaban de alegría al saludarme. Esa sensación es impagable, me dejó súper contento.

Es que Londres es especial.

No es un torneo normal, desde luego. Había estado en muchos torneos pero este es diferente a todos, ya sea por la organización, el sitio o el tinglado que montan durante los partidos. El juego de luces es un auténtico espectáculo, bestial.

¿Y qué tal Dani? ¿Cómo lo gestionó?

Han sido 3-4 días donde no ha parado de flipar (risas). Lo primero, por estar en un sitio como éste y, segundo, por ver que todos estos jugadores se acercaban a saludarme. Él sabe que yo he sido jugador, pero siempre me preguntaba: “¿Y éste te va a saludar?”. Claro, yo no lo sabía, algunos hacía muchos años que no los veía y no sabía si me saludarían o no, se supone que sí. Para él, ver que Djokovic o su entrenador se paraban a preguntarme cómo estoy fue algo alucinante.

Ese día se quedó sin memoria en el carrete.

Se hizo fotos con Kuerten, con Nalbandian, jugadores que, si te digo la verdad, creo que no conocía a ninguno (risas). Son otra generación, todo grandísimos jugadores, pero teniendo en cuenta que tiene 14 años es normal que no los conozca.

Y luego en la competición, un gran torneo con final amargo.

Dani quedó subcampeón, perdimos en la final. Ese domingo no pudo competir como él suele competir. Jugó contra un norteamericano de su edad que ya es de los mejores del mundo, un chaval que venía de ganar Les Petits As y otros premios, juega realmente bien. No sé qué pasó, si es que salió asustado o pensando que iba a perder, pero antes de saltar a la pista la sensación es que ya habíamos perdido.

Dolió más la actitud que el resultado.

Llegar a al final está muy bien, pero cosas así, aunque hubiera sido en una primera ronda de una fase previa, no puedes dejar que pasen. No porque fuera la final, sino porque a un partido no se puede entrar con todo perdido, no se puede abandonar la lucha, hay que seguir corriendo aunque el otro sea mejor que nosotros, poner siempre la mayor actitud de todas para ganar. En ese partido no pusimos todo lo que sabemos. El resultado fue malo por no haber puesto todo lo que un jugador debe ofrecer cada vez que entra a una pista: actitud, entrega y lucha. Eso no se negocia.

De jugador a entrenador, ¿en qué te cambia la vida?

Si te digo la verdad, no hay muchos cambios. Sigo siendo un apasionado del tenis, lo he disfrutado durante toda mi vida y aun lo sigo haciendo, solo que de otra manera. No extraño lo de antes, se ha cumplido una etapa de mi vida y ahora estoy disfrutando igual del tenis pero desde otro punto de vista.

¿Algún objetivo en este nuevo rol educativo?

Lo que intento es enseñar e inculcar todo lo que a mí me pudo ayudar a ganarme la vida como tenista. Soy bastante realista, sé que es un deporte muy complicado, por eso me centro especialmente en que los chavales tengan siempre los pies en el suelo y no dejen de trabajar duro, que le metan ilusión y pasión a diario.

El trabajo mental, importante ya desde la base.

Los jóvenes tienen que ser conscientes de que es un deporte muy complicado, un deporte donde, aun haciendo todas las cosas bien, muchas veces puedes quedarte y no llegar. Tienen que trabajar y ser constantes, pero también tienen que disfrutarlo. Ese es el objetivo que tengo, que con todo el sacrificio que hacen esos niños, no se olviden de disfrutar del tenis, que amen este deporte tanto como lo quiero yo.

¿Qué futuro le ves a Dani?

Si sigue trabajando y poniendo el sacrificio que ahora le pone, llegará un momento en el que todo saldrá bien, suele ser el desenlace a cuando le pones tanto cariño a una cosa.

Tengo que preguntarte sobre el futuro del tenis español, ¿eres optimista?

Ahora que estoy más metido en estas edades, sí te puedo decir que he visto a gente que viene empujando muy fuerte desde atrás. Hay gente que pinta muy bien como puede ser Carlos Alcaraz o Carlos Gimeno. Luego por encima están Kuhn y Davidovich, gente que con paciencia y con trabajo, siempre que no se desvíen, son jugadores que casi al 100% van a por llegar.

Cerramos 2018 con diez españoles en el top100 de la ATP.

El dato es escandaloso, muy bueno, pero en mi época creo que llegamos a ser casi 18 españoles en el top100. Son otras épocas, otras camadas, pero siempre salen buenos jugadores. A veces no valoramos lo suficiente esas camadas, cuando hay tantos jugadores no se le da tanta importancia; luego cuando hay escasez sí que los echamos de menos.

Los datos a veces engañan…

Diez jugadores en el top100 es una cifra buenísima, un dato increíble. Hay jugadores que vienen de atrás y que pintan muy bien, eso es innegable. Al mismo tiempo que habrá otros, que no pintan tan bien ahora, y que al final acabarán viviendo del tenis, eso también te lo aseguro.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter