Jack Sock, motivos para pensar en un jugador histórico en el dobles

Analizamos la progresión de un hombre que ya es considerado por muchos como el mejor doblista del mundo, y que no tiene pareja para 2019.

Jack Sock en Nitto ATP Finals 2018. Foto: zimbio
Jack Sock en Nitto ATP Finals 2018. Foto: zimbio

Quizá muchos se echen las manos a la cabeza al repasar la trayectoria individual de Jack Sock en este 2018; un jugador que el pasado año terminó como top-10 tras adjudicarse el Masters 1000 de París, que ofreció un gran espectáculo en Londres durante la semana final de temporada y que este año se ve apeado del top-100 del circuito ATP. No ha sido la temporada soñada por el estadounidense en dicha modalidad, pero en el dobles la realidad ha superado toda expectativa. Y es que este carismático jugador parece haberse propuesto revolucionar una modalidad relegada a un segundo plano, y vista por muchos como un reducto de veteranos que quieren seguir en activo.

El tenis necesita espectáculo y Sock sabe ofrecerlo, pero es que la habilidad innata de la que goza el norteamericano para esta disciplina es realmente sorprendente. A sus 26 años cuenta ya con tres títulos de Grand Slam en su haber, y transmite la sensación de poder convertirse en una auténtica leyenda. Su asociación este año con Mike Bryan, debido a la lesión de Bob, ha terminado por completar su tenis, dotándole de mayor calma en los momentos cumbre y unos automatismos solo vistos en la mejor pareja de la historia. Campeones en Wimbledon, US Open y Nitto ATP Finals 2018, Mike y Jack se despiden con la satisfacción de las cosas bien hechas.

Embed from Getty Images

"Ha sido un año increíble. Para mí, es muy especial haber podido compartir pista con Mike. Su llamado a inicios de temporada fue una bendición y me alegro de que vuelvan a jugar juntos porque Bob se recupera. Todo esto se lo dedicamos a él, y sé que tengo dos amigos para siempre", desveló el joven Sock. "Voy a entrenar con ellos en pretemporada y veremos si vuelvo a competir junto a Vasek Pospisil el año que viene. Me sentaré con mi equipo para decidir también cómo afronto mi carrera, tanto a nivel individual como de dobles", aseveró tras alzarse campeón en el O2 Arena.

Mike Bryan se deshizo en elogios hacia un Sock que le ha conferido de esa electricidad que él ya no posee tanto, al haber alcanzado los 40 años. "Fue genial compartir este año con Jack. Estoy muy emocionado por terminar nuestra colaboración ganando a los mejores del mundo". Y es que el de Lincoln ha ofrecido aire fresco al bueno de Mike, con un tenis tremendamente intuitivo, imperial con su drive desde el fondo de pista y con una capacidad innata para jugar en la red y anticiparse a las decisiones de los rivales. Que un jugador de 26 años esté entre los mejores del mundo en dobles y haya sido capaz de triunfar con un jugador que ha jugado toda su carrera con su hermano gemelo, demuestra que Jack Sock puede hacer historia en esta modalidad.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes