Tommy Paul o la virtud de saber esperar

Tras conquistar su primer título Challenger a los 21 años, el estadounidense repasa lo duro que ha sido su temporada con una lesión de cinco meses.

El talento de Tommy Paul, incuestionable. Fuente: Getty
El talento de Tommy Paul, incuestionable. Fuente: Getty

Siempre que he hablado con tenista jóvenes, poniendo el cerco por debajo de los 23 años, he notado un mismo lema que les une a todos por igual. Una premisa que les aleja en el tiempo pero que les une en lo mental. “Cada tenista evoluciona a su propio ritmo”. O lo que es lo mismo, cada uno llega cuando tenga que llegar. No hay edad mínima para explotar, aunque si a los 20 ya estás en el top30, es que eres uno de los elegidos. Luego hay otros que, aunque se les caiga el talento de las manos, tardan un un poco más. Tommy Paul ganó hace tres temporadas Roland Garros Junior y toda la prensa estadounidense (también la mundial) puso sus ojos sobre él. Tanta presión acabó haciéndole pequeño y luego las lesiones hicieron el resto. Este fin de semana, con 21 años, el de Nueva Jersey levantaba en Charlottesville el primer Challenger de su carrera. Quizá más tarde de lo esperado, o simplemente en el momento perfecto.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

“Cuando gané el título y me senté en el banco, empecé a pensar en lo duro que ha sido mi año. A principios de temporada todo empezó bien en Australia, me veía jugando bien pero no tenía los resultados que quería. Luego terminé lesionándome y estuve fuera unos cinco meses debido a que la rehabilitación fue muy lenta. Esto es todo en lo que estaba pensando, en lo bueno que ha sido obtener esta victoria aquí”, confiesa el norteamericano en un reportaje con ATP.

Lo curioso es que todo pudo cambiar cuando el torneo le vio caer en la Qualy ante Petros Chrysochos, número 470 del mundo, pero la suerte quiso que fuera repescado como LL. Luego no perdería ni un solo set en sus cinco encuentros del cuadro final. “Ese era el objetivo, es algo que todo el mundo que conozco me lo ha repetido. He estado intentando gestionarlo como he podido, la verdad es que estuvo bien. Definitivamente tuve una actitud competitiva muy alta durante la semana, también me fue muy útil físicamente. Si estoy jugando partidos largos, mi cuerpo no se sostiene bien. Habiendo llegado aquí desde la fase previa, fue una suerte jugar partidos cortos en el cuadro principal, fue importante para mí”, asegura el actual 222 del ranking.

Pero Tommy es exigente con su tenis incluso cuando gana. “Sinceramente, no creo que haya tenido una gran semana con el servicio, pero creo que lo más importante ha sido que he vuelto. Estaba compitiendo muy bien, la única vez en el torneo que no jugué bien fue en los primeros cinco juegos de servicio ante Ivo (Karlovic). No fallaba un primer saque, era muy difícil. Quitando ese momento, siempre sentí que estaba compitiendo muy bien. Cuando me siento así ejerzo mucha presión sobre mis oponentes y eso me ayuda con esos puntos neutrales. Ahí estuvo la gran diferencia a mi favor”, revela el teenager.

Un año de transición hacia el profesionalismo que ha tenido su premio casi en la última página. “Tuve algunos momentos malos este año, no lo voy a negar. Esta es la mejor parte de ganar, hacer un repaso de los partidos que jugaste anteriormente y recordar el lugar oscuro en el que estabas. Hubo muchas ocasiones en las que me fui a casa y no quería pensar en tenis. Ahora mismo todo resulta bueno para mí, tengo todavía dos semanas más de torneos y no me importará en absoluto”.

Pero si hay un factor clave en el día a día de Paul, ese es sin duda Diego Moyano, su entrenador. “Diego es mi roca, si no lo tuviera creo que me saldría del camino. Él me mantiene recto, es el mejor, nadie quiere que yo gane más que él, así que es genial tenerlo. Esta era su última semana del año en el tour, así que cuando perdí en la fase previa y conseguí entrar como LL, le dije: 'Aplaza tus vacaciones porque todavía no te vas a casa’. Es mucho más que tenis, él vive a una milla de distancia de mí y siempre estoy por su casa, muy cerca de su familia. Es un gran tipo, una figura paterna para mí”, valora el estadounidense.

De lejos verá esta semana a sus compañeros de generación Taylor Fritz y Frances Tiafoe, aunque sabe que su momento llegará algún día. “Por supuesto que me hubiera encantado estar allí, pero no me lo gané y tengo que lidiar con eso. Perdí mi oportunidad. Espero que les vaya bien por Milan. No te engaño, estoy muy celoso y quisiera estar allí, pero me quedo con el título de esta semana. Con suerte algún día jugaré las Nitto ATP Finals”.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter