Los 10 regresos más impresionantes de la historia del tenis

Repasamos los episodios más notables de retorno a las pistas tras un tiempo fuera, a raíz de la hazaña lograda por Djokovic este año.

Novak Djokovic, regreso impresionante a las pistas
Novak Djokovic, regreso impresionante a las pistas

Caer para levantarse con más fuerza, tocar fondo para volver a la gloria con energías renovadas. Solo mentes privilegiadas y competidores natos pueden convertir en realidad estas manidas frases, materializándolas en episodios inspiradores para los más jóvenes, y en una demostración de resiliencia fuera de lo común. Novak Djokovic ha conseguido dejar atrás todas sus dudas en una segunda parte de 2018 épica, que se puede comparar con otros regresos a las pistas que impresionaron al mundo. Estos son los regresos a las pistas más impresionantes de la historia del tenis.

Novak Djokovic - 2018

Empezamos por lo más reciente. Muy pocas veces en la historia del tenis mundial, un jugador que comenzó la temporada fuera del top-20 logró terminarla como número 1 del mundo, pero aún en menos ocasiones consiguió algo similar una persona que se llegó a replantear su continuidad en el tenis en el mes de junio. Lo realizado por el serbio será recordado siempre como la demostración de la importancia que tiene el estado de ánimo en un jugador. El serbio volvió a encontrar el espíritu ganador y la ambición, haciendo un click en su mente que liberó el arsenal infinito de potencial tenístico que atesora.

Roger Federer - 2017

Superada la treintena, meses en el dique seco... y una temporada para el recuerdo. El trabajo que realizó el suizo para recuperarse de sus lesiones solo es comparable a la manera de reinventar su tenis para hacerlo más eficiente. Desplegó un nivel impresionante, sometiendo a una de sus bestias negras, como es Rafael Nadal, y sumando dos títulos de Grand Slams que incrementó en el Open de Australia de esta misma temporada, prolongando su estado de excelencia.

Embed from Getty Images

Juan Martín Del Potro - 2016

El argentino estuvo al borde del abismo, planteándose seriamente su retirada del tenis profesional debido a la lesión en su muñeca izquierda que tantos quebraderos de cabeza le ha dado. Intentó retornar a la élite en 2014 y 2015, quedándose en meras escaramuzas donde el dolor persistía. Cuando muchos le daban por perdido, el tandilense hizo su mejor tenis para ser medallista olímpico de plata en Río de Janeiro y campeón de la Copa Davis con Argentina.

Rafael Nadal - 2013

Es difícil quedarse con una sola resurrección de un hombre que ha sufrido tantos imprevistos en su carrera, y que ha logrado salir reforzado de cada uno de ellos. Nadal desafía las leyes de la naturaleza una y otra vez, pero quizá lo que hizo en esa temporada superó todos sus récords. Reapareció en Viña del Mar después de casi ocho meses sin competir, y terminaría la temporada con diez torneos ganados, entre ellos Roland Garros y US Open.

Kim Clijsters - 2009

Un caso histórico el de la belga, que alcanzó su mayor éxito después de haberse retirado del tenis durante dos años. Se convirtió en la primera mujer en ganar un título de Grand Slam siendo madre desde 1980, con su triunfo en el US Open 2009 en una final memorable, recordada por la polémica reacción de Serena Williams con una juez de línea. Prolongaría su carrera unos años más, ganando el US Open 2010 y el Open de Australia 2011.

Embed from Getty Images

Serena Williams - 2007

La estadounidense experimentó problemas de todo tipo entre 2005 y 2006, que hicieron pensar en un ocaso tempranero de una estrella. En 2006 solo jugó cuatro torneos, pero al año siguiente lograría alzarse campeona en el Open de Australia, sin ser cabeza de serie. Fue un claro aviso a navegantes del imperio que establecería en los próximos años, en cuanto recuperara continuidad, ya que terminó el 2008 como número 2 del mundo y el 2009 como mejor jugadora del planeta.

André Agassi - 1998

La trayectoria impecable de uno de los mejores de la historia se frenó en seco en 1997, debido a una grave lesión de muñeca. El estadounidense atravesó serios problemas personales, perdió el amor por el tenis y se veía totalmente perdido. Jugó tan solo 24 partidos y terminó la temporada en el puesto 141 del ranking ATP, pero al año siguiente volvió a brillar, sumando cinco títulos, terminando sexto en el ranking y poniendo las bases para una de sus mejores temporadas, como fue la de 1999, donde sumó dos títulos de Grand Slam y se aupó al número 1 del mundo.

Mónica Seles - 1995 y 1996

Nunca volvió a ser la que fue tras el apuñalamiento sufrido por un aficionado, pero la estadounidense emocionó al mundo del tenis con su título en el Open de Australia 1996. Muchos consideraban que ni siquiera iba a poder volver a competir con garantías de éxito, pero Seles completó una remontada heroica en la final del torneo oceánico ante Anke Huber, en lo que fue una especie de despedida en la cumbre para uno de los mayores talentos rotos por un agente externo.

Embed from Getty Images

Hay múltiples ejemplos de profesionales que, una vez tomada la decisión de retirarse, volvieron a jugar limitando sus apariciones al circuito de dobles. Martina Navratilova, Lleyton Hewitt o Martina Hingis son claros ejemplos de ello. Pero no todo son historias hollywoodienses de superación personal, sacrificio y éxito rotundo. También hay casos de grandes leyendas afanadas por retornar e imponer su ley, que se toparon con la cruda realidad del inexorable paso del tiempo.

Björn Borg - 1991, 1992 y 1993

Siete después de retirarse de forma prematura, el sueco decidió probar suerte en el circuito, desafiando a la modernidad al decidir jugar con una raqueta de madera. Fue una operación de marketing estrechamente ligada con sus problemas financieros, y que deportivamente acabó siendo un desastre. Disputó 12 partidos, encajando en todos ellos derrotas contundentes y pudiendo ganar apenas tres sets.

Thomas Muster - 2010 y 2011

El austriaco quiso probar suerte en la élite a los 44 años, y después de 11 años fuera de las pistas. Calentó el ambiente con declaraciones desafiantes y repletas de confianza en sí mismo, próximas a la arrogancia. Jugó 27 partidos, la mayoría de ellos en el ATP Challenger Tour, y tan solo pudo ganar dos: a Leonardo Mayer, en Todi, y a Borut Puc en Ljubljana. "Lo que opinen mis compañeros no me importa. Esos que dicen que estoy destruyendo mi reputación, se olvidan de que mi nombre está en la historia del tenis y de Roland Garros. Quiero volver a sentir la adrenalina de jugar los torneos más importantes, sé que puedo hacerlo", aseveraba un Muster que se acabó rindiendo a la evidencia.

Embed from Getty Images

¿Cuál te parece el ejemplo más representativo de un regreso triunfal, inesperado y meritorio? ¿Añadirías algún episodio más a nuestra lista?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter