Verdasco vuelve a ‘cumplir’ los 30

El madrileño no lograba tantas victorias (33) desde 2011 (36). No son sus mejores números, pero muestra una mejoría respecto a temporadas anteriores.

Fernando Verdasco, un veterano que todavía pisa fuerte. Fuente: Getty
Fernando Verdasco, un veterano que todavía pisa fuerte. Fuente: Getty

Hace ya cinco calendarios desde que Fernando Verdasco entrara en una nueva etapa de su vida y alcanzara la treintena de edad, una época que, según los estudiosos de la época moderna, el tenista encuentra una mayor madurez para gestionar su profesión. Pero hacía mucho más tiempo desde que el madrileño no alcanzaba ‘la otra treintena’, la de las victorias por temporada. Concretamente, el español no lograba tantos triunfos en un mismo año desde 2012, cuando paró el contador en 32 victorias. Pues bien, este curso ha subido un escaloncito más y ha detenido la cuenta en 33. Un estadística notable que no esconde algunas lagunas que también le acompañaron durante este largo camino.

Si por algo destaca la presente temporada es, sin duda, por la cantidad de torneos que ha disputado Verdasco a lo largo de estos once meses. ¡28 torneos! Una barbaridad para tratarse de un jugador que convive en el top30. De hecho, haciendo un repaso a su historial, Fernando no hacía tantos viajes en un mismo año desde hace justo una década, cuando firmó un balance de 45-27 en 2008 y, como recompensa, un título en Umag. Este curso lo único que se ha visto repetido han sido el número de concursos, ya que a las 40 victorias no pudo llegar y el premio de levantar un trofeo se le resistió en Río de Janeiro, la única plaza donde consiguió avanzar hasta la final.

Diego Schwartzman fue el rival que le impidió conquistar Brasil en lo que hubiera significado el segundo ATP 500 de su carrera tras el cosechado en Barcelona en 2010. Pero como ya decimos, el argentino le apartó de ese bonito objetivo en la final. A quien sí pudo tumbar es a Dominic Thiem en los cuartos de final, una de las tres victorias frente al top10 que Fernando firmó este curso. Las otras dos, ambas ante Grigor Dimitrov, llegaron en los torneos de Indian Wells y Roland Garros. Mención merecen también otros triunfos ante jugadores de renombre como Fabio Fognini, Gael Monfils, Roberto Bautista o Andy Murray por partida doble. Aunque a este tipo de sorpresas ya nos tiene acostumbrados.

Es el peligro de ubicarse tantas veces lejos de los cabezas de serie, que en las primeras rondas puedes toparte con cualquiera. Aunque siempre estará más asustado el rival al que le toca Verdasco, que el propio Fernando. Ya sabemos cómo es el tenis, que no siempre se cumple la ley del más fuerte, una regla que en ocasiones también perjudicó al español. Dolorosas fueran las derrotas este año ante Maximilian Marterer en cinco sets en segunda ronda del Open de Australia, la de tercera ronda de Indian Wells ante un inspirado Taylor Fritz, el batacazo en Hamburgo frente a Thiago Monteiro en octavos de final o la oportunidad que se le escapó de meterse en la final de Shenzen después de verse remontado ante un combativo Yoshihito Nishioka. Muchas experiencias, buenas y malas, en una de las temporadas más largas del tenista madrileño.

En el recuerdo quedará siempre el haber alcanzado las 500 victorias como profesional justo en el torneo que siempre hubiera elegido, el Mutua Madrid Open. Una estadística que muestra la vigencia de este hombre en el circuito ATP. Pero lo más llamativo, después de disputar 28 torneos y estar a diez días de cumplir los 35 años, es ver su nombre en el puesto número 28 de la clasificación. La verdadera recompensa de haber cumplido su objetivo a base de sacrificio, intensidad, constancia y ese impulso de energía que no te permite bajar la cabeza. Cada semana, una nueva oportunidad. Seis años después, Fernando vuelve a superar las 30 victorias en el tour. Ya sin nada que demostrar, todo lo que reste de carrera será disfrutar.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes