Khachanov avanza a su primera final de Masters 1000

Supera a Thiem en dos mangas y avanza a la final más importante de su carrera. Doce años después, un ruso buscará el título en París-Bercy.

Nueva lección de Karen Khachanov y a la final de París. Fuente: Getty
Nueva lección de Karen Khachanov y a la final de París. Fuente: Getty

ueve años después, un tenista ruso volverá a pelear por levantar un título de Masters 1000. Karen Khachanov ha sido el hombre capaz de dejar atrás el recuerdo de Nikolay Davydenko en Shanghái 2009, aunque aquel cuadro terminó con triunfo del ex número 3 del mundo. De momento, Karen se ha deshecho este sábado de Dominic Thiem de una forma cómoda y rápida (6-4, 6-1) y tiene ya la bandeja asegurada. Luchando por cerrar el año lo más cerca posible del top10, este chico de 22 años tendrá difícil dormir esta noche a pierna suelta. Mañana en París-Bercy le espera la cita más importante de su carrera.

Era un choque inédito y eso siempre es interesante de ver. Por primera vez estos dos hombres, con tres años de diferencia entre ambos, se enfrentaban sobre una pista con un objetivo que siempre apetece: pelear por levantar un Masters 1000. Tenía que ser París-Bercy, uno de los cuadros donde más sorpresas suele haber. Alguno hay que todavía no se explica como la final del curso pasado pudo ser Sock-Krajinovic. Estaba claro que sería un duelo marcado por la potencia, la rapidez de piernas y el acierto en momentos clave, tres cosas que Khachanov gestionó a la perfección durante el primer set. Sacó bien, controló la situación desde el fondo de la pista y supo sacar el diente cuando el marcador estaba 4-4. Cierto es que luego tuvo que hacer frente a dos bolas de break, pero el ruso estaba crecido y no le tembló el pulso. La primera manga llevaba su nombre, tenía pie y medio en la final.

Tan solo era un parcial de por medio pero, como siempre, las sensaciones decían otra cosa. A Thiem parecía que le costaba, en ocasiones llegaba un segundo tarde a las bolas, además de tener un día negro con su primer saque en cuanto a porcentaje. Claro, estos síntomas te mandan al agujero si te estás enfrentando a uno de los tenistas más duros con el saque, un Karen que está acabando la temporada de dulce y al que ya no le quedan más balas por gastar que la de París. Quizá Londres pudo descentrar en algún momento a un Dominic que ayer aseguraba su clasificación matemática, aunque sería injusto no destacar que Khachanov fue superior al austriaco en la mayor parte del combate.

El segundo set empezó con un nuevo drama para el octavo jugador del mundo, un nuevo break. Sin embargo, esta vez la reacción sería mejor, un contrabreak que le daba algo de aire, al menos le daba la certeza de que romper el servicio de Karen era posible. Una alegría que llevaba persiguiendo más de una hora y que no le iba a servir de nada. En el juego siguiente, el ruso volvía a tomar distancias y esta vez, incluso lo confirmaba con un nuevo juego al saque. La película ya tenía un final escrito y era con el ruso sacando el billete hacia su primera final de Masters 1000. Mañana le espera Novak Djokovic o Roger Federer. Como diría el refrán, que intente disfrutarla.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes