Stephens somete a Osaka a una tortura mental

La estadounidense jugó un partido muy inteligente y supo encontrar soluciones al tenis incisivo de una Osaka demasiado errática e inestable

Sloane Stephens en WTA Finals Singapur 2018. Foto: zimbio
Sloane Stephens en WTA Finals Singapur 2018. Foto: zimbio

Insondable, inquietante y desconocido aún en gran parte de su funcionamiento. Así es el cerebro humano, y si hubiera una actividad a través de la cual poder investigarlo, el tenis sería firme candidato. La oleada de emociones que experimentan los tenistas profesionales en duelo de alta intensidad y relevancia es inabarcable, siendo el más tenaz, persistente y sólido quien sale ganador. Sloane Stephens hizo una demostración no solo de gran tenis, sino de capacidad mental para serenarse en momentos cumbre e improvisar con su tenis sobre la marcha, adaptando el esquema de juego a los vericuentos de un encuentro apasionante ante Naomi Osaka.

Había gran expectación por ver este primer asalto de dos de las jugadoras del momento a las WTA Finals Singapur 2018. Parecía partir con la vitola de favorita la mediática Naomi Osaka, y lo peor es que ella también lo consideró así. La actitud de la habitual serena tenista nipona, dejó traslucir una autopresión que solo puede entenderse con una aseveración categórica: Osaka sentía que debía ganar este partido porque era mejor. No fue así, sucumbiendo su juego incisivo a una versión espectacular de la estadounidense.

Embed from Getty Images

Osaka tuvo uno de esos días faltos de inspiración; para una tenista tan agresiva como ella, que hace y deshace con su juego sin especular, no sentirse cómoda puede ser letal si no se atesora mucha calma para gestionar emociones y buscar alternativas. Lejos de hacer esto, Naomi fue a tirones, manteniéndose en el partido ante una Stephens muy consistente y que jugaba profundo sin necesidad de asumir excesivos riesgos. Daba la sensación de que Osaka caminaba en el alambre haciendo equilibrismo y Stephens estaba cómoda, y así se desprendió del final de la primera manga, cuando Sloane dio un zarpazo y ganó 7-5.

En el segundo parcial, Naomi se puso el mono de trabajo y comenzó a jugar con más primeros servicios y lograr golpes ganadores con el paralelo. Stephens dio un ligero paso atrás en la pista, algo más contemplativa de lo recomendable y perdió seguridad en su tenis. Se igualó el marcador, y todo se decidió en una tercera manga que supuso una demostración hercúlea de Stephens en cuanto a estrategia y fortaleza mental. Saltó a pista con energías renovadas, metiéndose en pista, asumiendo riesgos y arrebatando la iniciativa a una Osaka impotente ante ese cambio de rumbo.

Fue muy superior la estadounidense, que acabó imponiéndose por 7-5 4-6 6-1 con sublimes sensaciones y una notable confianza. Habrá que tener en muy en cuenta a Sloane Stephens en estas WTA Finals Singapur 2018, habiendo dado un paso adelante importante para poder clasificarse. Naomi Osaka tendrá que tirar de calculadora y procurar ganar sus dos partidos restantes para seguir con opciones de clasificarse.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes