Andrea Petkovic: “Cuando eres joven, crees que todo en tu vida será bueno”

La tenista alemana muestra su madurez en esta entrevista de cierre de temporada. “Ya no le doy tanta importancia a lo que la gente piensa de mí”.

Andrea Petkovic golpeando de revés. Fuente: Getty
Andrea Petkovic golpeando de revés. Fuente: Getty

Ya puede estar más arriba o más abajo en el ranking, que Andrea Petkovic siempre será de las raquetas más queridas del vestuario femenino. La tenista de Tuzla, aunque nacionalizada alemana, ha visto renacer su juego en este último tramo de temporada, motivo más que suficiente para sentarse a analizar su carrera profesional y las diversas etapas por las que ha tenido que pasar. La ex número 9 del mundo refleja en Last Word On Tennis una madurez propia de la treintena y unos objetivos muy diferentes a los que pudo haber tenido hace una década.

Lamentablemente, hablar de Andrea Petkovic es hablar de lesiones. Y varias. "Lo más duro fue la forma en que llegaron esas tres lesiones, sin duda dejaron una gran cicatriz mental. Fueron tres lesiones seguidas, parecía que cada vez que superaba un gran desafío en mi vida y estaba de vuelta, otro obstáculo aparecía detrás de mí, una nueva lesión para volver a empezar de cero”, recuerda la germana sobre aquel año 2012 tan duro. “Cuando eres joven e ingenua, crees que todo será bueno en algún momento de tu vida. Aquí fue la primera vez que empecé a dudar de esto e, inevitablemente, eso también se introdujo en mi tenis. Ya no era tan ingenua e idealista, sabía que las cosas podían salir mal”.

Aquellas lesiones le apartaron del tenis durante unos cuantos torneos, pero lo peor no fue el camino, sino el regreso. “Todo estos parones me produjeron mucha desconfianza en la cancha, me llevó mucho tiempo superar eso para volverme, mentalmente, una jugadora más fuerte y más dura. Me sentía tremendamente frágil después de aquello”, asegura la campeona de 6 títulos WTA, aunque el último que levantó data ya del curso 2015.

"Desearía haber tenido esto de vuelta al top10, cuando fuera mayor y más sabia. Por aquel entonces era más como un cara a cara con otras personas, todos dudaban de mí y yo solo pensaba en demostrar lo que valía, pero realmente no disfrutaba la satisfacción que tenía por mí misma. Logré superar mis propias dudas y ahora creo que soy más madura, ya no le doy tanta importancia a lo que la gente piensa sobre mí, sobre mi tenis o sobre mi carrera”, confiesa una Petkovic que ya nunca volvió a la élite mundial, reservada en la zona baja del top100 con algunos picos altos de forma de vez en cuando.

Este calendario, por ejemplo, vimos por momentos una gran versión de la alemana. “Creo que he jugado muy bien al tenis en los últimos tres o cuatro meses, desde Roland Garros he estado jugando muy bien. Es muy emocionante enfrentarme a jugadoras como Julia (Goerges), que ha tenido una temporada tremenda y ahora es una de las mejores jugadoras del mundo, así que realmente necesito estos desafíos para ver dónde estoy, siento que mi tenis realmente ha mejorado en el transcurso de las últimos meses. Ya jugué un gran partido contra Ostapenko en el US Open, aunque perdí, pero fue un partido de alta calidad, así que tengo muchas ganas de jugar contra los 10 mejores y los 20 mejores jugadoras para ver dónde estoy y ver cuán de afilada está mi espada”, valora la bosnia de nacimiento.

Para confirmar esta mejoría, basta con ver sus últimas marcas sobre la pista: semifinales en Guangzhou, cuadro final en Beijing, semifinales en Linz y cuartos de final en Luxemburgo. Un final de temporada que le ha dado un empujón hasta el top65 para irse de vacaciones con la mente y el cuerpo en orden.

"Es una época donde se pueden ver a muchos jugadores, todo el mundo vuelve de Asia sintiéndose muy cansado y agotado. Físicamente es duro, hay varios dolores, nada terrible pero sí pequeñas lesiones se arrastran en el transcurso de la temporada, pero al final todas ponemos todo en China, son grandes torneos y hay una gran cantidad de premios y puntos en juego. Luego volver a Europa siempre es divertido de alguna manera, estás cerca de casa para muchos de los jugadores europeos, además de que los torneos indoor siempre son divertidos de jugar. Sin viento, sin sol, así es el tenis puro, pero el cuerpo ya no está tan fresco, obviamente. Al final siempre se trata de mantener el cuerpo y la mente en constante equilibrio”.

Comentarios recientes