¿Por qué los Grand Slams deciden sus formatos de competición?

¿Es justo que en Roland Garros o Australia no haya tie break en el último set, que en Wimbledon se active con 12-12 y en el US Open con 6-6?

Wimbledon. Foto: AELTC
Wimbledon. Foto: AELTC

Hoy se ha conocido que Wimbledon abrirá las puertas del tiempo para introducir el tie break en el set definitivo, también para la modalidad individual. Lo que viene haciendo el US Open desde hace ya muchos años, se ha convertido hoy en realidad. No es una decisión cualquiera. Los Juegos Olímpicos y la Copa Davis la tomaron en 2016. El tenis se batía, y sigue batiéndose en otros aspectos, en duelo entre la épica y el progreso. Entre la tradición y el presente, entre el valor de lo genuino y las necesidades del ahora.

Lo que ha decidido el torneo inglés, que ya fue pionero en otros momentos de la historia a la hora de introducir desempates en el formato de competición, no es una decisión cualquiera. Wimbledon está visto por todo el tenis como el torneo más arraigado. Que ellos crean que hay que romper ciertas reglas históricas ahonda aún más en la importancia de lo decidido. Pero como siempre, Wimbledon, la cuna del tenis, se ha quedado a medio camino, pues no ha optado por el desempate clásico (con 6-6). Con este comunicado expresaba el All England Lawn Tennis Club su deseo por introducir la muerte súbita:

"Hasta llegar a esta decisión, el Comité de AELTC buscó la opinión de jugadores y árbitros, analizó dos décadas de datos de partidos y consideró otros factores, entre ellos, la complejidad de la programación televisiva y la experiencia del espectador. Nuestra opinión era que había llegado el momento de introducir un método de desempate para los partidos que no habían llegado a su conclusión natural en un punto razonable durante el set decisivo. Si bien sabemos que los partidos que se extienden en el set final son raros, creemos que un desempate llegado al 12-12 establece un equilibrio equitativo entre permitir que los jugadores tengan la oportunidad de completar el partido rompiendo el saque de su rival, al tiempo que ofrecemos la certeza de que llegará a una conclusión en un plazo aceptable".

Personalmente me parece que Wimbledon vuelve a situarse en una posición inteligente. Su comunicado, en fondo y forma, es equilibradísimo, porque recoge y unifica dos sentimientos encontrados, los integra con naturalidad y respeto. Ninguno de ellos pierde valor: hay un punto de épica, otro punto de valor por conseguir ganar por diferencia de dos en el set definitivo, sin que un desempate lo reduzca todo a un detalle, y un punto que establece un límite temporal por el que nació el desempate (el tenis tiene una meta final que no impone un cronómetro) y en el que se acota el formato competitivo para que el jugador no acuse más desgaste y para que el espectador y las televisiones sepan que el partido tiene un fin no prolongado.

Pero en mi opinión, con lo que no estoy de acuerdo, es con maniobrar, motu proprio, con el formato de competición. Creo que los torneos saben diferenciarse a través de usos y costumbres que han formado identidad: vestimenta blanca; jornadas nocturnas; hierba, pista dura o tierra batida; pistas gigantes; supersaturdays, middle sundays; público genuino; techos retráctiles y multitud de detalles y aspectos que definen a cada uno de los Grand Slams. Pero me cuesta comprender que entre en juego la independencia y autonomía de cada Grand Slam para decidir libremente sobre el formato competitivo.

Así está firmado en los estatutos pero no le encuentro sentido. Entiendo que un Grand Slam se jueguen siete partidos a cinco sets durante dos semanas y que se diferencie de un Masters 1000 o un ATP 500 en su formato de competición porque al fin y al cabo van unidos a esos cinco sets, en el caso de los chicos, un prestigio, una puntuación por ganar (2000 puntos) y una recompensa económica acorde. Pero diferenciar formatos de competición entre Grand Slams me cuesta entenderlo.

¿Tiene el mismo valor ganar un set decisivo -tercer o quinto set- en el US Open, en Wimbledon o en Roland Garros? En el primero se jugará un tie break con 6-6 en el marcador; en el segundo se jugará un tie break con 12-12 en el marcador mientras en el tercer caso no habrá tie break en el set definitivo. Sinceramente, no le encuentro sentido. Esa diferenciación no viene generada por una distinción. Son formatos diferentes para torneos de misma categoría. Y creo que eso debería llevar, desde la ITF, un criterio unificado.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes