El emperador Djokovic vuelve a reinar en Shanghái

El tenista serbio Novak Djokovic se proclamó campeón del Masters 1000 de Shanghái, al deshacerse en dos sets del croata Borna Coric.

Novak Djokovic en Shanghái. Foto: Getty Images
Novak Djokovic en Shanghái. Foto: Getty Images

No hay discusión y obviamente tampoco hay debate. Novak Djokovic es el mejor tenista del momento y quien diga lo contrario miente. En cada partido, el serbio se encarga de disipar toda duda, siendo su manifiesta superioridad contraproducente para que se le valore lo suficiente. Djokovic lo hace todo tan fácil que parece no tener mérito lo que está consiguiendo en este 2018.

El de Belgrado parece decidido a terminar el año por la puerta grande. Si logra alzarse campeón en París o Londres, cerraría posiblemente el año en la cima del tenis mundial, y todo esto tras superar un bache físico y mental en el primer tramo de la temporada, donde se le vio con ciertas caras de impotencia cada vez que caía derrotado ante tenistas con menos nivel que él. Ahora parece que ha encontrado la tecla y se comienza a parecer al Djokovic dominador que se vio en el año 2015.

A día de hoy, la diferencia entre el número tres del mundo y el tenista croata parece abismal, y Djokovic no dio opción alguna al tenista nacido en Zagreb. En el primer set, el serbio comenzó imparable con su servicio, aprovechando los errores del tenista croata, que tiene un gran servicio y uno de los mejores reveses a dos manos del circuito, pero que peca en exceso de su inconsistencia mental, lo que se traduce en continuos errores no forzados. Estas circunstancias, unidas a los mejores porcentajes del balcánico y a su nula concesión de oportunidades de 'break', permitieron al segundo cabeza de serie del torneo apuntarse la primera manga por un incontestable 6-3.

[getty:1052032190]

En la segunda manga Borna Coric se soltó algo más, pero más por desesperación que por esperanza. Se vio totalmente desesperado y quiso, al menos, proveer al público chino de cierto espectáculo. Incrementó su ritmo de piernas y acertó en algunos golpes inverosímiles que le dieron moral, especialmente en el tercer juego del set cuando Nole ya iba 2-0 arriba. Sin embargo, Djokovic hizo uno de sus mejores partidos al servicio, perdiendo tan sólo tres puntos con su primer servicio y dejando sin oportunidad a Coric de pelear por el partido. Así de fácil y así de desesperante para su rival que vio como el serbio cerraba la segunda manga por 6-4.

Borna que fue aplaudido por todo el público chino puede irse orgulloso de Shanghái, al haber mostrado un gran juego a lo largo de esta semana. Además, ha dado un paso adelante crucial en su lucha por consolidarse en la élite del tenis mundial. Por su parte, Djokovic sigue haciendo historia, y dando lecciones de diplomacia y saber estar. Se lanzó a pronunciar unas frases en chino al finalizar el encuentro, para regocijo del público local. Y es que da la sensación de que como ganar le resulta tan cotidiano en estas últimas fechas, el serbio busca motivaciones en otras cuestiones, como por ejemplo, ganarse al público de todo el mundo. Si se lo propone lo conseguirá, al igual que pelear con Roger Federer y Rafael Nadal por convertirse en el mejor tenista de la historia.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes