Daniil Medvedev y un dulce destino

El ruso de 22 años ha ganado esta temporada los tres primeros títulos de su carrera. Todos ellos fueron derrotando en la final a un tenista local.

Daniil Medvedev posa con su primer ATP 500. Fuente: Rakuten Open
Daniil Medvedev posa con su primer ATP 500. Fuente: Rakuten Open

Si jugar en casa vale doble e incluso te hace favorito (eso dicen algunos), Daniil Medvedev tiene que estar hecho de otra pasta. El joven ruso de 22 años conquistó Tokyo este domingo después de tumbar en dos mangas y sin pestañear al favorito local. No le importó que el público no estuviera con él, tampoco la falta de experiencia en su primera final de un ATP 500, él salió ahí fuera y demostró que ya está preparado para optar a conquistar mayores. Así lo resumió el propio jugador al finalizar el encuentro, con un dato espectacular y una sonrisa que no le cabía en la boca.

“Bueno, tengo que decir que le gané a Alex De Miñaur en Australia, a Steve Johnson en Estados Unidos y hoy a Kei Nishikori en Japón. Estos han sido mis tres títulos esta temporada, mis tres primeros títulos como profesional. Supongo que es cosa del destino. Creo que hoy jugué increíble, siempre es un placer enfrentarse a un jugador top. He ganado siete partidos esta semana y solamente he perdido un set, que además fue en la fase previa. Solo puedo estar tremendamente feliz”, confesó el hombre que tuvo partir desde la Qualy hasta llegar al último partido del torneo con opciones.

Como bien repasa Daniil, su 2018 será recordado por esos títulos en Sidney, Winston-Salem y Tokyo… de momento. En esta época de potencia y pólvora desde el fondo de la pista, el ruso tiene margen de mejora y un futuro prometedor por delante. “Por supuesto, pienso que ahora mismo el servicio es el factor más importante del tenis, el golpe definitivo, normalmente un solo break puede decidir un set. Ya empecé el torneo muy fuerte, solo me han roto el servicio una vez, creo que fue en los cuartos de final. Como te he dicho antes, todas estas noticias hacen que esté tremendamente feliz”, aseguraba el de Moscú.

Pero todos estos pasos hacia delante no crean que se quedan en aguas de borrajas. Ni mucho menos. El mayor premio para Medvedev será despertarse mañana muy tarde (habrá que celebrar el títulos hasta altas horas) y descubrir que el mejor ruso del ranking no se llama Karen Khachanov, ni Andrey Rublev, ni Evgeny Donskoy. El mejor tenista ruso del ranking ATP a partir de mañana será él, ocupando la plaza número 22 de la clasficación. Una plaza que, pese a no ser tan popular como el resto de rusos de su generación, jamás llegaron a ocupar ni Rublev ni Khachanov.

“Mi principal objetivo ahora mismo y hasta que termine la temporada es ganar cada partido que dispute. Las fases previas son realmente difíciles y no puedo permitirme perder en ellas, aunque aquí tuve un partido bastante duro en la última ronda ante Gerasimov, un jugador increíble que además es gran amigo mío. Si él me hubiese ganado ese encuentro, yo no estaría aquí ahora mismo celebrando el título en Tokyo. Así que prefiero seguir con esta mentalidad, partido a partido”, concluyó Daniil en su speech en el micrófono. Parece ser que este chico tiene las ideas bastante claras.

Comentarios recientes