Jorge Camiña: “Puede que éste haya sido mi último Mundial”

Con 71 años y tras ganar por sexta vez el Campeonato Mundial de veteranos, el vizcaíno confiesa que se acerca el final. “Hay que saber cuándo dejarlo”.

Jorge Camiña durante el último Mundial de veteranos. Fuente: RFET
Jorge Camiña durante el último Mundial de veteranos. Fuente: RFET

Después de 38 minutos de entrevista, la respuesta del protagonista no puede definir mejor al personaje: “¿Ya está? Ha sido muy corto”. Jorge Camiña (Vizcaya, 1947) acaba de ganar con 71 años su sexto Campeonato Mundial individual de veteranos y el decimocuarto por equipos. Sin embargo, los años más productivos de su vida no los pasó con una raqueta en la mano, sino en un despacho. Esa fue su decisión; si hubiera sido otra, también lo hubiera logrado. Solo escuchando el ímpetu, la pasión y la energía que desprenden sus palabras, uno se da cuenta que Jorge hubiera podido ser en la vida lo que se hubiera propuesto. Sobre todo si está relacionado con el deporte.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

En el circuito se le conoce como el Nadal de los veteranos y sobran los motivos para entenderlo. Títulos, títulos y más títulos abastecen su palmarés, pero esto no es lo más grande de su historia. Su sencillez y nobleza son las dos balas que más marcan cuando hablas con él. Todavía con la medalla caliente brillando en el pecho, Jorge nos deja una exclusiva que para nada esperábamos: el final del camino. Todavía no es oficial, pero la idea ya ronda en su cabeza.

Recién aterrizado de Croacia y otra vez campeón. ¿Cómo ha ido?

Pues este año nos hemos ido a Umag a jugar por un contrato de la ITF para que se celebre allí el Mundial durante tres años. La primera semana jugamos el Campeonato del Mundo de selecciones nacionales, al estilo Copa Davis, y lo hemos ganado por sexto año consecutivo. De número 1 iba yo, de número 2 Luis Flor, de número 3 Jairo Velasco y de número 4 Salvador Langa. Tres catalanes y un vasco.

Pero el Nº1 eres tú, que has ganado también el individual.

Hay mucho apoyo de las Federaciones para que luego también nos podamos quedar a jugar el Campeonato Mundial individual, que es la semana siguiente en el mismo sitio. Y esa también lo he ganado yo, sí, por segundo año consecutivo.

¿Qué desayunáis en Vizcaya?

Yo creo que con el agua de la ría ya vale (risas). Soy de comer, pero vamos, todos nos cuidamos, aquí vienen los mejores del mundo. De normal entreno unas 2-3 horas al día para mantenerme en un nivel muy aceptable. Pero fíjate, te diría que la clave es la ilusión por seguir ganando.

Tienes 71 años, ¿notas que cada día juegas mejor?

Sin dudarlo, cada día juego al tenis bastante mejor. Jairo Velasco y yo somos los únicos que hemos ganado en todas las categorías posibles con la selección, desde los 35 años. En total son catorce campeonatos del mundo de selecciones. Luego, además, he ganado seis individuales.

Imagino que según vais subiendo de categoría, el nivel irá disminuyendo.

Efectivamente, tiene que bajar, pero sigue habiendo mucha participación. Este año en +65 hubo un cuadro de 128 jugadores, en el de +75 fueron unos ochenta y en el de +85 estuvo cerca de cuarenta jugadores. La gente todavía juega mucho… ¡y juega bien! De los que yo conozco de mi edad, te traigo los diez mejores y alguno de 60 años se lleva un susto. Y si te viene gente de 80 igual, juegan mucho.

O es muy fácil o tú eres muy superior.

¡No es nada fácil! Este año en la final le gané a un ex Copa Davis sueco que venía de ganarle a Jairo Velasco en cuartos de final. Yo le gané 6-4 y 6-0, tiene un año y medio menos, pero es un disparate lo que juega, muy peligroso, creo que puede ser el próximo número 1 y campeón del mundo. ¡Pero de muy superior nada! Entre los cinco primeros puede ganar cualquiera. Es verdad que yo estoy jugando muy bien, físicamente me encuentro extraordinario, me cuido. Pero siempre me he cuidado.

¿Dónde está el secreto entonces?

A parte de una buena preparación, hace falta una muy buena mentalidad. Yo la tengo, de hecho mi mayor virtud es el afán de lucha. Bueno, por ahí fuera se me conoce como el Nadal de los veteranos (risas). Yo nunca me rajo, a no ser que esté lesionado. En 40 años he sumado 699 victorias a nivel ITF y solo 20 derrotas, ganando más de 110 torneos.

¿No es peligroso forzar tanto la máquina?

Ahora voy cediendo, ya no juego tantos torneos. Hace diez años tuve un ictus cerebral y bajé el pistón, pero al año y medio ya volví otra vez a tope. Ahora no noto nada, gracias a Dios, pero al hacer deporte tengo que tener un cuidado extremo con las pastillas o el colesterol porque hay riesgo de que se me pueda reproducir.

Hablamos de tenis pero en su día llegaste a ser Olímpico con otro deporte.

En el hockey fui olímpico en Munich 1972. Dejé el tenis a los 18 y lo volví a coger cuando volví de la Olimpiada, a los 31 años. En aquella época los padres te hacían estudiar para ganar dinero y el tenis no daba dinero. Santana ganó Wimbledon en aquella época y creo que ganó 65.000 pesetas. Esto ahora es una miseria comparado a lo que se llevan actualmente. Pero a mí me gustaba mucho el hockey, jugar con la selección e ir por todo el mundo era como un sueño.

¿Se gana dinero con esto?

No. En el Mundial te dan algo, pero muy poco. A los buenos nos subvencionan todo los sponsors para poder viajar y jugar el torneo. Actualmente el reglamento solo te coge los puntos de los cuatro mejores torneos que hagas al año, aunque juegues 20, para que no aparezca el típico ricachón que pueda ir a todos los torneos y sume más puntos para ser el Nº1. Tú puedes jugar 80 torneos que solo te van a coger los cuatro mejores.

¿No se agota esa ilusión?

Pues mira, te lo voy a decir aquí y ahora. Estoy prácticamente decidido a dejar la gran competición el año que viene. Jugaré algún torneo, algún compromiso, pero voy camino ya de colgar la raqueta. La gente cree que es fácil, pero hace falta mucho esfuerzo.

¡No me digas!

En este momento que me pillas un poco caliente después de ganar… te diría que el final está cerca. La ilusión ya es relativa, cuando estás en la pista claro que hay ilusión, a mí me gusta ganar hasta a las canicas. Pero luego al tercer día lo piensas y es un torneo más. Mi familia ya me está pidiendo que afloje, hay mucho sacrificio detrás que no se ve.

Es que son 71 años, el esfuerzo se multiplica a estas edades.

Mucho, mucho. Cada vez más. Y nosotros hacemos los partidos a tres sets completos, no como McEnroe y compañía que hacen exhibiciones a un set y luego un tiebreak.

¿Qué tal llevas el viajar?

El año pasado me tocó ir a jugar a Orlando, he jugado seis veces en Australia, en Sudamérica, en Sudáfrica… y luego cada dos semanas intento jugar un torneo bueno. Siempre he sido muy deportista, he sido campeón de pádel también, el deporte me ha acompañado toda la vida y ahora es difícil dejarlo.

Has empezado diciendo que físicamente estás extraordinario y, sin embargo, ves cerca la retirada.

Es que de tenis he mejorado muchísimo, pero con la edad milagros no hay. Me encuentro genial para jugar a mis 71 años y un peso de 63 kilos. Juego al tenis mejor que hace 20 años, seguro. ¿Mejor que hace seis años? También, sin dudar…

Algún récord habrá por ahí que te haga seguir…

¿Más récords? Tendría que falsificar los resultados (risas). He ganado más de cien torneos ITF, seis Mundiales individuales, catorce con la selección, un campeonato mundial de dobles, catorce campeonatos de Europa individuales, un Roland Garros especial de 55 que se hizo… ¿qué te voy a decir?

Algo tiene que haber.

Pues mira, una ilusión que tengo sería jugar en Forest Hills, la anterior sede del US Open antes de mudarse a Flushing Meadows. He jugado en todos los sitios ilustres del tenis pero me falta ese porque allí no hay torneo de veteranos de hombres. Sí que hay de mujeres, así que igual me pongo una falda e intento pasar (risas).

Incluso te han homenajeado en la RFET.

Exacto, el año pasado me dieron una placa. Tarde, pero me lo hicieron (risas).

¿Y pelotear con Rafa Nadal?

He peloteado con muy buenos: Rosewall, Connors, Borg, Roche… pero mira, con Nadal nunca. Si un día puedo pelotear con Nadal o con Federer sería una gran ilusión.

No te puedo mentir, Jorge. Me has dejado frío con el tema de la retirada.

Es mucho esfuerzo, Fernando. Yo sé que cada día corro un riesgo grande. En mi caso, por ejemplo, le tengo un miedo horrible al avión y me he ido en coche hasta Croacia que son 4.000 kilómetros…

¡¿En coche a Croacia?!

Siempre que viajo por Europa voy en coche. Al avión le tengo muchísimo miedo, pero mucho, mucho. A pesar de tomar mis pastillas para la ansiedad, noto que cada vez vivo con más tensión, lo paso mal. Eso luego te crea lesiones.

Puestos a dejarlo, siempre es mejor dar el paso estando en la cima, como número 1 del mundo.

Ahí está la clave, ya me has cazado (risas). Jugaré algunos torneos, eso seguro, pero creo que Mundiales ya no pienso jugar. Este año lo he pasado mal en cuanto a tensión y esfuerzo, los médicos me dijeron que jugar partidos con esos síntomas es una bomba para una persona que haya tenido un ictus.

Luego habrá personas que crean que jugáis pachangas o partidos de amiguetes.

Lo piensan no, ¡lo creen firmemente! Pero esto es realmente difícil, aquí viene gente buenísima, pero ganar solo ganan unos pocos.

¿Y qué harás sin el tenis?

Yo era director general de un banco hasta que me jubilé, 35 años trabajando en un despacho. Pero cuando terminaba de trabajar a las 19:00 me iba a mi club, a Getxo, a entrenar y jugar al tenis. ¿Que no había pista? Pues a correr, pero yo tenía que hacer algo. El deporte siempre ha sido como una expansión, lo necesitaba. Lo he tomado muy en serio y compito siempre para ganar, si hoy pierdo a las cartas con mi familia ya me notan cabreado.

El otro día decía un artículo que el tenis es el deporte que más alarga la vida en edades avanzadas.

El tenis es muy completo y muy elástico, pero como no tengas un buen físico te pasas todo el día detrás de las bolas. No sé si será el deporte más sano, pero sí me parece muy completo, incluso tiene menos riesgo de lesiones que el pádel. En pádel son más bruscos los movimientos, en el tenis son más naturales.

Si se cumple el pronóstico del artículo… tú pasas de 100 seguro.

Ojalá, toco madera. También he tenido lesiones, pero nunca me han impedido disputar los grandes torneos o no estar al 100% para competir. Lo que no quiero es arrastrarme por la pista como hacen algunos, viajar por viajar, solo quiero jugar si tengo opciones de ganar. Tú ahora me ves a mi entrenar y te asustas, igual que a Jairo Velasco.

Si de joven hubieras cogido la raqueta en vez del stick

No quiero ser orgulloso, pero te diría que al top50 hubiera llegado seguro. Tenía un físico extraordinario, lo sigo teniendo (risas). Era muy rápido e intuitivo, todo esto sin recibir una sola clase de tenis en mi vida.

Entonces, ¿no hay manera de convencerte?

A un 90% lo tengo decidido: no voy a jugar el próximo Mundial. Además, tú lo sabes, con todo lo que he sido, si empiezo a perder me tirarían al suelo en un segundo. Hay que saber hasta cuándo puedes aguantar arriba al máximo: si no es al máximo, no me sirve.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter