Paula Ormaechea: “En el tenis, como en la vida, sigue habiendo machismo”

La tenista argentina habla desde el BBVA Open Ciudad de Valencia sobre el torneo, su buen momento de forma y las desigualdades en el tenis.

Paula Ormaechea celebra su pase a cuartos. Fuente: BBVA Open Ciudad de Valencia
Paula Ormaechea celebra su pase a cuartos. Fuente: BBVA Open Ciudad de Valencia

La presente semana no está siendo una más para Paula Ormaechea (Sunchales, 1992). La tenista argentina disfruta de España estos días y ya pisa cuartos de final en singles y semifinales de dobles del BBVA Open Ciudad de Valencia. Un rendimiento que, si miramos sus últimos torneos, no es casualidad. Tras varios años perseguida por las lesiones y la mala suerte, la sunchalense ha recuperado el tono dentro de la pista y sabe que todavía tiene un gran camino por delante que recorrer. El mismo que la llevó hace cinco años al top60, aunque no tiene prisa por hablar de este regreso. Tras vencer en dos mangas a la tercera favorita del cuadro, Paula atiende a Punto de Break para analizar los triunfos que le han escalar 400 posiciones esta temporada.

¿Cómo ha ido el partido?

Contenta por el resultado, no era un duelo fácil. Georgina es una rival muy dura, pero pude mantenerme todo el partido tranquila, incluso cuando se puso un poco complicado el segundo set. Ahí estuvo la clave, pude darle la vuelta y sacarlo a mi favor.

¿Te diste cuenta que estaba lesionada?

Sinceramente, ni la miré, estaba enfocada en mi juego. No sé si estaba lesionada, sí sé que siguió jugando. Trato de no darle nunca bola a esas cosas, es algo con lo que convivimos, siempre tenemos algún dolor, más fuerte o más pequeño. Cuando uno lleva al cuerpo a tales límites es lo que pasa.

Estás volviendo a poner todas las piezas en su sitio para regresar a la élite.

El camino es muy largo, todavía estoy muy lejos, pero quiero aprovechar de este trayecto lo máximo que pueda, disfrutarlo, algo que estuve mucho tiempo sin hacerlo. Con tranquilidad, no importa si llego o no llego, voy a intentarlo seguro.

¿Qué recuerdas de aquel 2013 donde te metiste top60?

Fue muy lindo, uno juega al tenis para llegar a esos lugares y disputar ese tipo de torneos. Hoy por hoy es un lindo recuerdo, ojalá que pueda volver algún día. Y si no, al menos ya estuve una vez (risas). Nunca se sabe, el tenis no es fácil, enfrente siempre aparece una jugadora que quiere ganarte.

Te metiste muy joven, 20 años…

Era muy joven, pero de esto uno solo se da cuenta con los años. Obviamente que me jugó en contra, por así decirlo, en la cabeza. No estaba lista. Hoy soy otra jugadora con otra experiencia y otras vivencias.

¿Qué es lo peor de las lesiones?

El hecho de estar fuera de la competición, eso es lo que más sufrí yo. Una está acostumbrada a jugar casi todas las semanas y cuando te lesionas, paras en seco. Cuando me pasó la lesión de la muñeca lo pasé muy mal, estuve ocho meses sin competir.

La maldita muñeca, como Del Potro. Supongo que te sirvió de ejemplo.

Sin duda. No fue exactamente la misma lesión, pero te entiendo, sí. Aun así, Del Potro está a otros niveles. Ver cómo le hizo frente y lo superó motiva mucho, te da como esperanza, si hay otros que lo pueden hacer, ¿por qué no lo vas a conseguir tú? En mi caso lo afronté con una actitud muy positiva y lo saqué adelante.

¿Pensaste en tirar la toalla?

No, jamás. Estuve un año infiltrándome hasta que tomé la decisión de operarme junto a mi médico. Sabía que me esperaban seis meses fuera como mínimo, pero luego no es tanto. Yo ahora te digo seis meses y te parece muchísimo, pero después te das cuenta que el tiempo pasa rapidísimo, el tiempo vuela. Antes de que te des cuenta ya estás otra vez con la raqueta jugando. Sí es muy costoso el tema de la recuperación, tienes que echarle mucho esfuerzo y muchas horas, pero gracias a Dios mi equipo me ayudó muchísimo.

Luego a la hora de volver, ¿no le pegas con miedo?

Cuando empecé sí, jugaba con pelotas suaves y raquetas junior. Recuerdo que me la tiraban al revés y era como… “¡No, por favor!” (risas). No la quería ni tocar, peor luego cuando golpeas y ves que ya no sientes dolor, entonces se te van todos los miedos. Al menos, así me pasó a mí.

¿Qué tal te trató la prensa argentina en los años más difíciles?

Hay de todo (risas). En Argentina hay mucho excitismo dentro del periodismo. Cuando la cosa va bien somos todos los mejores; cuando no, desaparecemos. A mí cuando me fue mal, o directamente ni me fue porque estaba parada, no se acordaban ni de que estaba viva. Es más, piensan hasta dejaste de jugar. Trato de no prestarle mucha atención porque sé cómo funciona ese mundo, cargarse con cosas extras no vale la pena.

Esos que se olvidaron de ti ahora volverán…

Es como todo, ya te digo, un excitismo continuo. Imagínate que hasta criticamos a Messi, con esto te digo todo.

¿Por qué hay tan pocas mujeres argentinas en el ranking? Ahora mismo, tú eres la única en el top300.

En Argentina es muy difícil porque competimos con un deporte muy fuerte que es el hockey. Las chicas ya desde pequeñas practican hockey en las escuelas como una actividad física, pero no el tenis. Allí el tenis es un deporte muy caro que supone un gasto extra para los padres. Después está la falta de apoyo, de torneos y de un espejo fuerte, todo resta.

Bueno, tuvisteis a Sabatini.

Tuvimos a Gaby pero las chicas más pequeñas nunca la vieron jugar. Yo misma nunca la vi jugar, solamente algún vídeo que rescaté por ahí. Hace mucha falta esa imagen, se hace realmente difícil competir contra el hockey.

Hablemos de los circuitos menores. Parece que siempre estamos hablando de su urgencia de mejora pero ésta nunca llega.

Es muy difícil, sinceramente. En mi caso, llevo mucho tiempo viajando sola, con suerte puedo llegar a pagarme mis viajes. Este año viajé a donde pude y como pude, pero no lo que quisiera, no tengo la economía para poder hacerlo. Me costó incluso en la etapa en la que sí pude ganar plata.

¿Jugando estos torneos no se gana dinero?

Nada, en estos torneos no juegas para ganar plata, vienes para intentar ganar puntos y salir lo más rápido de este circuito y empezar a jugar torneos en los que sí puedas ganar dinero. Si uno quiere subsistir en el tenis y no tiene dinero, ¿cómo vas a avanzar?

En 2019 se vienen cambios, ya veremos sin son buenos o malos.

Nuevos cambios de la ITF, sí, aunque no acabo de entenderlos. Creo que el nuevo ranking va a provocar muchas bajas, habrá mucha menos gente jugando. Ellos dicen que van a hacer más torneos, pero tendrían que ser muchísimos. Ojalá que acabe siendo algo bueno para el tenis, yo sigo sin entender cómo puede haber tanta diferencia entre las top100 y el resto.

¿Tanta es la diferencia?

Si estás en el top100 y juegas los Grand Slams vas bien, pero el resto no puede jugar al tenis. Es que no se puede vivir, de ganar plata ya ni hablemos. No te digo ganar plata para ahorrar algo, te estoy diciendo ganar plata para poder jugar, tener algo en mi bolsillo para poder reinvertirlo. Pero nada, todas nosotras acabamos el año en rojo, perdiendo más de lo que ganamos. Unos viven y otros sobreviven.

Te tengo que hacer la pregunta de moda. ¿Hay machismo en el tenis?

Mucho, sí. Pero en la vida misma hay machismo. Las mujeres, hoy por hoy, siguen siendo tratadas diferente a los hombres.

¿En qué lo notáis?

Lo notamos en todo. ¿Por qué una mujer en una oficina tiene que ganar menos que un hombre haciendo el mismo trabajo? ¿Cuál es la capacidad inferior de una mujer comparada a la de un hombre? Dicen de la audiencia pero la final femenina del US Open tuvo más telespectadores que la masculina. Entiendo muchas cosas de las que dicen, pero no siempre los hombres atraen más que las mujeres. ¿Por qué ha de ser tanta la diferencia? Dejemos de lado el deporte, volvamos a la oficina, ¿por qué gana más el hombre?

No te puedo responder.

Si es que gracias a nosotras viven los hombres, es la mujer la que tiene que gestar el bebé 9 meses para que nazca el hombres (risas). Me parece ridículo, vale que un hombre tenga más fuerza, así nos hizo Dios y no lo podemos cambiar, pero yo no soy menos que un hombre.

Rafa Nadal afirmó que las mujeres tenistas debían ganar menos que los hombres. ¿Esto como sienta en el vestuario?

No me agrada, la verdad. Estaría bueno que ellos fueran los primeros en apoyarnos. Si lo dijo ya nada se puede hacer nada, tampoco me parece correcto defenestrar a un compañero de trabajo, aunque yo no lo comparta.

En mi caso, le he preguntado a otras jugadoras y no todas se atreven a hablar.

Son muy pocas las mujeres que lo admiten, pero mira. En los torneos Challengers ya tenemos menos torneos que los hombres y, además, reparten menos plata en los nuestros. Quitando los torneos de Grand Slam y Premier Mandatory, la diferencia de dinero que se gana entre un hombre y una mujer es muy grande. Un mujer, haciendo los mismos resultados que un hombre, va a ganar menos que el hombre. Es un tema muy profundo, pasaríamos horas hablando.

¿Puede que falta unión en el vestuario femenino para tirar de esta cuerda?

Es muy difícil que la mujer se una en este mundo para tratar de ayudar a la otra. No se ve mucho tampoco en hombres, pero en la mujer menos. Suele haber mucha envidia en la mujer, pero en la vida en general, no solo en el deporte.

Aun así, algo se habrá mejorado en los últimos años.

¡Sin duda! Ha mejorado un montón y esto hay que remarcarlo. Años atrás era peor. Ojalá que siga mejorando para el futuro del deporte, nosotros vamos a tener una carrera muy corta y luego vendrán otros. Sería una pena que un deporte tan lindo como el tenis no evolucionase.

¿Me dejas ver el tatuaje de tu brazo?

Cae siete veces, levántate ocho”. Me lo hice en 2015, en un momento que me castigaba mucho, me recuerda que la vida trata de eso, caerse mucho y volver a levantarse. Por eso me lo puse en la piel, quería un tatuaje que realmente me marcara.

En estos momentos solo queda una cabeza de serie viva en el cuadro. Por experiencia y por momento, muchos te ven como favorita.

Pero ya viste cómo es el tenis, los partidos son días. No me siento la favorita, todos los partidos son diferentes y todas las rivales son difíciles. Hay que entrar en la cancha a dar lo mejor e intentar salir con la victoria. Si gano, genial, bienvenido sea para seguir con este buen momento.

Sí, pero a ti se te ve diferente. Sabes bien a lo que juegas, se te ve sólida, pareces una veterana.

Este último año hice un cambio grande, sobre todo a nivel mental. Uno va mejorando con las experiencias y las sensaciones que le van llegando, no fue fácil llegar a este momento, este mismo partido quizá en otra época lo hubiese perdido. Siento un crecimiento interno muy grande y por fin lo puedo reflejar en la cancha.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes