Marcelo Ríos: "Roger en cancha es una señora. Es demasiado correcto"

El chileno deja una entrevista llena de titulares hablando del tenis actual, de Federer, de Serena, de Carlos Bernardes y muchísimo más. Imperdible.

Marcelo Ríos habla de un poco de todo. Foto: La Tercera
Marcelo Ríos habla de un poco de todo. Foto: La Tercera

Siempre que Marcelo Ríos se pone delante de un micrófono para hablar uno se puede esperar lo inimaginable. En una entrevista para La Tercera, el 'Chino' habla de varios aspectos como la Laver Cup, Serena Williams, Roger Federer, Carlos Bernardes, McEnroe, el tenis actual y el pasado y de una exhibición que disputará el próximo 21 de diciembre en Monticello ante Nicolás Lapentti. Como siempre, dejó algunas perlitas que hará las delicias de más de uno y es que el chileno no se corta absolutamente nada para decir lo que piensa.

Marcelo relata, para comenzar, cómo surgió la idea de ese partido de exhibición. "No tiene nada que ver con la de los 20 años del N1 con Agassi. La otra no se hizo porque se hicieron mal las cosas. El que la organizaba estuvo dos años tratando de hacerla y no se llegó a nada. Para esta, Manuel Rodríguez me preguntó si quería hacerla y solo le pedí tiempo para entrenar. Elegí a Lapentti porque fue de mi época y no era malo. Le pedí a McEnroe porque es más viejo pero no quiso. Seguro que tiene miedo a que le saque la cresta y no quiere quedar mal. Le mandé un mensaje diciéndole que le jugaría flojito pero parece que cobra muy caro", comentó con su particular sentido del humor.

[getty:832633282]

Ríos hace una revelación importante y es que hace unos meses le picó el gusanillo de nuevo de jugar al tenis y pensó en entrenarse para jugar el circuito Challenger. "De repente, me baja la locura. Tengo mucho tiempo libre y quise disputar Challengers y viajar por Estados Unidos ya que wildcards no me iba a ser difícil de conseguir. Me puse a pensar el entrenamiento y corriendo con mi hijo de seis años me desgarré y dije: 'Ya no estoy para esa huevá'", reconoce. Prepararse para un circuito como el Challenger no es nada sencillo, aunque hablemos de un ex-número 1 como él. "Si quiero hacerlo bien, debo prepararme seis meses. No es fácil, igual me arrepiento a la mitad. Ya jugué el circuito senior un año. Logré lo que quería, ser número 1 y ya no más. Para jugar con huevones como McEnroe que lo único que hacen es alegar, es una lata".

El chileno también habló de la reciente Laver Cup. "La encuentro súper entretenida. Me llama la atención porque le ponen mucha garra. No sé por qué. ¿Es porque habrá mucho dinero de por medio? Nunca vi a Federer así. Zverev parecía que hubiera ganado cinco Wimbledon. Los tipos están prendísimos. El que me molesta mucho es Jack Sock. No lo conozco pero es un payaso que me molesta verlo", declara.

Era obvio que Marcelo fuese a hablar también de Nicolás Jarry, el tenista que ha devuelto la ilusión a la grada chilena. "En Copa Davis me senté con él y le dije: 'Este año vas a hacer una semifinal o una final y te vas a pegar un rajazo y de repente vas a estar entre los 50 primeros y no te vas a dar ni cuenta'. Y pasó. Juega muy bien, saca muy bien y empieza a ser respetado. Le dije que yo me retiré a los 27 y él tiene 23, que aprovechara y sacara lo máximo posible en estos 10 años porque esto se pasa en nada y ya no hay vuelta atrás", confiesa.

[getty:1010033110]

El periodista le pregunta a Ríos por lo ocurrido en la final del US Open entre Serena Williams y Carlos Ramos. Comienza halando sobre la estadounidense. "Por Serena siento amor y odio. Amor porque la conozco desde el rancho de Bollettieri. Odio porque ella quería jugar con los hombres y una vez jugó contra Karsten Braasch, uno que estaba por el 300 del mundo y perdió 6-0. No digo que sea mala, pero no hay comparación entre el tenis masculino y femenino. Vi la película de La guerra de los sexos para ver qué pasaba antes pero no puedes comparar el saque de Isner con el de Halep. Hay diferencias físicas, pero pasa en todos los deportes. Hay que ser realistas", admite.

El chileno se moja luego para hablar sobre el juez de silla. "El castigo del árbitro fue excesivo. El tenis hoy día es muy aburrido. Ver a Sampras me resultaba aburrido. Cambiaba el canal. En cambio, Agassi tenía su onda. Que tú no puedas mostrar tus sentimientos en la cancha es la cosa más estúpida que hay. No puedes decir nada. Ni siquiera romper una raqueta. ¡Pero si es tuya! ¡Qué importa! Si no puedes demostrar tus sentimientos el tenis se volverá un deporte aburrido", explica Ríos.

"Aunque McEnroe me cayera mal, era entretenido", prosigue. "No sabías lo que iba a hacer. De repente le expulsaban. En Wimbledon recuerdo que comenzó a beber alcohol. Es lo que la gente quiere. Creo que hay poco espectáculo en el tenis y demasiadas reglas. Creo que fueron excesivos con Serena. Aparte que la multa es una mierda. En Los Ángeles llamé mother fucker a un negro. No soy racista pero se ve que a los negros les molesta. Que te saquen por eso de un partido es una tontería. Recuerdo con Bernardes, que le dije 'puta, negro de mierda' y me echó. Después apelé y me perdonaron porque negro en chileno no es malo, tiene varios sentidos".

[getty:177597113]

Ríos sigue dando rienda suelta, diciendo lo que piensa. "El tenis es aburrido. Que si pisas la línea, que si te pasas de tiempo... Lo que sí me motiva es ver un Federer-Nadal. Roger me encanta. Creo que es un caballero y el mejor de la historia pero en la cancha es una señora. No se saca un moco, no escupe. Es demasiado correcto. A mí me gusta gente como Ivanisevic, que le veía perder y me decía: 'Si tuviera una pistola me suicidaría'".

Y termina hablando Marcelo del tenis actual, lo mucho que ha cambiado e incluso se atreve a dar un punto filosófico a todo. "Antes te obligaban a jugar todos los Grand Slams. Ahora Federer no juega en Roland Garros y no pasa nada. Lo entiendo porque tiene 37 años y si se lesiona nadie le va a ayudar. El tenis siempre se manejó fatal. Leí un día el libro de Agassi y me desilusioné más aun. Ver a Djokovic ganar en Wimbledon y US Open me da ilusión, o ver a Federer jugar así con 37 años y tener esa motivación. Yo con 22 años ya no quería jugar más y mírale a él. Y lo mismo de Nadal. Se habla mucho del talento que tenía yo pero esto, el tenis, es entrenamiento. Puedes tener talento pero si no trabajas, lo pierdes. Yo perdí la motivación a los 21 y debí haberme retirado ahí, cuando fui número 1 con esa edad", sentencia.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter