Mouratoglou: “Si me preguntan quién creo que batirá el récord de títulos de Grand Slam, apostaría por Novak”

Entrevistamos al entrenador de Serena que nos habla de su pupila y también de su trabajo en la Academia de Niza, además de cómo ve al Big Four. 

Entrevistamos a Patrick Mouratoglou. Foto: PM
Entrevistamos a Patrick Mouratoglou. Foto: PM

Detrás de cada gran hombre hay una gran mujer. Y viceversa. Al menos, en el caso de la tenista Serena Williams. No en vano, la estadounidense ha conquistado diez de sus 23 títulos individuales de Grand Slam desde 2012, cuando decidió romper profesionalmente con su padre Richard (que las había estado entrenando a ella y a su hermana Venus durante décadas) y aliarse con el conocido técnico francés Patrick Mouratoglou.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

Cuando ambos empezaron a trabajar juntos, la tenista tenía treinta años y le confesó a su nuevo entrenador que su principal objetivo era volver a ganar (al menos) un último título grande antes de retirarse. Pero la cosa se les fue de las manos y, cuando el tandem quiso darse cuenta, Serena ya se había metido en el bolsillo diez títulos de Grand Slam y una medalla de oro olímpica con Patrick como entrenador. En otras palabras, la americana pasó entonces de ser una gran jugadora a convertirse en una leyenda viva al lado del francés.

El técnico, con una autoestima a prueba de bomba, llevaba años entrenando a jugadores, cuando Serena se cruzó en su camino. Durante años, dirigió una escuela de tenis (el origen de su actual academia) situada en los suburbios de París. Allí entrenó en 1999 a su primer jugador professional, el chipriota Marcos Baghdatis, que sorprendió a medio planeta llegando a la final del Abierto de Australia en la edición del año 2006. Y también trabajó con la rusa Anastasia Pavlyuchenkova, la británica Laura Robson y el búlgaro Grigor Dimitrov. Pero fue en septiembre de 2016 cuando el francés decidió abrir las puertas de The Patrick Mouratoglou Academy, una elitista academia situada cerca de Niza y creada con el firme objetivo de ayudar a los jugadores más jóvenes a entrar en la élite del tenis mundial.

Para levantar esta academia de tenis de alto rendimiento —la más grande de Europa, Mouratoglou no escatimó en empeño y esfuerzo. Quería que su proyecto más ambicioso saliera a la perfección y por eso, precisamente, optó por establecerla en un lugar estratégico situado en el corazón de la Riviera francesa. “El clima perfecto de la región, con más de 320 días de sol al año, nos brinda la posibilidad de practicar actividades al aire libre durante todo el año”, comenta sobre el gran complejo, que cuenta con doscientos atletas-estudiantes residentes habitualmente en la academia, donde compaginan su formación como tenistas con sus estudios académicos. Unos privilegiados. No obstante, para ser aceptado en el programa anual hay que pasar un proceso de selección.

Asimismo, son varias las estrellas del tenis mundial que utilizan la academia para entrenarse en distintos momentos de la temporada. No en vano, la propia Serena Williams pasó en ella varias semanas la pasada primavera, tratando de prepararse para encarar la temporada de tierra. “No podría estar más feliz, porque cuando abrí mi academia en 1996, tenía tres objetivos: construir la futura generación de tenistas, ayudar a los jugadores jóvenes a alcanzar su potencial para tener éxito en la vida a través del deporte, y compartir mi pasión por el tenis con las personas”, expresa con orgullo su fundador y presidente.

¿Y en qué anda metido ahora mismo?

Estoy trabajando para que cada jugador sea un mejor jugador. Creo que cada uno de ellos tiene un potencial y nuestra responsabilidad es cumplir este potencial, ayudándolos a alcanzar el nivel más alto que puedan lograr. Esta es la piedra angular de mi filosofía. No todos se convertirán en profesionales, pero creo que a través del tenis aprenden valores muy fuertes que serán muy útiles para su futuro.

Mouratoglou hace hincapié en que, para él, el tenis es mucho más que un simple deporte. “El equilibrio entre el deporte y la educación es clave en la academia. Me gusta decir que no solo creamos grandes tenistas, sino también grandes seres humanos. Nuestro objetivo es prepararlos dentro y fuera de la cancha para tener éxito en su vida futura. Mi rol consiste en asegurar la visión a corto y largo plazo para seguir creciendo y hacerlo aún mejor. Yo trabajo estrechamente con mi equipo de tenis, fitness, entrenadores mentales, profesores, fisios y con todas las personas involucradas con nuestros alumnos”, explica a Puntodebreak.

Se muestra bastante seguro de sí mismo, pero siempre habla con cautela de su pupila más mediática, a la que acompaña a todos los torneos que disputa. Asegura que las expectativas de Serena, con quien mantuvo un idilio en su día, siguen siendo muy altas aún, y que su hambre de gloria no conoce límites. Su competitividad está en los genes. La de Michigan ganó su primer título grande en el Us Open 1999, a los diecisiete años, y diecinueve años después, se encuentra a uno solo del récord de 24 títulos individuales en los Grand Slams (aún en manos de la australiana Margaret Court). “Serena siente la mayor presión que un jugador pueda tener. Es considerada la mejor, y la más grande no puede fallar”, asegura Mouratoglou, de 48 años.

¿Cómo maneja el tema de la presión que siente siempre su pupila?

La presión existe para cada jugador y no hay otra manera que pasar por ella, experimentarla, vivir con ella, fallar y aprender finalmente a lidiar con ella. Esa es parte de mi tarea, el estar a su lado en este proceso y ayudarla a superarlo.

El reto de ‘Queen Serena’ se presume complicado, pero ni mucho menos imposible. De hecho, pocos esperaban que, después de dar a luz a su hija hace ahora un año, la americana fuese capaz de recuperar tan rápido su estado de forma física y lograse volver a meterse en la última ronda de un torneo grande. “[Serena] Es la mejor de todos los tiempos. Ella es la jugadora más impresionante que he conocido. Hemos tenido una carrera increíble juntos y quiero estar a su lado hasta el final de su carrera”, señala orgulloso el técnico galo.

Los medios hablan del tema un día sí y otro también, y ellos mismos dan buena cuenta de sus expectativas pero, mientras tanto, Serena —que a finales del año pasado se casó con el empresario estadounidense Alexis Ohanian— sigue a lo suyo. De momento, ha logrado cerrarle la boca a más de uno llegando a las finales de Wimbledon y del US Open esta temporada. Esta última, por cierto, volvió a poner de manifiesto dos cosas. Por un lado, que de la raqueta de Serena sigue saliendo fuego y, por el otro, que su fuerte carácter sigue jugándole malas pasadas. Su duro enfrentamiento con el juez de silla portugués Carlos Ramos (después de que este la sancionase por comunicarse con su banquillo, primero, y destrozar a golpes una raqueta, después), le valió un sinfin de críticas y una multa de 17 mil dólares. Mouratoglou admitió después de ese encuentro que sí que había hecho coaching durante el partido (algo estrictamente prohibido en los torneos de Grand Slam), y parece que su jugadora tuvo una seria charla con él esa misma noche, al no entender la polémica confesión. Quizás por eso, el francés prefiere no volver a hablar del tema. Al menos, de momento.

No cabe apretar las tuercas, pues. Eso sí, charlando con Mouratoglou, uno tiene la sensación de que el francés no quiere realizar declaraciones públicas que puedan dar lugar a malentendidos, o incluso molestar a su jugadora. Prefiere centrarse en lo que para ellos es, tan solo, el comienzo del regreso de Serena a las pistas. Es más, nadie sabe aún si la tenista volverá a competir en lo que resta de temporada, pero sí que cabe afirmar que en las próximas semanas ambos decidirán cuál será la hoja de ruta de la menor de las Williams de cara a 2019.

Serena ha jugado muy pocos torneos esta temporada. Hay quien piensa que necesitaría participar en más eventos para lograr mostrarse más competitiva y volver a alcanzar su mejor nivel. ¿Lo comparte?

Todos los escenarios pueden ser considerados. No hay verdad, solo hay opciones y tenemos que encontrar el camino correcto para ella. Después de llegar a una segunda final de Grand Slam este año, podemos decir dos cosas: que ha vuelto a [lograr] un nivel muy bueno, pero que el resultado no es satisfactorio en absoluto. Jugar más torneos es definitivamente una opción que podemos tener en cuenta.

Pero la ex número uno del mundo no es, ni de lejos, la única apuesta de Mouratoglou. Su academia se está convertiendo en una especie de fábrica de futuras estrellas de la raqueta y él, en todo un cazatalentos. “Estamos construyendo el futuro del tenis. Coco Gauff y Stefanos Tsitsipas son ambos parte del ‘Team Mouratoglou’ (Equipo Mouratoglou). Yo creé este equipo, que cuenta con los mejores fusiles jóvenes de la academia, para supervisar su desarrollo y guiarlos a la cima de los desafíos”, apunta.

Una jugada que no le ha salido nada mal hasta ahora, viendo los resultados de ambos tenistas. Cori ‘Coco’ Gauff, de catorce años y campeona junior de Roland Garros este verano, se convirtió poco después en la tenista más joven de la historia en ser número uno del mundo junior y ya tiene su propio agente. “Tiene las dos cualidades que no puedes enseñar: una condición física natural y ser una gran competidora. Todo lo demás es solo cuestión de trabajo duro”, dice de uno de los actuales diamantes en bruto del tenis.

Algo mayor es Stefanos Tsitsipas, que a sus veinte años se proclamó subcampeón del Masters 1000 de Toronto, tras perder la final ante Rafa Nadal, y que se ha convertido en el primer tenista griego en meterse dentro de las mejores raquetas del planeta. “Stefanos ha tenido un ascenso meteórico. Lo descubrí en Youtube cuando tenía diecisiete años y me impresionó la forma en que competía”, confiesa Mouratoglou del carismático jugador. “Cree mucho en sí mismo y quiere lograr grandes cosas. Ahora está en el número 15 del ranking ATP, pero aún puede mejorar casi todos los aspectos de su juego, tanto desde el punto de vista técnico como táctico”.

El entrenador y comentarista deportivo confía plenamente en las posibilidades de ambos jugadores, y también saca pecho orgulloso por otros jugadores con los que trabaja, como el australiano Alexei Popyrin o el taiwanés Chun Hsin ‘Jason’ Tseng, actual número uno junior a sus diecisiete primaveras y campeón esta temporada (en su categoría) de Roland Garros y Wimbledon. “Jason es un increíble gran trabajador y tiene la capacidad de mostrarse intenso en lo que hace durante un largo período de tiempo”, apostilla.

Si le dieran carta blanca para entrenar a un miembro del llamado ‘Big Four’ (Rafa Nadal, Roger Federer, Novak Djokovic y Andy Murray), ¿a quién escogería?

Siento el mayor respeto por todos los campeones a los que nombras. Todos son muy especiales. Ahora bien, si la pregunta fuese ‘¿qué jugador crees que tiene la capacidad de batir el récord de títulos de Grand Slam?’, apostaría por Novak. Creo que, cuando está a su mejor nivel, es capaz de vencer a Rafa y Roger. Parece que ha vuelto al asunto, así que creo que ganará muchos Grand Slams en los próximos años.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter