Los jueces de silla están considerando no volver a arbitrar un partido de Serena Williams

En lo que sería una medida histórica, el colectivo arbitral se encuentra muy descontento en cómo su imagen se está dañando tras lo ocurrido entre Ramos y Serena.

Serena Williams discutiendo con Carlos Ramos. Foto: Getty
Serena Williams discutiendo con Carlos Ramos. Foto: Getty

Parece que lo ocurrido el pasado sábado en la final femenina con el incidente entre Serena Williams y el juez de silla Carlos Ramos va a tener para largo. Tal y como informa The Times, los umpires se encuentran bastante molestos con la WTA y la USTA después de que se hayan posicionado a favor de la tenista y eso podría llevarles a tomar una decisión histórica y de consecuencias inesperadas como la de boicotear los partidos en los que la menor de las Williams dispute, no volviéndola a arbitrar más.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

Lo cierto es que desde el primer momento, el desprecio hacia Carlos Ramos fue mayúsculo ya que durante la ceremonia de entrega de premios tras la final donde se coronó a Osaka como campeona, no se entregó el distintivo al juez de silla como manda el protocolo. No se sabe si para evitar un abucheo masivo o como castigo tras lo ocurrido, pero Carlos no apareció en esa ceremonia. Los comunicados que durante el domingo sacaron de forma pública Steve Simons, CEO de la WTA y desde la USTA, no ayudaron sino a desprestigiar todavía más la imagen de Ramos y de su colectivo, ya que defendían que había sexismo en sus decisiones afirmando que se trataba de forma diferente a mujeres y hombres.

Uno de los jueces de silla, del cual no se da a conocer el nombre, ha hablado con The Times y le ha hecho saber que dentro del colectivo arbitral existe mucho descontento con la USTA y que no se sienten apoyados. "Ramos fue lanzado a los leones por hacer simplemente su trabajo y no quería que abusaran de él por ello", comenta este juez de silla anónimo. Los umpires se encuentran debatiendo en estos días si podrían llegar a tomar acciones mucho mayores para luchar por su integridad. Una de las medidas que ha sido puesta encima de la mesa ha sido precisamente la de rechazar el arbitrar cualquier partido en el que Serena Williams compita a menos que ella se disculpe de forma pública por llamar "mentiroso" y "ladrón" a Ramos y es que consideran que las 370 libras (unos 415 euros) que recibió el umpire por arbitrar la final no valen todo el castigo que está recibiendo su imagen.

Cuenta The Times que será difícil que absolutamente todos los jueces de silla apoyen esta drástica medida pero en los próximos torneos esperan reunir un grupo lo suficientemente amplio como para que puedan representar de forma efectiva sus intereses. Carlos Ramos parece dispuesto, según relatan, a acercar posturas para rebajar la tensión entre todas las partes. Ayer, la ITF emitió un comunicado ofreciendo su apoyo al juez árbitro para posicionarse en su favor dentro de este esperpento. "Carlos es uno de los jueces de silla más experimentados y respetados dentro del tenis. Es importante recordar que sus acciones fueron tomadas siguiendo las reglas y actuó con profesionalidad e integridad", comentaron.

Veremos en qué acaba finalmente todo esto y si los jueces de silla quieren dar un paso más y tomar una decisión tan drástica como la que quieren tomar, la cual se desconoce qué consecuencias podría tener ya que, como es lógico, un partido de tenis no puede llevarse a cabo sin la presencia de un juez árbitro.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter