¿Por qué hay tan pocas entrenadoras de tenistas de élite?

No son muchas las mujeres que se sientan en el banquillo de los mejores tenistas del planeta aunque hay una tendencia ascendente.

Judy Murray en 2018. Foto: zimbio
Judy Murray en 2018. Foto: zimbio

Hay un largo camino por recorrer en la igualdad de género en todos los ámbitos y el tenis se ha erigido, históricamente, en uno de los deportes más equilibrados en ese sentido. Premios en metálicos iguales, mujeres y hombres jugando simultáneamente en los mejores torneos del mundo, gran atención mediática del circuito femenino... pero hay un factor en el que las mujeres aún están por romper clichés: el de ser entrenadoras. Si bien es cierto que se observa una tendencia creciente en los últimos años, continúan siendo muy pocas las mujeres que se sientan en el banquillo de jugadoras (y aún menos de jugadores) de élite para asesorarles y viajar durante todo el año.

Lindsay Davenport trabajó en diversas etapas con Madison Keys y continúa en su equipo, aunque en un segundo plano, Anabel Medina asesoró a Jelena Ostapenko y ahora dirige el equipo español de Copa Federación y Sarah Stone trabaja junto a Daria Gavrilova. En el top-10, tan solo hay una jugadora cuyo coach es una mujer; es el caso de Karolina Pliskova, que lleva tiempo junto a Rennae Stubs y ahora ha sumado a su staff técnico a Conchita Martínez, todo un referente en este sentido al haber sido capitana del equipo español de Copa Davis.

Embed from Getty Images

Lo realizado por Conchita así como el hecho de que Amelie Mauresmo llegara a trabajar con Andy Murray, demuestran que algo está cambiando aunque los muchos comentarios que circularon sobre estos idilios, también ponen de manifiesto el largo camino que queda por recorrer para normalizar una situación que no debería extrañar a nadie, como es el hecho de que haya mujeres entrenando a hombres. Sin embargo, ni siquiera en el circuito WTA hay una representatividad muy notable, en cuanto a número, de mujeres entrenando a grandes jugadoras.

Judy Murray, pionera en lo referente al papel de la mujer como entrenadora, y figura clave del tenis británico, ofrece su perspectiva en un artículo para la WTA. "El circuito femenino lleva estando dominado por entenadores mucho tiempo aunque considero que el paso que dio Andy contratando a Mauresmo ha removido algo y puede ser un punto de inflexión. Necesitamos más mujeres en la cima", reconoce. La inmensa mayoría de nombres que han entrenado a tenistas son estrellas del pasado, cuyos éxitos les han conferido un gran renombre; tal es el caso de Martina Navratilova, que trabajó junto a Agnieszka Radwanska, o de Justine Henin, que ha dado un paso más con el desarrollo de una Academia propia en Bélgica, a partir de la cual ha trabajado con Elina Svitolina y ahora con la joven promesa Dayana Yastremska.

Embed from Getty Images

Generar una cantera de entrenadoras y facilitar la incorporación de mujeres a los circuitos de coaches de alto nivel, es una demanda del tejido social que se ha de cumplir. No se necesita haber sido gran jugador para poder entrenar, tal y como se ve entre los hombres, por lo que no sólo ex-ganadoras de Grand Slam deberían poder asesorar a las mejores del mundo. "Lo que debemos hacer es educar a los chicos para que trabajen con nosotras sin ninguna reserva. Mi experiencia con hombres es que siempre intentan imponer su autoridad mientras que las mujeres tenemos mucha empatía", comenta Aleksandra Krunic, una de las ocho mujeres del top-100 que trabajan con una entrenadora.

"Hay muchas mujeres con reticencias a formar parte de este mundo porque se ven muy solas. No es fácil ganarse el crédito de la gente en un mundo de hombres donde intentas tener voz y voto pero muchas veces te niegan esa posibilidad", reflexiona Sarah Stone, que percibe como un punto débil para las mujeres el hecho de que muchas de ellas, tras una carrera intensa repleta de viajes, abogan por ser madres y dedicarse más a la familia. Los éxitos de unas cuantas pioneras deberían ayudar a que se generara una conciencia en todos los jugadores y las instancias del tenis mundial que considerara a las mujeres como sobradamente preparadas para entrenar, y que pronto, ese pírrico 8% de entrenadoras en el top-100, crezca de manera exponencial.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter