Federer hace que el orden y la elegancia se impongan a la anarquía

El suizo ganó en tres sets sobreponiéndose a la dificultad que entraña jugar con un tenista tan caótico y talentoso como Paire.

Roger Federer en US Open 2018. Foto: zimbio
Roger Federer en US Open 2018. Foto: zimbio

Si no hubiera motivos suficientes para apreciar a Roger Federer, aparece un rival que entretiene tanto como indigna a muchos aficionados por su actitud díscola aproximándose con peligro a la arrogancia. Benoit Paire es conocido, aceptado y odiado por unos y amado por otros, tal y como es. Sin embargo, su planteamiento en extremo inmaduro de un partido tan atractivo como supone jugar en la Arthur Ashe contra uno de los mejores de todos los tiempos, resulta chocante. Aún y así, el galo se las arregló para enmarañar a Roger en una tela de golpes impredecibles y un talento descomunal, que solo su actitud impide que pueda ser aprovechado para algo más.

Uno jugó para ganar y el otro para divertir, lo cual es alabable de no ser por ciertas actitudes. He aquí donde acaba la atención a un jugador competitivo a nivel de marcador pero no de sensaciones, y cuyo ejemplo tirando la raqueta cada pocos minutos deja mucho que desear. Al otro lado, Roger no perdió la concentración y procuró demostrar su anhelo de cuajar un gran US Open 2018. El suizo tomó la iniciativa del marcador en los compases iniciales de cada set, aunque se despistó en la primera manga y a punto estuvo de llevarse un susto.

Embed from Getty Images

Con break arriba, el helvético acostumbró a relajarse notablemente al resto y se vio sorprendido por la mejor versión del francés. Razonablemente serio y ordenado, Benoit estuvo muy cerca de dar la campanada tras situarse 4-5 en el marcador y hacerle cosquillas a un Roger algo inseguro en esos instantes del partido. Sin embargo, las aguas volvieron a su cauce cuando el suizo se apoyó en su servicio para neutralizar sus sensaciones negativas y volar luego hacia el triunfo parcial.

Fue una bocanada de aire fresco para un Federer que subió su nivel y tomó nota de lo poco recomendable que era bajar el pistón ante un jugador como Paire. El francés se dejó llevar y parecía más interesado en dar golpes estrambóticos que en ganar puntos. Le valió para mantenerse en la pomada hasta el final de la segunda manga. No pudo aprovechar la bola de rotura de la que dispuso y Roger mantuvo la ventaja adquirida al inicio, con gran aplomo.

Embed from Getty Images

El tercer parcial parecía que sería muy sencillo para el suizo pero con 4-1 y saque se despistó y el francés se enganchó de nuevo al partido. En el momento clave, el suizo se volvió a poner serio y cerró el partido con seguridad. Era importante no sufrir demasiado tiempo en pista ante las altas temperaturas vividas, al desarrollarse el partido en sesión diurna. No ha sido el partido más brillante de Roger Fedeerer pero sí ha demostrado una gran profesionalidad y ambición por seguir avanzando sin sobresaltos en el US Open 2018. Interesantes sus recurrentes subidas a la red, prodigándose hasta en 33 ocasiones. El resultado final fue de 7-5 6-4 6-4. Tendrá un rival en tercera ronda de un perfil similar, como es Nick Kyrgios.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes