'Rederer' cumple el trámite

Roger Federer pasó por encima de Nishioka en su partido debut en el US Open, agarrando buenas sensaciones para su siguiente encuentro ante Benoit Paire.

Roger Federer cumplió y pasó a 2R. Foto: Getty
Roger Federer cumplió y pasó a 2R. Foto: Getty

Sin ningún problema. Roger Federer pasó por encima de un Yoshihito Nishioka que fue espectador de lujo del primer partido del suizo en el US Open 2018. Por un marcador de 6-2 6-2 6-4 y en hora y 52 minutos de juego, Roger selló su pase a la segunda ronda del torneo donde se verá las caras con Benoit Paire.

Roger saltó a pista con la Pro Staff RF97 toda en negro, es decir, dejó a un lado el nuevo modelo con un toque en blanco en el marco para volver con la raqueta que le hizo ganar sus tres últimos Grand Slams. Más allá de este detalle, Federer comenzó el partido mordiendo desde el primer minuto. Las primeras rondas siempre dan lugar a probar ciertas cosas y ganar un poco de confianza con algunos golpes y más si están tan desniveladas como la de hoy. Roger se mostró muy superior desde el primer momento ante un Nishioka que le quería imprimir velocidad a la pelota pero que nunca alcanzaba la rapidez ni precisión de la del suizo.

Con su camiseta en rojo (o granate), del mismo color que aquella que le sirvió para ganar su último US Open allá por el año 2008, Rederer se mostró muy agresivo desde el fondo y prueba de ello fueron los 56 winners con los que terminó el encuentro por solo los 32 errores que tuvo en contra. Volvió a funcionarle a la perfección el saque, quizá el arma que más necesita que esté perfecta. Cierto es que Nishioka no es el mejor restador del mundo pero Roger acabó el partido con un 67% de primeros y el 78% de puntos ganados con su primer servicio.

Pocas cosas a destacar de un partido así, convertido en trámite, pero para avanzar a rondas más lejanas también hay que ganar este tipo de encuentros. Federer solo perdió la concentración en los últimos 10 minutos, cuando tenía el partido completamente ganado y recibió un break que solo sirvió para maquillar un poco el marcador y se permitió el lujo, además, de dejar en este tercer set algún golpe para la galería y de arbitrar él mismo un punto que ni juez de línea ni juez de silla vieron, reconociendo que su pelota se había ido fuera. En la siguiente ronda seguro que Roger tendrá más oposición ya que tendrá que enfrentarse a Paire, que necesitó de cuatro apretados sets ante Novak para pasar de fase. Ahí podremos calibrar mejor el nivel del suizo en este torneo.

Comentarios recientes