Masters 1000 Toronto 2018. Análisis de la final: Rafa Nadal - Stefanos Tsitsipas

Rafa Nadal buscará estropear el cumpleaños a un Tsitsipas que viene de tumbar a cuatro top10 de manera consecutiva. Dos generaciones frente a frente.

Doce años de diferencia entre Nadal y Tsitsipas. Fuente: Tennis.com
Doce años de diferencia entre Nadal y Tsitsipas. Fuente: Tennis.com

Si nos llegan a preguntar a principios de semana por una hipotética final este domingo, posiblemente ninguno hubiera dicho que Rafael Nadal y Stefanos Tsitsipas se enfrentarían esta noche por el título del Masters 1000 de Canadá. Eso no quiere decir que vaya a ser una mala final, ni mucho menos. Significa que estos dos son tan buenos que son capaces de superar sus propios límites aun con todo el contra. El español, sin apenas rodaje en pista dura, buscará levantar su quinta corona del curso. Mientras que el griego, un novato en estas rondas, afronta el partido más importante de su carrera el día de su 20 cumpleaños. En Barcelona ya disfrutaron del mismo choque hace unos meses, aunque esperemos que esta vez exista mucha más igualdad.

Varios factores a tener en cuenta en el caso de Tsitsipas, que llega de batir a Thiem, Djokovic, Zverev y Anderson de manera consecutiva. Es decir, al número 8, al número 10, al número 3 y al número 6 del mundo en cuatro días seguidos sin apenas tiempo para digerirlo. Y quizá ahí esté una de las claves, que no haya tenido ese día de descanso que te otorga un Grand Slam para pensar en la barbaridad que está logrando con tan solo 19 años de edad en una categoría donde jamás había ganado dos partidos al hilo. Aquí ya llevo cinco y ahora espera por Nadal, quien llega menos agotado mentalmente. Solo Cilic pudo robarle un set al de Manacor, situación que provocó que el español sacara la bestia que lleva dentro, por lo que no sabemos qué es peor a la hora enfrentarte al campeón de 17 grandes.

Un único duelo entre ambos, entendible si tenemos en cuenta que existe una diferencia de doce años entre un jugador y el otro. Se dio hace cuatro meses en Barcelona, lugar donde el balear conquistó su undécima corona en el Conde de Godó y dejó al griego en 6-2 y 6-1. En aquella ocasión la película fue un cortometraje, no hubo color, lo admitía el propio Stefanos en rueda de prensa. “Cambia mucho de verlo en televisión a enfrentarte a él”. Ahora, con una buena dosis de experiencia en su raqueta, Tsitsipas vuelve a chocar con uno de sus referentes en unas condiciones que le benefician más que la arcilla catalana. Porque claro, cualquier situación es buena para enfrentarse a Rafa siempre y cuando no sea sobre una cancha de polvo de ladrillo.

Canadá es un torneo que siempre se le dio bien a Rafa, independientemente si si tocaba jugar en Montreal o Toronto. Aquí salió campeón en 2006 ante Andre Agassi, repitió en 2008 frente a Nikolas Kiefer y firmó el triplete en 2013 superando al ídolo local Milos Raonic. Un palmarés que puede sumar un nuevo trofeo siempre y cuando a Stefanos no le de por estrenar el suyo. ¡Y vaya estreno sería! Un jugador que de momento no sabe lo que es ganar un título ATP y que, en su única final, cedió precisamente ante Nadal. También es mala suerte cruzarte ante alguien así en tus dos primeras finales, pero nadie dijo que esto del tenis iba a ser fácil. Ni siquiera tratándose del día de tu cumpleaños, aquí nadie regala nada.

Veremos cómo afecta el cansancio mental en el griego después de auto exigirse un poco más en cada ronda que ha ido pasando. Ya ante Anderson se le empezó a ver exhausto cuando tuvo que tirar de reserva para remontar en el tercer set. También veremos cómo le afecta a Rafa el hecho de llegar con seis horas menos de descanso a la final debido a que la programación y la lluvia le hicieran esa jugada esta madrugada. Puede ser la confirmación del número 1 del mundo o la explosión definitiva de un hombre que ya acaricia con sus dedos el top10. Siendo Rafa, en una final y tratándose de un Masters 1000, parece casi utopía que pueda fallar en tal misión frente a un joven inexperto de 19 años con revés a una mano. Pero bueno, cosas más raras se habrán visto…

LA APUESTA del día

Comentarios recientes