Zverev ganó la batalla del futuro del tenis

El tenista alemán Alexander Zverev se proclamó campeón del ATP 500 de Washington al vencer a Alex de Miñaur en dos cómodos sets.

Alexander Zverev. Foto: Getty Images
Alexander Zverev. Foto: Getty Images

Ya todos conocemos a Alexander Zverev. Todos los que vemos tenis sabemos que está llamado a conseguir grandes éxitos en un futuro no muy lejano, y esa es una responsabilidad que no puede eludir. Cada partido que juega en la élite, despierta más expectación, gracias a un juego polivalente y completo, que hace las delicias de los aficionados. En Washington ha vuelto a demostrar una vez más que la pista dura es donde mejor se desenvuelve y donde más peligroso puede volverse. Tras conquistar el título hace justamente un año, el menor de la saga de los Zverev ha vuelto a salir victorioso de la capital norteamericana. Y lo ha hecho con tremenda autoridad y madurez, algo extraño para un tenista de apenas 21 años de edad y que actualmente está en el puesto número tres del ránking.

Sus destellos de talento durante estas últimas temporadas vaticinan su consideración de estrella en ciernes, pero él no se precipita. En esta gira de los Estados Unidos, el jugador alemán busca un resultado que le permita afrontar con garantías un tramo de temporada tan apasionante para él y que finalizará con el US Open donde quiere demostrar de una vez por todas que le ha perdido el miedo a los Grand Slams.

Hoy en su partido ante Alex de Miñaur, sometió a su rival de inicio a fin, demostrando el por qué se encuentra en un gran momento de forma y es considerado como uno de los jugadores con un futuro más esplendoroso. Zverev jugó realmente intenso, metiéndose en pista a la mínima y arrancando la iniciativa a De Miñaur que hoy afrontaba su segunda final como profesional; y donde se le veía un poco nervioso en los intercambios desde el fondo de la pista.

[getty:1010453312]

Tanto que no llegó a crear ni una sola bola de break al alemán, que caminó tranquilo amparado en un gran servicio. Esto permitió al alemán desplegar todo su potencial y energías al resto, donde supo contrarrestar el endemoniado servicio de De Miñaur, que se le veía con claros síntomas de fatiga tras el gran esfuerzo realizado en el encuentro de ayer de semifinales ante el ruso Andrey Rublev.

6-2 y 6-4 fue el resultado final de un partido que significó el tercer título del año para el jugador germano que afronta con mucha motivación estas próximas semanas de competición donde defiende muchos puntos, en la lucha que mantiene con Juan Martín del Potro por la tercera plaza del ránking ATP.

Comentarios recientes