¿Podemos pensar aún en un nuevo 'Dream Team' americano?

Repasamos la evolución de la nueva generación de tenistas estadounidenses que fueran comparados en 2016 en Memphis con la gran generación del 'Dream Team' de los 90.

Aquella gran camada que llamaba a la puerta en el torneo de Memphis de 2016.
Aquella gran camada que llamaba a la puerta en el torneo de Memphis de 2016.

Hace casi dos años y medio, en el ya extinto torneo de Memphis, Tennessee, aparecía una nueva camada de jugadores estadounidenses dispuestos a devolver por fin la gloria al tenis americano. Era la primera vez desde 1989 en la que cinco tenistas de aquel país y por debajo de los 20 años se colaban en un cuadro final ATP. En la anterior ocasión la hazaña había estado protagonizada por un grupo que pasaría posteriormente a llamarse el 'Dream Team': Andre Agassi, Steve Bryan, Michael Chang, Jim Courier, Jared Palmer y Pete Sampras. La nueva la formaban Taylor Fritz, Tommy Paul, Frances Tiafoe, Michael Mmoh y Jared Donaldson. De un tiempo a esta parte, ¿han cumplido las expectativas? ¿O aún es pronto para sacar conclusiones definitivas?

En Estados Unidos llevan mucho tiempo echando de menos esos años 90 donde ese 'Dream Team' antes referido llenaba de gloria al país de las barras y estrellas. Incluso echan de menos una época ya no tan gloriosa pero buena sin duda en la que brillaban Andy Roddick, Mardy Fish o James Blake. La época que le toca vivir al tenis estadounidense ahora mismo no es la más prolífica precisamente. John Isner y Sam Querrey, ya con cierta veteranía, han conseguido éxitos pero les falta regularidad y sobre todo carisma. Jack Sock ilusionaba mucho con ese final espectacular de 2017 pero pinchó dramáticamente en el presente curso. ¿Y dónde están esos 'teenagers' de Memphis 2016?


Taylor Fritz: Curiosamente, en ese mismo torneo de Memphis, Fritz hizo saltar la banca y llegar hasta la final, cayendo con Kei Nishikori. Desde entonces el californiano solo ha pisado unas semifinales ATP este año en la tierra batida de Houston. Algún título Challenger por el camino y los octavos de Indian Wells también en 2018 son sus principales argumentos. Solo tiene 20 años y tras casarse y ser padre, veremos si poco a poco va encontrando el camino.

Tommy Paul: El campeón júnior de Roland Garros en 2015 es de los que más ha decepcionado hasta la fecha. Ya con 21 años, la raqueta de Nueva Jersey solo ha encontrado la inspiración en momentos puntuales, concretamente en el verano de 2017. Ahí encadenó dos cuartos de final al hilo en Atlanta y Washington, torneo al que vuelve este año como jugador invitado por la organización. Las lesiones le han tenido fuera un tiempo, ahora es momento de que crezca definitivamente.

Frances Tiafoe: Podríamos decir sin miedo a equivocarnos que Tiafoe es el que ahora mismo encabeza la carrera de los jóvenes americanos. Número 41 del mundo a sus 20 años, el de Hyatsville ya sabe lo que es ganar un título ATP triunfando este año en Delray Beach y además atreviéndose con la arcilla europea alcanzando el último choque del torneo de Estoril. En Grand Slam tiene una tercera ronda en Wimbledon como principal hito. En 2016 centró sus éxitos en el circuito Challenger y tras un 2017 algo decepcionante va en la buena línea en 2018, cumpliendo con gran parte de lo que prometía.

Michael Mmoh: De momento denota carencias aún en su tenis y su actitud este joven tenista americano nacido en Arabia Saudí. Tiene ya unos cuartos de ATP y una tercera ronda en Miami pero poco más. Ambos logros en este 2018, lo que ya mejora y mucho lo hecho desde 2016 que había sido realmente escaso.

Jared Donaldson: También se observan brotes verdes en el tenis de este gran pegador que adolece de falta de consistencia y tranquilidad cuando más se necesita, algo en cualquier caso lógica a su edad. Tiene ya en su haber tercera ronda de Grand Slam y unos cuartos de final en Cincinnati como principales avales. Sin pegar un enorme petardazo, camina con buen paso e intentando establecerse con firmeza en el top 50.

Reilly Opelka podríamos decir que es el que falta en esa lista. Sin embargo solo tiene unas semifinales de ATP como hecho más destacable el altísimo jugador de 210 centímetros. ¿Cómo lo veis vosotros? ¿Sigue ilusionando la evolución del tenis americano? ¿O tiene pinta de que se quedará corta para las ambiciones de un país con semejante historia en el tenis como es Estados Unidos?

Comentarios recientes