Basilashvili: "Significa mucho ser el único tenista de Georgia en ganar un título ATP"

A sus 26 años ha hecho historia para el tenis georgiano tras ganar en Hamburgo. Otros tenistas nacidos en Georgia jugaron bajo bandera rusa en el pasado.

Basilashvili con el trofeo que le acredita como campeón de Hamburgo.
Basilashvili con el trofeo que le acredita como campeón de Hamburgo.

Desde hace bastante tiempo, el torneo de Hamburgo se ha caracterizado por materializar bonitas historias, sirviendo de escenario para que tenistas fuera de la gran élite, fuera de las primerísimas plazas del ránking, brillasen con luz propia. La última historia que merece la pena contar es la del georgiano Nikoloz Basilashvili. En su tercera final en el circuito ATP, el de Tbilisi se ha llevado el gato al agua y ha capturado su primer título, propiciando además que su país estrene el casillero al fin.

Primer título ATP para él, primero para Georgia y mejor clasificación en el ránking para un tenista de aquel país caucásico. Y no es que Basilashvili haya sido una isla, un oasis si se prefiere dentro del tenis de Georgia. Otros grandes talentos salieron en el pasado de la capital del país. El más famoso de todos con bastante diferencia fue Aleksandr Metreveli. Noveno mejor jugador del mundo como tech en 1974, cuartofinalista en todos los grandes y finalista en Wimbledon en 1973. ¿Por qué no defendió a Georgia? Porque en aquella época formaba parte de la Unión Soviética que aglutinaba una gran cantidad de naciones en su ser.

Otro mucho más reciente aunque con bastante menos repercusión ha sido Teymuraz Gabashvili. En su caso, fueron temas económicos los que movieron a su familia a trasladarse a Moscú y a que Gabashvili se formara tanto tenísticamente como en lo personal en la capital de Rusia.

Irakli Labadze era hasta la fecha el mejor tenista de Georgia, habiendo tocado el puesto 42 del mundo en 2004 y con unos octavos de Wimbledon como hito en Grand Slams, donde perdió con Rafa Nadal.

Por todo esto, Nikoloz Basilashvili tiene mucho de lo que sentirse orgulloso. Tras una semana realmente dura, en la que tuvo que pasar la previa y bordear en ella la eliminación, ha sido capaz de tumbar a grandes raquetas como Kohlschreiber, Cuevas, Carreño o Leonardo Mayer en la final. Además rompía el idilio que el argentino tenía con el torneo, donde había ganado sus dos únicos títulos como profesional.

"Es algo increíble esto. Significa mucho para mí ser el único tenista de Georgia en ganar un título ATP. Desde que me convertí en profesional era mi principal objetivo. Algo muy especial sin duda", ha reconocido el décimo tenista en 2018 en estrenarse como campeón, como recoge ATPWorldTour.com.

"En la final jugué uno de los peores partidos del torneo diría yo. Fue muy justo todo. Creo que tuve un poco de suerte. En las primeras rondas jugué más relajado que hoy, pero lo importante era ganar y esto ahora me aportará mucha confianza y experiencia para jugar otra final", ha explicado el georgiano, que deshace en elogios hacia la flor y nata del tenis, un lugar que le queda aún lejano por ránking y logros, pero no tanto por tenis. El de Tblisi ha demostrado en Hamburgo todo el potencial que posee desde la línea de fondo.

"Cualquiera que esté en el top 10 es mi ídolo. Esa gente son auténticos guerreros. Cualquiera que llegue ahí será mi ídolo e intentaré ser como él. Para ser top 10 hay que poner mucho esfuerzo y estar muy focalizado en ello. Obviamente, Federer, Nadal, Djokovic y Murray aparte de otros, son los que más despiertan mi admiración", reconoce Basilashvili, que se acuerda de su padre como alguien clave a la hora de que el de Tblisi pueda estar donde está ahora, saboreando su primer título ATP, nada más y nada menos que el histórico torneo de Hamburgo.

"Él fue el que me metió en la cabeza que podía ser un buen jugador. Y esa es la clave, el creerme que podía ser un buen jugador. Venía jugando bien, pero me faltaba algo. Ahora sin embargo creo que lo tengo todo en orden. Controlo mejor mis emociones, algo que antes era mi gran rémora", ha explicado el georgiano, que a partir de ahora un tenista doblemente peligroso. Él ya ha hecho historia para su país.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes