Cuando Moyá ‘conoció’ a Nadal

Aunque ya hacía muchos años que se conocían, no fue hasta Hamburgo 2003 donde se enfrentaron sobre una pista de tenis. Se cumplen 15 años de aquello.

Rafael Nadal superó a Carlos Moyá en su primer enfrentamiento. Fuente: TennisTV
Rafael Nadal superó a Carlos Moyá en su primer enfrentamiento. Fuente: TennisTV

Dicen que uno no conoce a un jugador de tenis hasta el día en que se enfrenta con él sobre la pista. En el caso de Carlos Moyá y Rafael Nadal, ese día fue el 15 de mayo de 2003. Ambos ya se conocían debido a la cercanía que te da pertenecer a una Isla como Mallorca, un lugar donde acabarían saliendo dos números 1 del mundo. Pero eso Carlos todavía no lo sabía, y mucho menos Rafa. Hamburgo los reunió por primera vez sobre la arcilla y sin amistades de por medio, en una pelea de igual a igual aunque hubiera una década de distancia entre los dos. El número 4 del mundo contra el número 90 luchando por avanzar a unos octavos de final.

"Será un día especial para los dos. Lo he visto progresar desde que era muy joven y hemos estado mucho tiempo en la cancha juntos en los últimos años. A pesar de que tiene 16 años, ya es capaz de jugar un gran tenis", afirmaba antes del duelo un Moyá que venía de un gran año con títulos en Buenos Aires, Barcelona y final en Miami. El de Palma estaba en la pomada y seguramente, por muy precavidas que fueron sus palabras, nunca se podría llegar a imaginar lo que sucedería en aquel encuentro.

Por si alguno todavía no recuerda el partido, lo pueden consultar en Youtube. Por un lado, un Moyá curtido y bien plantado sobre la pista recibe a un adolescente de 16 años al que todavía se le presiente miedo en la mirada. Pero esa mirada cambia por completo una vez está la bola de juego. Con muchísimo respeto -eso siempre- Nadal le empieza a hacer partido al número 4 mundial, hasta que en el 5-5 del primer set el guión se tuerce a su favor. Aquello pudo haber sido solo un parcial anecdótico, pero no, era solo el primer plato de lo que sería un menú inolvidable para el de Manacor.

"Sucede todos los años. Tengo confianza en Barcelona y Montecarlo, pero en Roma y Hamburgo no puedo jugar lo mejor posible. Solo espero ganar algunos partidos más y recuperar mi ritmo", defendió Carlos tras perder 7-5 y 6-4 ante su aprendiz. Preciosa sería la imagen en la red cuando Nadal, tras ver cómo la última pelota de Moyá se marcha fuera, le pide disculpas en la red por haberle ganado. Tremendo el respeto que se respiraba entre esos dos hombres. Los mismos hombres que, quince años después, todavía siguen caminando por el mismo sendero.

“Siempre traté de ayudarle. Era normal que quisiera seguir mis pasos, ya que ambos somos de la Isla, pero no solo me siguió, sino que me venció y me superó. Al final de aquel partido lloró y me dijo: ‘Tío, lamento haberte ganado’. Le dije que era normal, que solo había sido la primera vez de muchas. Luego me confesó que su abuela lo había llamado y le había dicho que era como si la hubiese derrotado a ella”, recuerda el de 41 años.

Y no se equivocó Moyá, quien terminó cediendo por 6-2 en los ocho enfrentamientos que tuvo ante Rafa a lo largo de una carrera que puso fin en 2010. Este mes era el momento de refrescar nuestra memoria con este bonito partido, un enfrentamiento del que han pasado ya quince años y, pese a que esta semana no estará ninguno de los dos en Hamburgo, siempre llevarán ambos guardado en lo más profundo. Sobre todo Nadal, por ser quien lo ganó. Aunque quizá lo lleve más grabado a fuego Carlos, debido a que no fue hasta aquel 15 de mayo de 2003 cuando realmente descubrió quién era y quién sería Rafa Nadal.

Comentarios recientes