Wimbledon 2018: Análisis de las semifinales masculinas

Analizamos al detalle los partidos Novak Djokovic - Rafael Nadal y Kevin Anderson - John Isner. Buscamos dos finalistas para el próximo domingo.

Rafa Nadal busca volver a pisar la final de Wimbledon. Foto: Getty
Rafa Nadal busca volver a pisar la final de Wimbledon. Foto: Getty

Las semifinales masculinas de Wimbledon 2018 ya están aquí. Quizá no son las que todos esperaban y muchos van a echar en falta a Roger Federer pero estamos en búsqueda de los dos finalistas y hay cuatro hombres que se van a disputar una de esas plazas. Analizamos los dos partidos de semifinales al detalle.

John Isner - Kevin Anderson (Cara a cara: 10-8. En hierba: 1-0)

Si volviéramos atrás en el tiempo, al inicio del torneo, e intentáramos predecir los dos semifinalistas en la parte alta del cuadro, seguramente nadie hubiera colocado a norteamericano y sudafricano en sus quinielas. Los dos se han sorprendido incluso a ellos mismos, logrando su mejor resultado histórico en el torneo inglés ya que Isner no había pasado de tercera ronda en Wimbledon (ni siquiera había pasado de cuartos de final) y Anderson solo tenía dos cuartas rondas como tope.

El éxito de Isner y Anderson es el de dos hombres que con el paso de los años han luchado contra esa crítica que decía que los jugadores tan altos (2,03m Kevin y 2,08m John) no sabían moverse desde el fondo de la pista y que sólo eran capaz de sacar. El que hayan sabido reinventarse y hacerse fuertes desde el fondo es digno de mérito porque no se llega hasta aquí sin ser muy hábiles en todas las facetas del juego. Sí, Isner y Anderson tienen en el saque su mejor arma pero son mucho más que eso. No podríamos destacar uno sobre el otro a la hora de decir quién ha mejorado más en su footwork ya que es para quitarse el sombrero el progreso que han hecho los dos en los últimos años.

[getty:996931112]

Isner está viviendo el mejor año de su carrera deportiva. El norteamericano, tras su pase a semifinales, decía que no había jugado al tenis tan bien como en este 2018 y los resultados lo prueban. Su saque es probablemente el más efectivo de todo el circuito y quizá, su segundo servicio sea de los mejores de los que se hayan visto en la historia. Isner es capaz de variarlo muy bien y ponerlo a una velocidad muy alta, así como pegarle con kick y sorprender al rival, algo que sobre hierba siempre ayuda. Quizá, el estar un puntito por encima que su rival al servicio le puede dar ese pase a la final si sabe aprovecharlo.

Y es que va a ser un partido donde van a predominar los saques. No hay que ser el más entendido del mundo para darse cuenta de ello pero hay que destacar los increíbles números de Isner al servicio en este Wimbledon. El estadounidense es el primer tenista en 30 años en alcanzar la semifinal del torneo sin perder ni una sola vez su saque. Ha sacado 95 veces y las ha ganado todas, concediendo únicamente 7 bolas de break. A eso le acompañan 161 aces y un altísimo % de primeros dentro del 76% y un 84,6% de puntos ganados con su primer servicio. Isner, además, no le devuelven a su campo el 67% de los primeros saques que hace. Una barbaridad.

Si el estadounidense es capaz de mantener estos números, siendo mejor que su rival en lo que los dos hacen bien, tendrá una pequeña ventaja pero en su contra estará que Anderson ya sabe lo que es jugar una semifinal de Grand Slam (incluso una final) y que esos pequeños nervios que tendrá le pueden jugar una mala pasada en esos puntos decisivos de cada set porque será muy probable ver uno o más tiebreaks entre los dos. El partido se decidirá por un par de puntos de diferencia y el que los juegue mejor, tendrá más opciones de salir vencedor.

[getty:998366698]

Novak Djokovic - Rafael Nadal (Cara a cara: 26-25. En hierba: 1-2)

Es el encuentro más repetido de la Era Open. Nole y Rafa se volverán a ver las caras por 52ª ocasión en sus carreras y lo volverán a hacer en la Central de Wimbledon siete años después de aquella final que fue la última que Nadal pisó en el All England Tennis Club y que perdió en favor de un muy superior Djokovic. El serbio ha vuelto a recuperar, no solo ese fuego característico en sus ojos, sino ese nivel competitivo que necesitaba para volver a pelear por los grandes títulos.

Muchos dicen que ésta será la final anticipada. Puede que no les falte razón. Por lo visto a lo largo de toda la semana, se van a enfrentar dos de los tenistas más en forma del momento actual. Rafa, una vez dejó atrás esos problemas en las rodillas que le limitaban a la hora de competir en esta superficie, se hace grande cuando juega en su plenitud física y cuando juega con la confianza con la que está ahora mismo, no importa si juegan sobre tierra, hierba o sobre trozos de vidrio, será siempre uno de los máximos favoritos a ganar cualquier torneo.

[getty:997145034]

Y es que el español llegó a cuartos en Wimbledon sin enfrentarse a un verdadero especialista sobre césped y muchos dudaban sobre si sería capaz de derrotar a alguien de nivel muy alto, teniendo en cuenta que llegó a Londres sin competir en ningún torneo previo. Tras ver lo que hizo en cuartos, derrotando a un inmenso Del Potro en el mejor partido del año, ya no hay nadie que no crea que Nadal puede ganar este torneo y seguir haciendo historia. Jugando, además, a estas alturas de torneo donde la hierba ya está muy desgastada, eso le permite tener mejores apoyos desde el fondo y sus opciones crecen mucho más. No se está mostrando nada incómodo a la hora de ser agresivo en cada partido y siempre intenta buscar el winner, pero con inteligencia y sin llegar a volverse loco.

Nole, por su parte, está dejando un torneo magnífico al resto. Ha vuelto a mostrarse tan felino como siempre recibiendo desde la línea de fondo y en una superficie tan complicada para los restadores como es la hierba, ha logrado generar 77 bolas de breaks en sus cinco partidos previos, convirtiendo nada más y nada menos que 31 de ellas, lo que hace un 40.25% de las opciones de quiebre que tiene. Nadal ha generado algunas menos (55), pero ha convertido 25 de ellas, lo que se transforma en un 43.85%. Será, sin duda, un partido marcado por las opciones de quiebre de los dos. Siendo tan buenos al resto, quien se muestre un poquito mejor que el otro en esta faceta, será el que tenga más ganado.

Djokovic es quien saca mejor de los dos por lo que diríamos que el serbio debería ser un poco más favorito que Rafa pero teniendo en cuenta el momento actual en el que se encuentra el español, con la inercia ganadora que lleva en los últimos tres meses, tenemos que poner a Nadal un poquito más favorito que Novak para este encuentro. Las claves pasarán por tanto, en que el sacador intente llevar siempre la iniciativa sin tener que poner en juego muchos segundos servicios para evitar problemas y luego, en los rallies, mostrarse más fino desde el fondo y mantener a raya al otro sin que el saco de errores se llene demasiado. Quien logre ser superior aquí, tendrá la mayor parte del partido ganado.

[getty:996369508]

¿Cómo veis las dos semifinales? ¿Os atrevéis a adivinar los ganadores?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes