Billie Jean King: "Los hombres no querían compartir el dinero con nosotras"

La leyenda del tenis femenino cuenta cómo fue el proceso por el cual se comenzó a luchar por la igualdad salarial, hace más de 50 años.

Billie Jean King. Foto: Getty
Billie Jean King. Foto: Getty

Billie Jean King fue, es y será una de las grandes líderes femeninas del tenis que más hizo por conseguir una igualdad salarial, entre otros aspectos, entre la WTA, que ella ayudó a construir y consolidar, y la ATP. La norteamericana consiguió multitud de pasos que ha detallado en 'The Guardian', especialmente con el comienzo de la Era Abierta y en concreto en Wimbledon. Pequeños pasos para conseguir lo que tardó 39 años en producirse: la igualdad salarial entre hombres y mujeres en Wimbledon, el último Grand Slam que igualó el prizemoney.

"Sabía que estábamos comenzando a ir en la dirección correcta porque eramos profesionales y comenzábamos a generar dinero", comienza a contar King sobre aquellos años. "Pero luego llegó otra sorpresa, sin embargo, en la final. Yo no miré en un principio la cantidad de dinero que recibimos las mujeres, pero después vi que percibí 750 libras mientras Rod Laver ganó 2.000 y yo estaba como: 'Bueno, aquí hay otra batalla que librar, las chicas están recibiendo menos dinero'. Pensaron que debería estar emocionada con el premio y sí, valoraba que nos entregaran un premio en metálico, no había duda, pero también pensaba que eso estaba mal".

Una primera piedra que ha fructificado en ciertas mejoras. Cincuenta años después las cosas han cambiado para mejor. Los ganadores de los eventos individuales de este año, hombres y mujeres, recibirán 2.25 millones de libras cada uno. Sin embargo, lograr la equidad ha sido un proceso largo y lento.

El US Open, bajo la amenaza de un boicot de la propia King y la WTA, organismo que ella había ayudado a formar a principios de 1973, pagó a hombres y mujeres por igual desde ese año. Pero el Abierto de Australia, que había pactado la misma cantidad de dienro a repartir que el US Open, no igualó el prizemoney hasta 2001, cuando alcanzó la paridad oficial. Roland Garros se mantuvo también en desigualdad hasta 2006 y no fue hasta 2007 cuando Wimbledon finalmente acordó pagarles a las mujeres lo mismo que a los hombres.

En los comienzos del la Era Open, King y otras mujeres enfrentaron una batalla para ser aceptadas, como demostró el dinero en premios de 1968 en Wimbledon. King afirma que fue como si "se estuvieran deshaciendo de nosotras; los hombre realmente no querían compartir el dinero con nosotras, no les importaba si podíamos jugar en los torneos y ahí empezaron a dejar de existir torneos para las mujeres. Fue un momento difícil desde 1968 hasta 1970. Luego comenzamos el Virginia Slims Tour, que ayudó mucho. Y después comenzó la WTA, nuestra unión, en 1973".

Fue entonces cuando Wimbledon de verdad comenzó a escuchar y actuar. "Lo primero fue hacer que Jerry Diamond, que luego se convertiría en el director ejecutivo de la WTA, volara a Londres desde San Francisco y se sentara con el comité de Wimbledon. Antes de esa reunión nosotras ganábamos el 30% de lo que ganaban los hombres. Y después, conseguimos ganar el 70%. Íbamos en la dirección correcta".

Comentarios recientes