El camaleónico Nadal apabulla a un Vesely sin argumentos

El español cuajó un partido impecable, cada vez mejor adaptado a la hierba y sin dar opciones a un rival que se presuponía complicado.

Hay pocos jugadores en el mundo que tan solo con saltar a pista sean capaces de amilanar a su rival y comenzar a ganar partidos en el calentamiento. Rafael Nadal es uno de ellos. Su sola presencia en la pista central de un gran torneo ya es capaz de generar un miedo escénico que atenace a determinado tipo de jugadores. Se presentó en los octavos de Wimbledon 2018 con los fantasmas del pasado año emergiendo en el horizonte. Buenas sensaciones en la primera semana y rival zurdo con buen saque. Pero Jiri Vesely ha demostrado que no puede ser comparado con Gilles Muller, y el español ha afrontado el partido con tremendo aplomo y desplazándose por la hierba como si de un especialista se tratara.

Y es que Nadal es un gran jugador en esta superficie. Tiene armas suficientes para hacer daño a cualquiera y, lo que es más importante, ostenta una capacidad innata para adaptarse a todo tipo de situaciones. Ver al mejor jugador de la historia sobre tierra batida emplear con maestría golpes cortados, desplazarse con la pista totalmente flexionado, buscar la pelota con ahínco y acortar el recorrido de los golpes para que salgan más planos, es un espectáculo que no hace sino incrementar la grandeza de este jugador.

[getty:994667236]

Desplegó todo su arsenal de tenis en césped el bueno de Rafa, atento en todo momento a un resurgimiento del checo, que empezó el partido tremendamente tenso. No encontró la continudad al servicio y en cuanto el balear comenzó a leerle el saque, se deshizo en un manojo de nervios cuya plasmación en pista fue un carrusel de errores. Muchos de ellos producidos por el buen hacer de Rafa, empeñado en coger la iniciativa y mostrándose inconmensurable en la red, con 12/13 puntos ganados en la red.

No hubo ningún instante en que Vesely diera la sensación de poder hacer daño al flamante número 1 del mundo, recuperando el de Manacor dicha posición al haberse metido en octavos y consolidándola aún más con este triunfo que le hace mejorar ya el resultado de la pasada edición. Ni siquiera cuando logró el break a mediados del tercer set, quedando en anécdota por su falta de orden y el buen hacer de Rafa. Apenas cinco golpes ganadores desde el fondo del checo, por casi 20 de Nadal, intenso de piernas y muy clarividente de cabeza.

[getty:994623988]

Cuatro partidos y cuatro triunfos cómodos que supondrán viento a favor para Rafael Nadal en la parte clave del torneo. No ha sido fácil para él en algunos años meterse en la segunda semana, y hacerlo con tal brillantez es el mejor aval para pensar que puede hacer algo importante en Londres. Con un resultado final de 6-3 6-3 6-4, Rafael Nadal certifica su regreso a la antepenúltima ronda del evento británico, algo que no ocurría desde 2011, cuando fuera finalista cayendo con Novak Djokovic. Se rompe así una frontera psicológica, sin que haya mejor manera de afrontar el tramo final del torneo, donde la hierba ha perdido cierta velocidad y el tenis de Rafael puede asemejarse algo más a su estilo natural. Wimbledon 2018 tiene un serio candidato al título en el español.

Comentarios recientes