Shapovalov: “Me gusta llevar el pelo largo, como Borg”

Como si de una estrella del rock se tratara, Denis Shapovalov luce melena y cuenta batallitas de veterano. Hoy descubrimos al joven talento canadiense.

Denis Shapovalov, un rockero que está de moda. Fuente: Daily Mail
Denis Shapovalov, un rockero que está de moda. Fuente: Daily Mail

Algo tiene Denis Shapovalov que despierta una atracción más fuerte que el resto de jugadores jóvenes. Esto se nota en los estadios donde juega, en el trato de la prensa hacia él, incluso a la hora de consumir la información. Si el canadiense es el protagonista, las visitas están garantizadas. A este carro se han subido también los compañeros de Daily Mail, regalándonos una entrevista muy amena con el tenista de 19 años. Una página más para descubrir cosas de su pasado y entender mejor su futuro.

Para empezar, una de las cosas que más llaman la atención: su pelo. “Suelo destacar mucho por el cabello largo, no se suele ver mucha gente así en el circuito, con el pelo suelto. Recuerdo que de pequeño siempre llevaba el pelo largo, luego ya crecí un poco y en los cadetes me obligaron a cortarlo. Simplemente me gustaba largo porque era como una rebelión contra la disciplina, mi mejor amigo también lo tenía largo y me convenció para dejármelo crecer. Ahora me alegra llevarlo así, es como un look de los 80 o los 90, algo así como lo llevaba Borg”, asegura el oriundo de Tel Aviv.

“Mi mamá y mi papá son de la Unión Soviética, algo que cayó derrumbado tras la guerra. Mi madre era tenista y su entrenador era de Israel, motivo por el que se mudó allí a entrenar. Mi padre vino con ella, nos tuvieron a mi hermano y a mí, hasta que meses después decidieron irse a vivir a Canadá. Nunca he conocido otro lugar que no fuese Canadá, me siento canadiense, aunque tengo sangre rusa y el ruso es mi primer idioma. Tengo algunos parientes allí y otros también en Grecia, mi abuelo era griego, así que podemos decir que tengo familia en toda Europa”, explica el actual 25 del mundo.

Si hablamos de ídolos, Shapovalov encuentra rápido la respuesta. “Tenía una foto en la pared de mi habitación de Roger Federer haciendo un revés a una mano. Me despertaba cada día viéndolo preparar ese revés, viendo vídeos suyos jugando, trataba de tener sus mismos golpes y el mismo estilo de juego”, recuerdo con añoranza.

Si hablamos de su adolescencia, aparece alguna frustración curada con el tiempo. “Solo llegué al Nº1 nacional cuando tenía 15 años. Recuerdo ser joven y tener a mi madre insistiendo en que tuviera un juego agresivo, que subiera a cerrar los puntos en la red. Es difícil cuando eres joven, no tenía la fuerza necesarias para ganar puntos con esas bolas altas. Pero sabía que cuando fuese mayor lo conseguiría”, celebra el pupilo de Martin Laurendeau.

Y si hablamos sobre césped, su superficie favorita, podemos decir que los inicios no fueron los esperados. “La primera vez ni siquiera tenía zapatillas adaptadas para la hierba, me deslizaba continuamente por la pista. Pensé que sería muy difícil, pero en unos días me empecé a sentir cómodo y fui creciendo en esta superficie. Recuerdo sobre todo la primera vez que llegué a Wimbledon, paseando por sus jardines, fue increíble. Aquel lugar tenía mucha clase y más historia que ningún otro torneo”, afirma horas antes de debutar en primera ronda ante Jeremy Chardy.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes