Zvonareva: “Ya no necesito motivación extra, me basta con jugar”

La que fuera finalista en Wimbledon 2010 superó la fase previa sin ceder un set y explica cuáles son sus planes de regreso después de tanto tiempo parada.

Vera Zvonareva golpeando de revés cruzado. Fuente: Getty
Vera Zvonareva golpeando de revés cruzado. Fuente: Getty

Vera Zvonareva podía colgar perfectamente la raqueta hoy mismo y nadie discutiría su palmarés. Ex número 2 mundial con finales en Wimbledon, el US Open y 12 títulos profesionales en su maleta. La huella que dejó esta rusa de 33 años no está nada mal, sin embargo, todavía quiere seguir probando suerte. Las lesiones y la maternidad provocaron que no la viésemos jugar un solo partido entre 2015 y 2017, pero este año la cosa cambió. Desde el primer mes de enero, Vera fue intentando hacerse un hueco y conquistando puntos en torneos menores, así hasta llegar a Wimbledon y superar la fase previa sin ceder un set. Angelique Kerber la espera ya en la primera ronda, aunque Zvoraneva está aquí por motivos mucho más simples.

“Nunca en mi vida había jugado en Roehampton, pero forma parte del juego y no te queda otra opción que empezar desde cero. No tenía ranking necesario para entrar directamente, de hecho, hubo un momento donde no tenía ni ranking, así que tuve que comenzar jugando algunos eventos de nivel inferior y así darme la oportunidad de evaluar en que situación me encontraba”, explica la de Moscú tras vencer a Hozumi, Sharipova y Dolehide en la Qualy.

“Cuando te sometes a un descanso de tanto tiempo, luego a la vuelta lo último que quieres es comenzar a jugar los grandes eventos de inmediato, primero necesitas recuperar la forma física, aunque mentalmente también resulta muy difícil volver a concentrarte en cada punto después de tantos meses de desconexión”, amplía Vera, quien ya intentó jugar el Open de Australia cayendo en la primera ronda de la Qualy.

El viaje vuelve a ponerla en la senda del tenis y la rusa ha querido hacerlo bien. “Traté de buscar profesionales que pudieran evaluarme y guiarme en este regreso, alguien como un entrenador físico y un fisioterapeuta, creando así un equipo para asentar las bases y organizarme para estar unas horas en el gimnasio y otras horas en la pista. Así he pasado todos estos días, ejercitándome y recibiendo tratamientos. Durante 7-8 horas al día lo único que haces es entrenar, es el único camino para recuperar la forma. Lo que noto es que ahora disfruto más del juego, no necesito ninguna motivación extra, me basta solamente con jugar”, señala.

Tres años han pasado desde el último Grand Slam de Vera (AO 2015), pero la ilusión sigue intacta. “Si a estas alturas ya no estuviera jugando profesionalmente, seguro que todavía estaría yendo al gimnasio, alguna cosa estaría haciendo. Me gusta entrenar, me gusta correr, recuerdo que cuando jugaba al tenis hace año lo compaginaba corriendo medias maratones. Lo disfruto mucho, es parte de mi vida. Ahora necesito tiempo, si vuelvo a estar en forma y gano un par de partidos, escalaré poco a poco en la clasificación, entonces pienso que podría volver al nivel de tenis que tenía hace años. Pero claro, nunca se sabe”, concluye.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes