La preocupante influencia sobre Wimbledon de las derrotas de Federer en Halle

Repasamos las consecuencias que han tenido sobre sus actuaciones en Wimbledon los partidos perdidos por Federer en el torneo alemán.

Hay cosas a las que no se otorga la importancia que tienen hasta que se pierden. El torneo ATP 500 Halle 2018 ha sido coto de caza privado de Roger Federer en los últimos tiempos y cuando un intruso osa poner en duda el monopolio del suizo, todo el ecosistema se desbarajusta. Es lo que intentará evitar un Federer que ha ido ganando partidos a lo largo de la pasada semana con más profesionalidad que brillantez y siempre con un rictus de cierto agobio que hacía parecer que estaba al límite.

Ya avisó Benoit Paire en cuartos de final y Borna Coric demostró que no es fácil ganar un torneo, ni siquiera para el mejor jugador de la historia en su superficie predilecta. Pero, ¿qué ha ocurrido en Wimbledon los años en los que Federer dejó escapar el trofeo de ganador en Halle? Es preciso señalar que el helvético suma ocho derrotas en la ciudad alemana, por las once que registra en el Grand Slam británico.

[getty:982992732]

Halle y Londres tienen una conexión especial; es la conclusión que puede extraerse tirando de estadísticas históricas. Y es que el primer título del suizo en el evento germano se produjo en 2003, unas semanas antes de que rompiera moldes y lograra su primer título de Grand Slam. Ya avanzado el tiempo, muchos recordarán una distendida final entre Roger y Lleyton Hewitt, en la que el australiano se dio un homenaje ganando a Federer en Halle y rompiendo una racha triunfal de 29 partidos consecutivos. Ese mismo año, Roger encajó una dolorosa derrota en cuartos de final de Wimbledon ante Tomas Berdych.

En 2011 no disputó el torneo preparatorio y se presentó en Wimbledon carente de ritmo, cayendo en cuartos de final ante Jo-Wilfried Tsonga. Fue en 2016 donde el destino vuelve a ligar irremisiblemente los resultados de ambos eventos. Federer sucumbió al poderío juvenil de Alexander Zverev en semifinales de Halle y unas semanas después, sería Milos Raonic quien cortara las alas del suizo en el All England Lawn Tennis Club.

No se asusten. También hay motivos para el optimismo de los fervientes seguidores del de Basilea. Y es que en 2013, año en que se produjo una de las derrotas más inesperadas y dolorosas de Roger en Wimbledon (en segunda ronda ante Sergiy Stakhovsky), Federer había ganado el título en Halle mientras que el año anterior, en 2012, Tommy Haas dio la campanada en la final del torneo teutón y eso no impidió que el suizo levantara el trofeo de ganador en Londres.

[getty:982697190]

Más allá de las estadísticas, lo que parece evidente es que a Roger Federer se le han hecho largas estas dos semanas consecutivas de competición, y más a nivel mental que físico. No se ha visto al suizo con la misma frescura de piernas y acierto para acelerar los puntos y cerrar con eficacia en la red, mientras que su aprovechamiento de bolas de break ha sido netamente mejorable. ¿Seguirá la misma tendencia en Wimbledon 2018 o amparado en la hierba londinense y los partidos a cinco sets, el maestro subirá sus prestaciones y volverá a dominar con puño de hierro?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes