El día que Rafa Nadal me hizo llorar

Se van a cumplir 11 años de aquella increíble final de Wimbledon 2008 entre Roger Federer y Rafael Nadal, aquella en la que acabé llorando.

Rafael Nadal, tras proclamarse campeón en Wimbledon 2008. Foto: Getty
Rafael Nadal, tras proclamarse campeón en Wimbledon 2008. Foto: Getty

6 de julio de 2008. Lo recuerdo casi como si fuera ayer. Pleno verano. Calor. Mucha calor. Tenía esa fecha apuntada en mi calendario ya que las dos últimas finales de Wimbledon entre Roger Federer y Rafael Nadal no las pude ver por motivos personales. Además, estaba de suerte ya que la iban a echar en abierto por lo que podría disfrutarlo en el sofá de mi casa. Por aquél entonces, yo era un veinteañero con la carrera recién terminada y jamás se me había pasado por la cabeza que un día iba a poder dedicarme a trabajar en el mundo del tenis y que iba a poder ver en persona a esos dos que estaba viendo por la tele. Empecé a ver la final almorzando. Otro Federer-Nadal, algo que ya casi era habitual cada domingo en aquella época. No podía despegar mis ojos de la tele. Recuerdo hasta lo que comí aunque por los nervios de la final, apenas probé bocado.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

Los dos primeros sets fueron para Nadal. Muchos nervios. Creo que ya no me quedaban uñas para comerme. Roger comenzó a liderar en el tercero pero ahí fue donde hizo acto de aparición la lluvia, que lo paró todo durante media hora. No había techo por aquél entonces y lo veíamos como algo normal. Tampoco había Twitter en aquella época por lo que no había forma de informarse e intercambiar opiniones con otros aficionados sobre lo que estaba ocurriendo. Hubiera sido genial poder haber comentado aquella maravillosa final con el resto de la gente.

Tiebreak del tercer set. Los nervios llegaron a convertirse en algo más. Si Rafa lo ganaba, se acababa todo. Federer estaba sufriendo muchísimo con las bolas altas a su revés. La paliza que sufrió devolviendo bolas por este lado de la pista en la final de Roland Garros unas semanas antes se trasladó al verde de Londres cuando casi nadie se imaginaba que la final iba a estar en este punto en el que se encontraba. Roger se hizo grande en aquél desempate y llevó todo a una cuarta manga en la que cada juego era un auténtico sufrimiento. Un nuevo tiebreak pondría todo patas arriba. Para aquél entonces, yo ya había merendado hacía rato y ahí empecé a entender que aquello iba a ser histórico. Algo que podríamos contarle un día a nuestros nietos.

Yo no sé si recuerdan lo que sucedió en ese tiebreak del cuarto set, sobre todo, en los puntos finales cuando Rafa tenía bolas de partido y Roger bolas de set. Aun a día de hoy, no recuerdo un desempate con mayor tensión en un partido de tenis. El español se puso con su segundo match point tras un passing increíble y tenía saque para rematar al suizo y cortar su racha de 65 partidos seguidos ganados sobre hierba. Es ahí donde se produce el momento que el propio Rafa denominó como "la peor sensación de toda mi carrera". Nadal le sacó abierto a su revés. Fue a lo seguro. Roger la restó cortita y se la dejó a placer a Rafa para que pudiera rematar con su derecha. "Cuando golpeé la pelota, pensé: 'Soy campeón de Wimbledon'. Lo siguiente que vi fue la bola pasar con un passing increíble", recordaba el mallorquín sobre aquél momento.

No pude ver aquél final de tiebreak sentado. Era imposible. Yo no dejaba de sudar y me sobraba todo. Federer consiguió forzar la quinta manga y aquello parecía no tener fin. El día empezaba a morir y la hora de la cena se acercaba. No podía creerlo. Empecé a ver el partido almorzando e iba a acabarlo cenando.

Con el 2-2 en el marcador, volvió a aparecer la lluvia y la suspensión rondó en el ambiente. Regresaron pronto, sin embargo, y aunque el Sol empezó a esconderse por el fondo del cielo de Londres, envidioso por no querer perderse tan bonito espectáculo, Rafa, casi sin luz, rompió definitivamente el muro de Federer, que dejó su derecha en la red y el español se tiraba al césped volviendo a traer para España la Copa de campeón de Wimbledon masculino 42 años después de Manolo Santana. Si Roger fue quien cortó la racha de 81 partidos seguidos sobre tierra de Rafa en 2007, no podía ser otro que Nadal el que cortara la increíble racha de Federer en hierba. Estaba destinado.

Y sí. Lloré. La tensión de toda la final y tantas, tantas horas salió en forma de lágrimas. Todavía se me ponen los vellos de punta al recordar todo aquello. Es lo bonito de esto, que uno puede cerrar los ojos y volver a aquél día, diez años atrás, y revivirlo todo de nuevo. Rafa acabó subido al techo de la cabina de prensa para saludar a los Príncipes de España en una escena que será recordada durante siglos y en la que se ve aplaudiendo hasta el padre de Federer. Ya casi no había luz en la pista y entregaron los premios casi a oscuras en una escena histórica de un torneo que no puede respirar más tenis que Wimbledon. Nadal me hizo llorar. Y seguro que a muchos otros también. Tuvimos la suerte de presenciar la historia, tanto vencedores como vencidos.

Pues de todo aquello se va a cumplir once años. ¡Once! Cómo pasa el tiempo de rápido, ¿no creen? Y aquí estamos, en pleno 2019 y estos dos monstruos siguen haciéndonos llorar y vuelven a pelear por ganar en Wimbledon. De lo que pase este viernes en Londres, seguro muchos volveremos a llorar. Unos de alegría y otros de tristeza, pero también por la emoción de volver a ver un nuevo partido de una de las rivalidades más grandes de la historia de este deporte.

Editado: 10/07/2019

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter